¿Será así la redacción del futuro?

Ahora que tanto se habla de la convergencia o integración de redacciones como el mejor modelo posible para la adaptación de la prensa a los nuevos tiempos, Bertrand Pecquerie publica un interesante artículo donde aporta algunas claves sobre la que denomina como «la redacción virtual en 2015».


Su punto de partida es: la industria de los periódicos pasa por una crisis, que se ha traducido en recortes de plantillas; la tecnología permite la creación de otras formas de inteligencia colectiva (que es el concepto en el que se basa toda redacción) a través de redes; y los lectores y usuarios han asumido un papel más activo en el proceso de producción informativa. Con estas premisas, el autor plantea una serie de cambios que conducen a lo que podría ser la redacción de un futuro ya no tan lejano:

1. No será necesario reunir a los reporteros que generan contenido en un mismo lugar. Las tecnologías móviles permitirán a los profesionales pasar casi el cien por cien de su tiempo en la calle y distribuir el contenido a través de su ordenador o móvil. Del mismo modo, podrán realizar de forma virtual las consultas a sus jefes de sección o la reunión de la mañana con sus compañeros. La era de la «redacción virtual» llegará cuando el teléfono del periodista sea su oficina.

2. La segunda revolución ya está en marcha y está relacionada con que se depanda exclusivamente del contenido producido por los periodistas. Si en el pasado, un buen artículo estaba escrito por un periodista, en el futuro un contenido de calidad estará más cerca de lo que es un wiki (formato de publicación basado en la colaboración), ya que integrará los elementos más allá del trabajo de un solo profesional: alertas, comentarios, elementos multimedia, etc.

Así surgirá el trabajo en red basado en el contenido producido por los usuarios. Esto lógicamente conellevará una reducción del personal que hoy está en la redacción, puesto que estos colaboradores externos obviamente no están físicamente en ella. No obstante, será necesario contar con un equipo de profesionales que se dedique a contrastar la información generada por los ciudadanos.

3. ¿Quién estará entonces en esta redacción de 2015? Según Pecquerie, en ella permanecerá el equipo editorial de alto nivel, así como aquellos que participan en lo que denomina el «acabado» de la información y en la distribución de la misma. Pero estos periodistas no generan información, sólo se limitan a empaquetarla y a distribuirla por las diversas plataformas con las que cuente el medio. Su aportación creativa se centrará principalmente en el desarrollo de aplicaciones para las tabletas y e-readers. A juicio del autor, estos profesionales representan un tercio del personal editorial que trabaja en la redacción.

4. El último de los cambios planteados afectará a la ubicación del estudio de vídeo dentro de la estructura de la redacción. Ahora, éste ocupa en la mayoría de los periódicos un rincón de la sala, ya que se ve como un elemento menos importante en el proceso de producción informativa. Sin embargo, este hecho cambiará, entre otras razones, por una internet más veloz y una mayor penetración de los teléfonos inteligentes. La producción de material audiovisual se situará en un lugar esencial dentro del proceso de generación de contenido.

(ABC.es)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.