Una pareja se denunció mutuamente por agresiones y ambos resultaron condenados

Fueron condenados en una audiencia abreviada llevada a cabo en la Sala II del Tribunal de Juicio.

Él refirió que su expareja lo agredió con un hierro y le lesionó los brazos que usó para protegerse. En otra ocasión lo golpeó con un palo y le rompió la luneta trasera de su automóvil con una piedra.

Ella relató que en el contexto de una discusión con el imputado, este se le abalanzó para presionarle el cuello pero cesó en su agresión cuando la hija de ambos comenzó a llorar. No obstante, antes de retirarse, le arrojó un elemento pesado que ella logró esquivar pero le cayó en las piernas a la menor.

La jueza María Victoria Montoya Quiroga condenó a Patricia del Milagro Villanueva (24) a la pena de seis meses de prisión condicional como autora de los delitos de lesiones leves agravadas por mediar relación de pareja preexistente (dos hechos), desobediencia judicial y daños en concurso real.

En tanto que Guillermo Ernesto Tapia (40) fue condenado al mismo monto de pena –seis meses de prisión condicional- como autor de los delitos de lesiones leves agravadas por mediar relación de pareja preexistente y violencia de género, y lesiones leves culposas agravadas por el vínculo, en concurso real. La condena fue unificada con otra anterior dictada contra Tapia en la pena única de un año de prisión de ejecución condicional.

Ambos imputados permanecerán en libertad y deberán cumplir durante dos años las siguientes obligaciones: fijar domicilio; prohibición de consumir sustancias estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; adoptar oficio, arte o profesión; realizar tratamiento psicológico para el control de sus impulsos, previo informe que acredite su necesidad y eficacia y presentar las constancias correspondientes; prohibición de ejercer actos de violencia física o psíquica recíproca. Todo ello con apercibimiento de revocarse la modalidad de prisión en suspenso dictada.

La jueza dispuso la extracción de pruebas de ADN de ambos imputados para su inscripción en el Banco de Datos Genéticos.
fuente: justicia salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *