Nación y Salta invirtieron unos $63M de pesos en Tartagal

 

FOTO DE ARCHIVO

El gobierno de Salta informó que, a un año del alud de barro y agua en Tartagal que destruyó viviendas y negocios, afectó a unas mil familias y mató a dos personas, la Nación y la provincia llevan invertidos 63 millones de pesos en obras de reconstrucción.

 

El ministro de Gobierno, Pablo Kosiner, calificó de «muy importante» la respuesta que dieron a los damnificados las autoridades nacionales y las provinciales, encabezadas por el gobernador Juan Manuel Urtubey, tras el alud y en los meses posteriores.

En un balance sobre lo realizado, Kosiner resaltó hubo una inversión histórica en obras de 63,5 millones de pesos y que entregaron casas a las 130 familias que perdieron completamente las que tenían.

«En forma inmediata», por decisión de Urtubey, el Instituto Provincial de Vivienda adjudicó unidades que habían construido recientemente en Tartagal, 360 kilómetros al norte de la capital salteña, «y entregó 130 casas nuevas a las familias que la habían perdido completamente», afirmó.

Kosiner aseguró que «en ese momento y en los meses posteriores hubo una presencia fuerte del Gobierno con medidas concretas de beneficio para los tartagalenses afectados».

En el mismo sentido se manifestó el ministro salteño de Finanzas y Obras Públicas, Carlos Parodi: «se hizo una inversión histórica en Tartagal en el último año. Llevamos más de 63 millones invertidos en obras» en esa ciudad de 70.000 habitantes, afirmó el diálogo con Télam.

«Tenemos en marcha un plan de viviendas para 747 familias, muy por encima de la demanda de los afectados por el alud, y se terminaron 420 obras de mejoramientos de viviendas a las familias cuyas casas tenían daños menores», explicó.

El ministro salteño que administra la obra pública dijo que la principal obra afectada por el alud se concretó, ya que el nuevo puente de la avenida Packam «está en su etapa final de ejecución, con un 97 por ciento de avance».

«Lo importante es que toda la estructura del puente está terminada. Restan hacerse trabajos complementarios como el terraplén de acceso y la iluminación», precisó.

Parodi indicó que terminó la construcción de defensas, muros de estabilización, defensas río arriba, el puente de calle Aráoz y accesos y obras complementarias en la zona de aducción del nuevo puente de la avenida Packam.

«Hay mucha inversión que no está a la vista -dijo- porque son obras de redes de agua potable, redes cloacales o colectoras máximas cloacales, que hoy están dando un servicio esencial donde antes era deficiente o directamente no lo poseían».

En las semanas posteriores al alud asistieron a las 933 familias afectadas en forma directa, de las cuales 526 habitaban las zonas de alta criticidad; realizaron tareas de rescate, de contención y de ayuda humanitaria y retiraron más de 158.000 metros cúbicos de lodo, resumió Kosiner.

También limpiaron calles, viviendas, plazas, parques, canales y se reencauzó el río Tartagal.

El gobierno provincial junto a la Nación «llevó a cabo un operativo conjunto sin precedentes de asistencia a los damnificados» por el devastador alud, indicaron las autoridades.

En ese operativo entregaron 21.000 módulos alimentarios, 30.000 packs de agua mineral, 933 kits de limpieza, camas, 1.236 colchones, 1.236 frazadas, 2.300 pares de zapatillas, 781 conjuntos de ropa deportiva, chapas, repelentes e insecticidas.

En tanto, 798 de las 933 familias recibieron una ayuda económica extraordinaria para reposición de bienes muebles, que osciló entre los 1.000 y los 10.000 pesos según el daño sufrido y la cantidad de integrantes del grupo familiar.

También repararon los ocho edificios escolares más afectados con más de 3 millones de pesos, se entregaron más de 5 mil becas de estudio a niños y jóvenes tartagalenses, y hubo más de un millón de pesos en asistencia financiera, entre otras medidas aplicadas, concluyó el ministro. (Télam)

Fte Telám

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *