Share:

Operativo de la Policía Federal en el predio de la UNSa

Los chicos, tras ser requisados, fueron liberados. En el lugar donde los detuvieron, los efectivos hallaron droga.



Dos alumnos del Instituto de Educación Media Doctor Arturo Oñativia (IEM) fueron demorados ayer en el predio de la Universidad Nacional de Salta (UNSa), en Castañares, por efectivos de la Policía Federal. Allí, tras detenerlos, los revisaron y, finalmente, los entregaron a sus padres cerca de las 22 de anoche.

Según las autoridades policiales, los menores habían sido demorados porque uno de los efectivos de la Federal, que estaba apostado en una de las entradas de la universidad, había recibido la denuncia de una alumna sobre un “par de chicos que estaban molestando en el baño de la Facultad de Humanidades”. La Policía se dirigió al lugar, los localizó, los interrogó y luego los revisó, pero no les encontraron nada. Sin embargo, debajo de la tapa de cemento en donde los menores habían estado sentados, hallaron una bocha y un cigarrillo a medio armar de marihuana.

Posteriormente, personal de la Policía Federal procedió a labrar las actas, pedir testimonios y saber si, a través de una orden del juez federal, los chicos podían ser detenidos o entregados a los padres en la universidad o en la dependencia de la Policía Federal. Tras ello, decidieron entregarlos a sus padres.

Una de las alumnas que fue testigo del hecho, Mirta Ahuchana, dijo a El Tribuno que “la Policía Federal no puede ingresar a la universidad a patrullar, requisar, y menos a demorar a personas dentro del predio”.

Por su parte, el subcomisario Fredi Corbalán aclaró que “la Policía Federal tiene la misión de proteger la seguridad del edificio pero no de las personas”. Por la situación que se desencadenó Corbalán explicó que, “tras la denuncia que hubo, los efectivos actuaron porque ésta en su condición de policías”.

En tanto, en representación del Rectorado, se hizo presente la vicedecana de la Facultad de Humanidades, Liliana Fortuny. “Me llamaron los chicos de la facultad y fuimos testigos de la situación. Los alumnos no portaban nada; este hecho traspasa la jurisdicción de la Facultad de Humanidades”, dijo Fortuny.

El Rectorado no estaba enterado

Fueron los alumnos de la Facultad de Humanidades quienes avisaron a las autoridades de la facultad sobre el operativo que se realizaba en el edificio. En este sentido, manifestaron que el Rectorado no estaba enterado de este procedimiento. Violeta Gil, presidenta del Centro de Estudiantes de Humanidades, dijo que “cuando preguntamos al Rectorado si sabían lo que pasaba, nos dijeron que no y nosotros hablamos con la vicedecana”. Otra de las alumnas, Romina, contó que “la semana pasada en la cancha de la universidad casi los llevan detenidos a dos chicos”. Cerca de unos 20 alumnos fueron los que se quedaron en el edifico para saber de qué manera se resolvía la situación. Una de las quejas de los estudiantes fue que uno de los efectivos de la Policía Federal no contaba con la identificación visible y que cuando se labró el acta por el hecho, no se incluyeron los testimonios de los alumnos como testigos.

(El Tribuno)

Haga un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: