Condena para un empleado «infiel» que trabajaba en el Alto Noa Shopping

Luis Alberto García de 30 años, recibió la pena de dos años de prisión condicional por resultar autor penalmente responsable del delito de defraudación, en tanto que su cómplice Rodrigo Martín Juárez de 24 años fue condenado a la pena de un año de prisión efectiva como partícipe necesario del delito de defraudación y autor penalmente responsable del delito de tenencia simple de estupefacientes. La jueza revocó la condicionalidad de una pena impuesta anteriormente contra Juárez por el Juzgado de Garantía 4 y unificó ambas condenas en la pena única de dos años y seis meses de prisión efectiva. Se ordenó su traslado del condenado a la Unidad Carcelaria 1.

En la audiencia virtual participaron el fiscal penal Unicroh, Pablo Rivero, y la defensa de los imputados, Ricardo Poclava.

García y Juárez fueron condenados por un hecho ocurrido en febrero de este año en el stand Autoentradas ubicado en el Alto Noa Shopping. Ambos se apoderaron de la suma de $242.650 pesos y de comprobantes de tarjetas de crédito. A partir de las pesquisas policiales se logró determinar que García fue el ideólogo del hecho. El imputado trabajaba en el local y dejó un candado abierto para simular que un extraño había sustraído el dinero recaudado. En realidad, el propio García se encargó de llevarse el efectivo y luego su cómplice, Rodrigo Juárez, se presentó en el lugar del hecho acercándose al mostrador donde se encontraba el dinero para simular el robo.

La mecánica del hecho salió a la luz a partir del análisis de las cámaras de seguridad y de la declaración de un guardia de seguridad del shopping. Este aportó datos concretos respecto del delito investigado cuando reveló que García le había ofrecido dinero para que lo ayudara a cometer el robo, e incluso le reconoció que ya tenía el dinero en su poder. El guardia se negó a participar.

Por otro lado, mientras ejecutaban una orden de allanamiento en el domicilio de Juárez, librada en el marco de otra causa, se encontró una conservadora de plástico con sustancias estupefacientes en su interior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *