Línea telefónica 145 para que las comunidades originarias puedan denunciar en lenguas Qom y Quechua

El Comité de Lucha contra la Trata de Personas avanza con la promoción de la Línea 145 de atención y denuncias, con un criterio federal e inclusivo, incorporando ahora también folletería y material de concientización en lenguas de comunidades originarias de distintas regiones de la Argentina.

Gracias a la traducción al quechua, realizada por Edilberto Soto de la Cruz, de nombre indígena Wanka Willka, del Instituto de Educación Superior Intercultural, el Comité ya dispone de material en esa lengua para todos los hablantes de la misma.

El quechua es una familia de idiomas que se habla desde Colombia hasta el norte de la Argentina y Chile, pasando por Ecuador, Perú y Bolivia. En Argentina, es el idioma indígena con mayor presencia, siendo hablado por unas 80.000 personas, según registros de Unesco, aunque especialistas en el tema extienden esta cifra a más de 400.000, que habitan mayormente en Santiago del Estero, Salta, Jujuy y Buenos Aires.

Por otra parte, gracias a la traducción de Rubén Álvarez, de la comunidad toba-qom de San Carlos, provincia de Formosa, el Comité profundiza su tarea de difusión ahora también para los integrantes del pueblo qom.

El idioma se denomina qom l’aqtac, y forma parte de la familia lingüística mataco-guaicurú. El término qom significa «persona» o «gente» y hace referencia al pueblo en su conjunto y agrupa, tanto al pueblo toba, como los pilagá y los mocovíes. Las principales comunidades de este pueblo se encuentran en las provincias de Formosa, Chaco, Santa Fe, y Salta, si bien muchos han emigrado a otras regiones del país. En la Argentina viven actualmente más 60.000 hablantes del idioma.

En 1954 el entonces Gobierno Nacional reconoció la masacre de más de 400 personas de esta etnia perpetrada, para acallar reclamos laborales, durante el gobierno de Marcelo Torcuato de Alvear, y reconoció los derechos de los pueblos originarios sobre sus territorios ocupados, otorgándoles la propiedad comunitaria de aquellos. Se les entregó más de 300.000 hectáreas de la provincia de Formosa, otorgadas por el entonces gobernador del Territorio Nacional de Formosa, Arturo Iglesias Paiz y el presidente Juan Domingo Perón. Sin embargo, tras el golpe de Estado de 1955, la entrega fue revocada y las tierras subastadas. El Censo Nacional de Población de 2010 en Argentina reveló la existencia de 126 967 personas que se autorreconocieron como tobas en todo el país, muchos de los cuales, siguen siendo excluidos y explotados.

Con el nuevo material de concientización en lenguas originarias, el Comité continúa expandiendo sus políticas públicas, involucrando a todas las comunidades en la prevención y persecución del delito de la trata y explotación de personas.

Folletos:

Quechua:

folleto_trata_quechua_final

Qom:

folleto_trata_qom_1_2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: