Minería fiscalizó un proyecto de exploración en la Puna salteña

Minería fiscalizó un proyecto de exploración en la Puna salteña
Un equipo de profesionales de la Secretaría de Minería fiscalizó las operaciones de exploración que lleva adelante la empresa Salta Exploraciones en el proyecto metalífero Incamayo, ubicado a 100 kilómetros al suroeste de San Antonio de los Cobres, en el departamento Los Andes.
El objeto de la comisión fue el control de la zona de trabajo minero luego de la finalización del programa de perforación previsto para el año 2011 por la empresa para la búsqueda de diseminados de diversos metales.
Los profesionales constataron que la compañía realizó nueve perforaciones distribuidas en cinco planchadas (zonas aplanadas con el fin de realizar perforaciones) por lo que controlaron a su vez las coordenadas de ubicación, ángulos, y perfecto estado de cierre de cada una de ellas.
También evaluaron el estado de las huellas de acceso e infraestructura auxiliar, la situación ambiental y de seguridad y las 13 trincheras utilizadas para la toma de muestras. Estas trincheras habían quedado abiertas desde años anteriores cuando el proyecto fue explorado por otras empresas, por lo que fueron limpiadas y reutilizadas.
Todas las muestras obtenidas por la compañía están siendo estudiadas en laboratorio para conocer la existencia y concentración real de minerales en la roca. Según estos resultados, la empresa determinará la continuidad o no de nuevos programas de perforaciones, y el consiguiente cierre de trincheras.

puna

Un equipo de profesionales de la Secretaría de Minería fiscalizó las operaciones de exploración que lleva adelante la empresa Salta Exploraciones en el proyecto metalífero Incamayo, ubicado a 100 kilómetros al suroeste de San Antonio de los Cobres, en el departamento Los Andes.

El objeto de la comisión fue el control de la zona de trabajo minero luego de la finalización del programa de perforación previsto para el año 2011 por la empresa para la búsqueda de diseminados de diversos metales. 

Los profesionales constataron que la compañía realizó nueve perforaciones distribuidas en cinco planchadas (zonas aplanadas con el fin de realizar perforaciones) por lo que controlaron a su vez las coordenadas de ubicación, ángulos, y perfecto estado de cierre de cada una de ellas. 

También evaluaron el estado de las huellas de acceso e infraestructura auxiliar, la situación ambiental y de seguridad y las 13 trincheras utilizadas para la toma de muestras.

Estas trincheras habían quedado abiertas desde años anteriores cuando el proyecto fue explorado por otras empresas, por lo que fueron limpiadas y reutilizadas. 

Todas las muestras obtenidas por la compañía están siendo estudiadas en laboratorio para conocer la existencia y concentración real de minerales en la roca.

Según estos resultados, la empresa determinará la continuidad o no de nuevos programas de perforaciones, y el consiguiente cierre de trincheras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *