Sobre el Canal de la Yrigoyen

Sobre el Canal de la Yrigoyen
El Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (COPAIPA), visto las distintas opiniones vertidas en los medios de comunicación, informa a la comunidad que antes de emitir una opinión y sugerir soluciones para la reconstrucción del Canal de la Yrigoyen, las estructuras colindantes y el resto del canal, considera oportuno en primer término contar con la documentación existente y los estudios que justifiquen técnicamente a que se debió el colapso de dicho vano. Para ello, se creó una comisión de seguimiento y de consulta a profesionales de la especialidad.
A continuación detallamos una breve reseña de los proyectos que originaron la construcción que actualmente existe.
En la década de los años 60, 70 y bajo la Administración General de Aguas de Salta (AGAS), se iniciaron los estudios de las cuencas existentes, a los fines de la elaboración de un proyecto destinado al mejoramiento de la evacuación de aguas superficiales en Salta Capital.
El primer proyecto con el cual se inició la construcción de un tramo del canal consistía en una losa de cubierta trapezoidal apoyada en columnas con bases individuales; con las primeras crecientes y debido al arrastre de materiales, el taponamiento del mismo obligó a reconsiderar un nuevo proyecto que evite ese problema, y que además tenga en cuenta la escasa resistencia del suelo (suelo saturado) para un canal cuya luz interna (distancia entre paredes) oscilaba entre los 12 a 15 metros y alrededor de los 4 mts. de altura en el eje del mismo.
Para la elaboración del nuevo proyecto, se consultaron profesionales de orden nacional con experiencia en este tipo de obras. Estos propusieron la construcción de un canal de sección hexagonal sin estructuras intermedias (columnas) muy utilizado en aplicaciones con alto requerimiento de sobrecargas para este tipo de suelos, y que además fuese técnica y económicamente ejecutable en nuestra ciudad para aquellos años.
Para entrevistas al Presidente del COPAIPA, Ing. Eduardo Laconi o con el Vicepresidente, Ing. Daniel Poclava comunicarse con Prensa COPAIPA.
Lic. Silvia Alurralde

canal

El Consejo Profesional de Agrimensores, Ingenieros y Profesiones Afines (COPAIPA), visto las distintas opiniones vertidas en los medios de comunicación, informa a la comunidad que antes de emitir una opinión y sugerir soluciones para la reconstrucción del Canal de la Yrigoyen, las estructuras colindantes y el resto del canal, considera oportuno en primer término contar con la documentación existente y los estudios que justifiquen técnicamente a que se debió el colapso de dicho vano. Para ello, se creó una comisión de seguimiento y de consulta a profesionales de la especialidad.

A continuación detallamos una breve reseña de los proyectos que originaron la construcción que actualmente existe. 

En la década de los años 60, 70 y bajo la Administración General de Aguas de Salta (AGAS), se iniciaron los estudios de las cuencas existentes, a los fines de la elaboración de un proyecto destinado al mejoramiento de la evacuación de aguas superficiales en Salta Capital. 

El primer proyecto con el cual se inició la construcción de un tramo del canal consistía en una losa de cubierta trapezoidal apoyada en columnas con bases individuales; con las primeras crecientes y debido al arrastre de materiales, el taponamiento del mismo obligó a reconsiderar un nuevo proyecto que evite ese problema, y que además tenga en cuenta la escasa resistencia del suelo (suelo saturado) para un canal cuya luz interna (distancia entre paredes) oscilaba entre los 12 a 15 metros y alrededor de los 4 mts. de altura en el eje del mismo. 

Para la elaboración del nuevo proyecto, se consultaron profesionales de orden nacional con experiencia en este tipo de obras.

Estos propusieron la construcción de un canal de sección hexagonal sin estructuras intermedias (columnas) muy utilizado en aplicaciones con alto requerimiento de sobrecargas para este tipo de suelos, y que además fuese técnica y económicamente ejecutable en nuestra ciudad para aquellos años. 

Lic. Silvia Alurralde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *