Todo el esplendor de Salta en los Valles Calchaquíes

Un circuito imperdible que regala al visitante los mejores paisajes de esa provincia del norte argentino. El sector salteño de los espléndidos Valles Calchaquíes es una de las visitas obligadas a esa provincia norteña y el itinerario que posibilita su recorrida, tiene variantes que permiten realizar más de una paseo en jornadas distintas.

Recorrer esta zona de Salta es tomar contacto con valiosos vestigios del pasado, tanto de la época preincaica como de la etapa de la colonia.

El itinerario está salpicado de viñedos, secaderos de tabaco y un sinnúmero de edificaciones de adobe. No menos interesantes son los restos que aún en la actualidad pueden verse de viejos senderos de piedras prolijamente colocadas que construyeron los incas como parte del sistema de comunicaciones de su vasto imperio.

El punto de partida obligado para visitar los Valles Calchaquíes es la capital provincial desde donde se presentan dos opciones: recorrer el circuito en dirección a la hermosa Cafayate, o hacerlo hacia el pintoresco pueblo de Cachi.

En cualquiera de los dos casos se trata de una excursión de jornada completa en la que debe partirse bien temprano. También se puede «cerrar» el circuito yendo de Cafayate a Cachi, o viceversa, pero esto ya demandaría pernoctar en la primera de las localidades.

HACIA CAFAYATE

Si se comienza el itinerario por la opción que lleva hacia Cafayate, se debe recorrer primeramente un sector del espectacular Valle de Lerma, en donde la ruta pasa por viejos y pequeños poblados entre los que se destaca el de Chicoana, en donde vale la pena visitar la iglesia construida en la segunda mitad del siglo XVIII.

El camino comienza luego a transitar ya los Valles Calchaquíes llegándose a Coronel Moldes, localidad en la que puede visitarse el Museo del Tabaco, en el que se muestra cómo los habitantes precolombinos se dedicaban a ese cultivo.

En Moldes se puede dejar el circuito trazado para conocer el cercano dique de Cabra Corral con su espejo de agua que es el más amplio de la zona, y los espectaculares rápidos del río Juramento.

En las inmediaciones del dique pueden verse, bien conservadas, pinturas rupestres realizadas en sectores rocosos en los que también se advierten fósiles de algas.

Luego se retoma la ruta a Cafayate y se arriba al pueblo de Talampa, desde donde se llega rápidamente al breve pero espectacular circuito «Camino de Colores», caracterizado por las curiosas formas que la erosión ha ido tallando en las rocas que lo flanquean y que despiertan la imaginación para establecer similitudes con figuras animales, antropomorfas o de otro tipo.

Llegando a Cafayate el visitante se sorprende al encontrarse con el inusual paisaje que constituye una amplia zona de altas dunas de arena fina y blanca.

HACIA CACHI

La otra opción para visitar los Valles Calchaquíes salteños es, como se dijo, partir desde la capital provincial hacia la localidad de Cachi, pasando por pintorescos poblados como los de La Poma, con su iglesia construida en adobe y de soberbio campanario; Secantlás, conocido por los tejidos que allí se realizan con lanas de vicuña y llama; y Molinos, donde pueden visitarse las «ruinas del Churcal», un importante sitio arqueológico.

Cachi es el pueblo más antiguo de la comarca ya que se trata de una suerte de asentamiento precolombino correspondiente a los aborígenes Chicoanas.

La población se levanta en la confluencia de los ríos Cachi y Calchaquí, y conserva viejas casonas alineadas sobre calles estrechas. Puede visitarse su iglesia del siglo XVIII y el Museo Antropológico. También se pueden realizar excursiones con guías locales a hermosos lugares como Las Pailas, el Algarrobal, Cachi Adentro; y La Paya, donde perduran restos de civilizaciones precolombinas.

Otros lugares interesantes cercanos a Cachi son el Cerro de la Virgen, Ascensión, el Nevado de Cachi, Laguna Brealito, y la Quebrada del Colte, también conocida en la zona como el «Camino de los Artesanos».

Desde Cachi también se pueden realizar cabalgatas, alquilar bicicletas, visitar el Museo de Arqueología Pío Pablo Díaz y el Mercado Artesanal.

Otro pueblo cercano interesante es el de San Carlos en donde se conservan en buen estado, la iglesia (monumento histórico), el Cabildo Municipal, y el Museo cuya casona data del S XVIII. Por los alrededores se destacan paseos como el de las pinturas rupestres y petroglifos en el Paraje San Lucas; el Molino de Piedra, único en pleno funcionamiento con el sistema milenario en la Finca Buena Vista; el río Calchaquí y el Dique La Dársena donde se practica la pesca del pejerrey.

DATOS UTILES

Distancias

Desde la ciudad de Salta a Cafayate hay 186 kilómetros por la Ruta 68.

Desde la capital provincial a Cachi median 157 kilómetros que se recorren por las rutas 68, provincial 33 y la mítica 40.

Entre Cafayate y Cachi hay 162 kilómetros por la Ruta 40.

Hospedaje

La tarifa de una habitación doble de hotel en la ciudad de Salta, con el desayuno incluido, arranca desde los 165 pesos por día. En Cafayate, las mismas comodidades se pagan un diez por ciento más en promedio.

Fte Quilmes

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *