Escudero en Nicaragua como presidenta del Foro Parlamentario

La presidenta del Foro Parlamentario de Armas y Secretaria General del Parlamento Latinoamericano, la senadora salteña Sonia Escudero, participó en Managua, capital de Nicaragua, el pasado 22 y 23 de Octubre, de la Conferencia Internacional denominada “Acción Parlamentaria sobre Armas Pequeñas, Políticas, legislaciones y enfoques regionales”.

Las deliberaciones tuvieron lugar en las instalaciones de la Asamblea Nacional de Nicaragua y contó con la presencia del presidente del cuerpo Rene Núñez, la Directora Regional para América Latina y el Caribe del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) Rebeca Grynspan, el Coordinador Residente en Nicaragua del Sistema de Naciones Unidas Alfredo Missair, y el Director de Asuntos Políticos, Jurídicos y de Seguridad de la Secretaria General del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) Erick Vílchez. Este último, presentó en la oportunidad el Programa Centroamericano para el Control de Armas Pequeñas y Ligeras.

La Conferencia tuvo como objetivos principales asegurar el compromiso de los parlamentarios en tópicos relacionados con el control de armas pequeñas y ligeras y la seguridad pública, intercambiar información sobre buenas prácticas (legislación, mecanismos de control internacional y regional, almacenamiento y destrucción, control fronterizo, etc.), y profundizar la discusión sobre la privatización de la seguridad.

Los participantes coincidieron en señalar que la proliferación de armas pequeñas y ligeras constituye una gran amenaza para el desarrollo, la democracia y la seguridad en muchos países y, por consiguiente, una seria preocupación para todos los legisladores del mundo. En tal sentido, resaltaron la necesidad de tomar medidas urgentes a nivel global, regional y nacional, en forma coordinada, para atacar este problema desde sus múltiples dimensiones.

Al respecto la senadora Sonia Escudero advirtió durante su discurso que “América Latina es el continente en el cual mueren más personas a causa de armas de fuego sin estar asociadas a conflictos armados. Se mueren más centroamericanos y centroamericanas diariamente por armas de fuego que durante los conflictos armados en la región”.

Asimismo, detalló que “el índice de homicidios cada 100.000 habitantes en Centroamérica es, según datos del PNUD, de 29,3. En Sudamérica del 25,9 y en el Caribe del 18,1, mientras que la media mundial se sitúa en 7,6” .

Estimaciones conservadoras afirman que hay al menos dos millones de armas pequeñas circulando en los países centroamericanos de Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. El tipo de armas va desde granadas de mano y pistolas y revólveres civiles hasta rifles de asalto y lanza cohetes.

La Conferencia Interparlamentaria contó con la participación de cuarenta legisladores, provenientes de once Parlamentos de Latinoamérica y el Caribe, Mozambique, Alemania y Suecia, los que se comprometieron a desempeñar un papel decisivo para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos. Además, hubo representantes del Parlamento Latinoamericano, (PARLATINO), del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Foro de Presidentes de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe (FOPREL).  

A modo de conclusión, se aprobó un documento que se dio en llamar “Declaración de Managua”, que recoge los principales temas abordados en el encuentro.

Declaración de Managua sobre Parlamentos, Desarrollo y Control de Armas Pequeñas y Ligeras.

Nosotros, representantes de once parlamentos de América Latina y el Caribe, en conjunto con parlamentarios de Europa y África, nos hemos reunido en Managua los días 22 y 23 de octubre de 2009,
para debatir el rol de los parlamentarios en la promoción de la seguridad humana y profundizar el análisis
de las consecuencias devastadoras de la violencia armada en América Latina y el Caribe.

La tasa de homicidios en nuestra región se encuentra entre las más altas del mundo. En América Central,
es cuatro veces más alta que la media mundial. En determinados países1 de la región, los gastos
relacionados con la violencia armada representan más del diez por ciento del PIB.

Pese a estos alarmantes indicadores, reconocemos el considerable progreso alcanzado en la adopción de
instrumentos internacionales y avances legislativos orientados a disminuir la proliferación de las armas
pequeñas y ligeras y la amenaza que éstas presentan a la humanidad.

Hitos importantes fueron alcanzados, por ejemplo el Programa de Acción de Naciones Unidas y el proceso hacia un tratado restrictivo para la transferencia de armas. A través de la Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y Desarrollo y las declaraciones regionales con ella relacionada, como la Declaración de Guatemala, un número creciente de Estados se comprometieron a garantizar la seguridad humana de sus ciudadanos como una responsabilidad central de los Estados2.

Desde nuestro rol de parlamentarios, asumimos la importancia de incorporar al debate público, las
materias relativas a la seguridad humana. Advertimos la necesidad de establecer reformas legislativas en
muchos de nuestros países a través del conocimiento de las mejores prácticas existentes, en la búsqueda
de reducir la violencia y salvar vidas.

Reconocemos la excelente labor realizada en favor de una ley marco sobre armas de fuego, aprobada por
el Parlatino3 y nos comprometemos a seguir trabajando para sancionar las reformas legislativas nacionales
que aporten una mejora al control de armas, en concordancia con los principios y criterios establecidos en
la Ley Marco, la que consideramos un modelo para armonizar la legislación en este ámbito.

Enfocando la cuestión de la seguridad desde una perspectiva ciudadana, consideramos esencial las
conclusiones del Informe Regional de Desarrollo Humano para Centroamérica del PNUD – 2009/2010
para seguir fomentando la seguridad humana en nuestros países. Deviene fundamental garantizar la
seguridad a todos los ciudadanos de forma igualitaria y universal.

Dentro de este contexto, hemos debatido y analizado la rápida y preocupante expansión de la industria de
seguridad privada, que es, en parte, una consecuencia del déficit de los Estados en el cumplimiento de sus
obligaciones irrenunciables. La ciudadanía acude a estos prestadores privados para asegurar que su
derecho de seguridad sea garantizado.

Por tanto, resulta amenazada la noción de la seguridad como un derecho humano fundamental y como bien común. Teniendo en cuenta esta rápida expansión, es importante que los Estados tomen acciones decididas para promover un desarrollo sano y sostenible en este aspecto. En función de ello, hacemos un llamado para establecer reglamentaciones nacionales, así como marcos internacionales, conducentes a establecer mecanismos de control orientados a enfrentar los riesgos inherentes a este vertiginoso proceso.

Reconocemos con gratitud la variedad de buenos esfuerzos en nuestra región, incluyendo la participación
de nuestros Parlamentos, Parlamentarios y Parlamentarias en tareas orientadas a ser implementados con el
fin de promover la seguridad ciudadana.

Hemos destacado el valioso trabajo realizado por el Parlatino, el Foro Parlamentario sobre Armas Pequeñas y Ligeras, el Sistema de Integración Centroamericana y su Programa Centroamericano para el Control de Armas Pequeñas y Ligeras y otros, en orden a limitar el impacto que las Armas Pequeñas y Ligeras impone a nuestras sociedades, promoviendo éstas y otras buenas iniciativas e intentando proveer una plataforma para futuras iniciativas; Declaramos el apoyo a la firma de un Tratado de Comercio de Armas que fije estándares restrictivos, Enfatizamos la importancia de trabajar por reformas a la legislación interna, tendiendo a adoptar regulaciones que recepten los principios y criterios sustentados en la Ley Marco, a través de las asambleas parlamentarias.

Observamos la necesidad de fortalecer los mecanismos para garantizar en nuestros países el efectivo cumplimiento de los convenios y tratados internacionales adoptados en la materia.

Nos comprometemos a trabajar para la adopción de regulaciones para el adecuado control del
sector de seguridad privada, Instamos a la comunidad internacional a promover la cooperación entre regiones, en la búsqueda de estrategias orientadas a enfrentar la amenaza de la violencia armada, reconociendo el rol esencial que tienen los parlamentos y los parlamentarios y parlamentarias en este sentido, Formulamos un llamado especial a los países productores de armas, para que tomen medidas efectivas en cuanto a la reducción de su producción armamentista.

Asumimos un compromiso activo en la promoción de la cultura de la paz.

Asumimos nuestra responsabilidad de proporcionar información adecuada a las organizaciones de la sociedad civil, universidades y redes de parlamentarios que integramos, a fin de utilizar eficientemente el apoyo prestado por estas organizaciones.

Sugerimos a los Secretariados del Parlatino y del Foro Parlamentario sobre Armas Pequeñas y Ligeras seguir facilitando el intercambio de información, avanzar en la recopilación y análisis de datos sobre iniciativas parlamentarias, tales como las que viene realizando en este sentido el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

Aconsejamos al Parlatino y al Secretariado del Foro a adoptar las medidas pertinentes para el desarrollo de actividades, tanto de capacitación como de sensibilización, sobre cuestiones relacionadas con seguridad ciudadana, con el propósito de incrementar la supervisión, capacidad y el compromiso parlamentario.

Valoramos y reconocemos el esfuerzo de la Asamblea de Nicaragua, sus parlamentarios y personal, todo lo realizado en pos de éxito de esta Conferencia.

Managua, el día 23 de octubre de 2009, firmada por los participantes de la Conferencia Interparlamentaria » Acción Parlamentaria sobre Armas Pequeñas- Políticas, legislaciones y enfoques regionales «, celebrado en la Asamblea Nacional de Nicaragua, bajo los auspicios del PNUD, SICA, Parlatino, el Foro Parlamentario y CASAC.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *