«No sea que después digan que no me operé»

«No sea que después digan que no me operé»
En su primera aparición pública tras la cirugía de tiroides, que le demandó una licencia médica de 21 días, la presidente Cristina Kirchner se mostró de buen ánimo y se permitió bromear con la herida producida por la intervención quirúrgica. «Me queda bárbaro», afirmó entre risas.
«No sea cosa que después digan que no me operé», afirmó la jefe de Estado en lo que fueron sus primeras palabras luego de la licencia. «Me queda bárbaro», agregó la mandataria, a la que se le puede apreciar con facilidad una larga cicatriz en el cuello.
Ayer, Cristina Kirchner recibió por última vez en Olivos al cirujano que la operó, el doctor Pedro Saco, quien le realizó los últimos controles y le dio el alta médica definitiva.

crisoperacion22

En su primera aparición pública tras la cirugía de tiroides, que le demandó una licencia médica de 21 días, la presidente Cristina Kirchner se mostró de buen ánimo y se permitió bromear con la herida producida por la intervención quirúrgica. «Me queda bárbaro», afirmó entre risas.

«No sea cosa que después digan que no me operé», afirmó la jefe de Estado en lo que fueron sus primeras palabras luego de la licencia. «Me queda bárbaro», agregó la mandataria, a la que se le puede apreciar con facilidad una larga cicatriz en el cuello.

Ayer, Cristina Kirchner recibió por última vez en Olivos al cirujano que la operó, el doctor Pedro Saco, quien le realizó los últimos controles y le dio el alta médica definitiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *