Cocaína negra, lo nuevo en tráfico dìfícil de detectar

El hallazgo de varios kilos de cocaína negra en Santa Fe puso sobreaviso a los efectivos de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones de la provincia, ya que se trata de estupefacientes cuyo diseño los hacen casi imposible de detectar. El único antecedente de esta droga en Argentina fue en Salta en 1998.


Hace algunas semanas, personal de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones (ex Digedrop) secuestró más de tres kilogramos de cocaína negra en dos puntos de la provincia: Gálvez, en el departamento San Jerónimo, y en la propia capital de la provincia.

Esta cocaína cromógena fue producida en Bolivia y llegó a la Argentina como lugar de paso, ya que se presume que como parte de un cargamento mucho mayor, iba a ser trasportada a Europa, donde su valor por kilo llega a los 60 mil euros.
La cocaína negra es utilizada por bolivianos y colombianos para traficar. El único antecedente de esta droga en Argentina fue en Salta en 1998.

La cocaína negra o cromógena es un tipo de diseño de tráfico del estupefaciente cuya particular elaboración genera que la misma carezca de olor –y por consiguiente no pueda ser descubierta por los perros–, ni es detectada por los reactivos químicos utilizados en los controles policiales. Tampoco puede ser registrada por los rayos x.

Es sorprendente cómo funciona. Cuando se detiene a una persona con esta sustancia sospechosa y se le hace una requisa –detención preventiva, prueba de campo con testigos y tubo de ensayo mediante– no salta que es cocaína, dijo un funcionario, quien aclaró que “recién cuando la cocaína negra es sometida a estudios en laboratorio da positivo”.  Según el funcionario, además de sus características únicas, la similitud de la cocaína negra con el caucho hace posible que se pueda disfrazar en carteras, mochilas y camperas.

Fte El Ciudadano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *