Grandes bloques de hielo siguen desprendiéndose del glaciar


Turistas de la región, del país y el extranjero llegaban por tierra y en aviones a la ciudad santacruceña de El Calafate, puerta de acceso al parque nacional Los Glaciares, para presenciar el maravilloso espectáculo natural de la ruptura del Perito Moreno, que podría ocurrir hoy.

Así lo estimó el intendente del parque, Carlos Corvalán, al relatar que tras los «desprendimientos importantísimos de ayer, el glaciar estuvo tranquilo durante la noche y hoy empezó a moverse nuevamente», por lo que «a última hora del día puede ser que colapse».

El túnel en el Canal de los Témpanos del lago Argentino, cerrado en octubre pasado cuando en su avance el frente del glaciar tocó tierra en la Península de Magallanes, resistía aún el paso torrentoso del agua.

Desprendimientos de enormes bloques de hielo, precedidos de gran estruendo, deslumbraron ayer a las personas que desde las pasarelas siguen minuto a minuto el fenómeno en el parque, que amplió su horario de visitas de 6:30 a 20, cuando ya no se permite la presencia de turistas.

Las autoridades del parque cerraron esta semana la pasarela inferior en prevención de accidentes por las esquirlas que saltan al chocar el hielo.

El río helado de 31 kilómetros que desciende de las cumbres andinas en el sudoeste de Santa Cruz, contenido por los cerros, tiene un frente de casi 5 kilómetros sobre el lago Argentino, de donde emerge unos 60 metros exhibiendo sus vetas azules y las grietas que forma en su superficie la tensión del desplazamiento.

Con sus 254 kilómetros cuadrados de superficie, el más famoso de los 353 glaciares que alberga el parque nacional no es el de mayor tamaño: antes están en Viedma, de 977, el Upsala, de 765.

Sin embargo, el Moreno es una atracción mundial por el singular espectáculo del rompimiento, que en años anteriores ocurrió en 1988, 2004, 2006 y 2008.

La guía turística Laura Strampes, con 20 años de experiencia en esa zona, relató al portal de internet local Ahora Calafate que el 29 de febrero, durante una navegación, notó la filtración de agua en el Canal de los Témpanos desde el brazo Rico hacia el lago, por donde pasaba «un chorro gris con mucha fuerza».

Strampes dijo que se sintió «como un pirata que descubre un tesoro» y consideró que el parque nacional «ya lo había notado pero fue cauto» en comunicar la novedad «porque el glaciar es mágico y siempre da sorpresas».

El desnivel del agua en el Canal de los Témpanos, que era de unos seis metros durante el cierre, «se redujo unos dos metros» desde que comenzó la filtración y se formó el túnel en el dique de hielo, cuyo colapso total podría ocurrir hoy, indicó Corvalán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *