Rechazan casación y confirman la sentencia contra un homicida

La Corte de Justicia confirmó la sentencia de la Cámara en lo Criminal de Orán y rechazó el recurso de casación presentado por la defensa técnica de Marcos Marcial Segundo que fuera condenado a prisión perpetua como coautor del delito de homicidio calificado “criminis causae”.

El hecho se produjo en diciembre de 2008, cuando Carlos Reynaldo Callau detuvo la marcha de su motocicleta para hablar por teléfono, oportunidad en la que fue abordado por Marcos Marcial Segundo blandiendo un arma para robarle el celular, efectuándole posteriormente un disparo que impactó en el lado izquierdo del tórax que le provocó posteriormente la muerte.

La Corte de Justicia consideró que en el homicidio finalmente conexo, el autor mata para lograr algo relacionado con el otro hecho delictuoso. «Es decir, que no se detiene en su propósito de lograr el fin perseguido (cometer el otro delito, ocultarlo, buscar su impunidad), aún habiendo previsto que será necesario o conveniente a sus fines cometer un homicidio. Este menosprecio por la vida humana ante un propósito delictuoso, que caracteriza esta modalidad del homicidio, justifica por sí solo la agravación”.

La muerte de la víctima, sostuvo el Alto Tribunal de la Provincia, se consumó para finalizar con el robo de las llaves de la motocicleta, y además lograr la impunidad del robo cometido, dado que en el momento de llevado a cabo el desapoderamiento, no existió resistencia ni forcejeo por parte de la víctima. “Su muerte obedeció a la posibilidad cierta que los pudiera reconocer, tal como se explica en la sentencia de grado, dada su condición de personal policial, y por la concurrencia a una cancha de fútbol cercana al lugar de los hechos”, argumentó.

Concluyó la Corte de Justicia que la sentencia cuestionada cumplió con todas las exigencias de toda decisión jurisdiccional producida dentro del marco de legalidad y razonabilidad de sus fundamentos al contar con una debida motivación, por lo que desestimó el recurso de casación y confirmó la condena impuesta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *