El Partido Obrero de Salta frente al uso obligatorio de barbijos: barbijo SI, multa NO

Frente a la decisión del gobernador Gustavo Sáenz de establecer el uso obligatorio de barbijo a partir del lunes, para toda la población, la dirigente del Partido Obrero, Cristina Foffani, declaró: «Fiel a su política represiva, manifestada en el decreto de necesidad y urgencia que declara en los hechos un estado de sitio, el gobernador Sáenz impone la obligatoriedad del uso del barbijo, bajo la amenaza de cárcel o multa, a pesar de su reconocida baja eficacia en la prevención del coronavirus”.

Los especialistas infectólogos de Argentina explican que su eficacia es muy limitada porque rápidamente se humedece con la respiración y permitiría el paso del virus. Lo ilustrativo es que los partidarios del uso obligatorio son los que preparan la salida de la cuarentena, respondiendo a la presión de los empresarios. La falta de uso de barbijo sería la justificación perfecta para responsabilizar a la población si la contagiosidad produce un salto.

El Partido Obrero viene exigiendo que para garantizar la continuidad de la cuarentena, el gobierno garantice alimentos y elementos como alcohol, alcohol en gel, lavandina, jabón; a todas las familias desocupadas y cuentapropistas que hoy no cuentan con ingresos para alimentar a sus hijos. Además, si pretende que la población use barbijos, debe repartirlos masiva y gratuitamente entre los más empobrecidos. La distribución masiva y gratuita de barbijos contribuye que no se consuman los pocos que hay en el mercado local, que deben estar reservados al uso exclusivo del personal de salud.

Esto nuevamente fue planteado ayer por Cristina Foffani, en la reunión mantenida con la Ministra Figueroa y otras organizaciones sociales, convocadas para debatir la asistencia a los merenderos y comedores que estas organizaciones asisten. Por otra parte, a nivel nacional, el PO reclama un subsidio para los desocupados de $30.000, que hoy, la Mesa Nacional del Polo Obrero, presentará como exigencia al Ministro Arroyo. “Es la única forma de garantizar el cumplimiento de la cuarentena, no con las fuerzas armadas y de seguridad en las calles”, explicó la dirigente del Partido Obrero.

Y agregó: «Sáenz no está poniendo un solo peso de la provincia frente a la brutal crisis que estamos atravesando, no ha designado un solo médico ni un enfermero nuevo, desde el principio de esta crisis, a pesar del enorme déficit del sistema de Salud, reconocido por la propia Ministra del área. No ha movido un dedo frente a los despidos, suspensiones, rebajas salariales y condiciones de trabajo, sin las medidas de seguridad sanitarias, que están sufriendo cientos de trabajadores en Salta y que hemos denunciado a través de nuestro compañero Claudio Del Plá, en la Legislatura. Por eso el DNU de Sáenz y esta nueva coerción para el uso de barbijo, no tienen que ver con atender la crisis sanitaria sino con aplastar cualquier reclamo del pueblo en una provincia con casi la mitad de sus habitantes en la pobreza y donde los niños siguen muriendo de hambre”, concluyó Cristina Foffani.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *