Estamos asistiendo al final de un ciclo político en la Argentina.

El kirchnerismo dejará tras de si, una enorme brecha entre pobres y ricos, hambre y desempleo crecientes, la mayor ola de violencia e inseguridad que se tenga memoria, la indiferencia ante la instalación en el país del narcotráfico, crisis energética,  inseguridad jurídica, empobrecimiento y destrucción del sistema educativo, degradación institucional y aislamiento internacional entre otras cosas.

La intolerancia, el autoritarismo, la confrontación permanente y la división entre argentinos ha sido el estilo de Gobierno de los últimos seis años.

Néstor Kirchner impuso el régimen del maltrato y la extorsión para encolumnar gran parte del peronismo.

Gobernadores, Legisladores e Intendentes por acción u omisión fueron y son co-responsables del régimen.

Mas temprano que tarde la sociedad los identificará con Néstor Kirchner, en la condena pública que tendrá para aquellos que desbastaron a la Argentina.

El 28 de Junio por abrumadora mayoría los argentinos  expresaron con su voto, el repudio y el hartazgo del kirchnerismo.

Desde el Peronismo Federal hemos denunciado sistemáticamente esta situación que compromete seriamente al futuro del Justicialismo.

Miles de compañeras y compañeros a lo largo y ancho de país se vienen expresando en favor de lograr la unión del peronismo y el restablecimiento de un clima de tolerancia, respeto y solidaridad de todos los afiliados al Partido Justicialista.

El peronismo no merece el pensamiento único, la persecución y la difamación que el kirchnerismo ha establecido para quienes pensamos diferentes.

 

 

Néstor Kirchner ha demostrado ser sectario y excluyente con todos los compañeros que no se subordinaron ni se alinearon a su proyecto hegemónico.

Nosotros estamos con el pensamiento del General Juan Domingo Perón, el que planteó que “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”. El que volvió a su Patria como prenda de unidad nacional. El que murió defendiendo un proyecto nacional, y nos dio un auténtico ejemplo de diálogo y consenso político al estrecharse en un abrazo con el Dr. Ricardo Balbín.

Después del 28 de Junio y ante la grave realidad que vivimos es la hora de las definiciones.

Los que defendemos el ideario del General Juan Domingo Perón, los que propiciamos la unidad por encima de proyectos personales o sectoriales, los que creemos en una nueva alternativa justicialista, debemos generar una mesa de convergencia política con todos los referentes nacionales del peronismo disidente.

Para volver a militar, con emoción, con alegría, en forma pluralista, democrática y superadora como lo indica nuestra gloriosa historia.

Ing. Ramón Puerta – Dr. Juan Carlos Romero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *