Opinión: porque el Movimiento al Socialismo (MAS) ganó las elecciones en Bolivia

Los pueblos originarios de Bolivia (el 60% de la población) vienen siendo sometidos, humillados y discriminados por décadas. La revolución de 1952 les dio cierta igualdad, la que perdieron con el golpe de estado de 1964 y con sucesivos gobiernos de derecha, incluyendo algunas dictaduras militares en el camino.

Era cuestión de tiempo que aparezca un líder que los represente, y surgió Evo Morales Ayma, un cocalero con educación formal trunca, mestizo (con fuertes raíces aymaras), paradójicamente impulsado por la misma derecha, recuerden la elección del 2002, donde Manfred Reyes Villa de Nueva Fuerza Republicana (NFR) aparecía como seguro ganador en las encuestas, y en una jugada política donde participó la embajada de EEUU, muchos de los votos del NFR pasaron al MAS y el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) resultó ganador.

Luego el MAS se consolidó y terminó ganando la elección del 2005 con el 53,72% de los votos, tuvieron que pasar 41 años (desde el golpe del 64) para que nuevamente los pueblos originarios se sientan representados, recuperen sus derechos y se sientan parte de Bolivia.

Llegaron los 14 años de Morales, con algunos aciertos y muchos desaciertos: corrupción, malos manejos, narcotráfico, discriminación al “blancoide”, etc. Y cuando (por ambición personal) Morales quiso perpetrarse en el poder, el pueblo le dijo “basta” y tuvo que renunciar. El 53,72% de la población boliviana quedó entonces sin representación.

Asumió interinamente Jeanine Áñez y llamó a elecciones, el MAS se presentó con Luis Arce como candidato, y comenzó la campaña sistemática de desprestigio por parte de la derecha, tratando de «masiburro», «maleante», «narcotraficante» y hasta de «pedófilo» al que se animaba a decir que votaría por Arce (incluso sin ser del MAS). Por miedo o por vergüenza a la estigmatización muy pocos se animaron a decir que votarían por Arce, muchos ciudadanos escondieron su voto y esto generó una distorsión en las encuestas, que en algunos casos hasta daban por ganador a Mesa.

Los resultados de la última elección mostraron la cruda realidad, el 55% de la población le dio su voto a Arce (superando el histórico 53,72 de Morales). Muchos ciudadanos prefirieron votar por el MAS, antes que por partidos de la derecha, aún conociendo las innumerables denuncias de corrupción que tenían los integrantes de ese partido, votaron por el MAS porque los humillaron y hasta les quemaron su símbolo (la Wiphala), votaron por el MAS porque en su visión y en su legado ancestral los partidos de derecha representan décadas de sometimiento, votaron por el MAS porque no querían perder lo poco (o muy poco) que consiguieron durante el gobierno de Morales.

BOLIVIA ya tiene un nuevo presidente electo, ahora toca trabajar para la integración y unidad de todos los bolivianos.

* por Sergio Rocabado – ciudad de Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *