Y al final… ¿Quién tenía razón?

Pasaron dos años y el entendimiento va dejando atrás la testarudez. Con retenciones móviles, los productores ganarían más que con el sistema actual. ¿Arrepentimiento? ¿La Mesa de Enlace explicó bien a los productores o les mintieron?    


Los Pequeños Productores Hoy Suman y Restan

La aplicación de retenciones móviles sobre los derechos de exportación, previstas en la demolida resolución 125, beneficiaría hoy a los productores de soja, trigo y girasol. Todos ellos tendrían una diferencia a su favor, que sería de 1,6;  2,1 y 2,9 puntos, respectivamente.

Actualmente el productor recibe por la soja u$231 la tonelada (sin retenciones y sin gastos de comercialización) con un impuesto de 35 por ciento. Si se hubiesen aplicado las retenciones móviles hoy sería a 33,4%, tal cual establecía la resolución, tendría un previo de 237 dólares. Al trasladar dicho pago al rendimiento por hectárea, sería: en el primer caso una ganancia de u$s822 por hectárea y, en el segundo caso, 843 dólares. La mejora se ubicaría en 2,6 puntos para el bolsillo del productor por el mejor rendimiento que tendrá la cosecha actual.

Esta mejora, en relación con el ciclo pasado, se debe al alto rendimiento por hectárea que está mostrando la actual campaña 2009/2010. Según el último Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el promedio a nivel país es hasta el momento de 3.360 kilos. En el ciclo 2008/2009 la cosecha dio un rendimiento país de 1.930 kilos, lo cual representa un crecimiento de 71%.

El mismo informe sostiene que la zona núcleo, considerada la mejor región para sembrar soja (ubicada en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires), el año pasado tuvo un promedio por hectárea de 2.600 kilos, mientras que en la actualidad es de 3.560. Es decir que hay una mejora de 40 por ciento. Además, destacó que, “salvo en sectores puntuales, los rendimientos regionales alcanzados continúan igualando e incluso superando los promedios históricos”.

El tema es -de llegar a los 54,5 millones de toneladas- se superaría ampliamente la zafra anterior en 31 millones en 78%, lo cual sería un nuevo record histórico, al superar las muy buenas campañas de los ciclos 2006/2007 y 2007/2008.

La Tierra Rinde

Cuanto mayor rendimiento por hectárea se dé en el campo, mayor será la ganancia para el dueño de la tierra. El negocio de la soja explica su expansión en toda la Argentina y por lo tanto el alza de los alquileres, lo que hace que otras producciones sean inviables de llevar adelante. Hoy eso está cambiando. Es el caso de la ganadería y de la lechería, debido a los buenos precios que reciben hoy ambas producciones y porque la llegada de la lluvia hizo que abundara pasto para alimentar a los animales. Ambas producciones no podrían convivir con una soja sin retenciones.

En definitiva, con las retenciones móviles, si la soja subía los productores deberían pagar más retenciones, pero pagaban menos si la soja bajaba. Las estimaciones privadas hablan de ingresos por retenciones de 19.000 millones de dólares. Con derechos de exportación de 33,4%, ingresarían a las arcas del Estado u$s300.000 menos.

Por otro lado, la caída resolución 125,  estaría dando una mayor ganancia para los productores de girasol, ya que pasarían del 32% actual al 29,1% tal cual indicaba la norma. La diferencia sería de 2,9 por ciento.

El trigo tendría igual situación. Pasando del 23 al 20,9%, la mejora sería de 2,1 puntos porcentuales.

Ambos cultivos fueron afectados por la sequía. Por lo cual, con las retenciones móviles estarían mejorando sus ingresos ante el bajo rendimiento. El primero presenta una fuerte reducción en la superficie sembrada de 42,4%, mientras que para el cereal la caída de la cosecha fue de 18,5% menor que la precedente.

Pequeños Productores

La resolución 125 (rechazada por el Senado) “mi voto no es positivo; voto en contra”, implicaba un beneficio para los pequeños y medianos productores alejados de los puertos de embarques, especialmente de Rosario. Este era por la vía de la compensación por flete. Consistía en que aquel productor que estaba ubicado a más de 450 kilómetros del puerto se le subsidiaba el costo adicional que suponga el flete por encima de esa distancia.

El Gobierno estimaba que la medida beneficiaba a 62.500 productores que iban a ver reducida la retención efectiva 29/30 por ciento.

El pequeño productor no tiene la misma suerte que el gran productor de soja. Especialmente porque tiene un costo de insumos distinto y porque no siempre está en la mejor región.  A todos aquellos que producen en la zona extra-pampeana les implica un mayor gasto de inversión y mayor costo para producir soja. Esa era la esencia, en parte, de la resolución 125.

Hoy Piden Devaluación

El pedido de la Federación Agraria y La Sociedad Rural Argentina, de tener un dólar a $4 porque “el tipo de cambio está retrasado”, no hace otra cosa de beneficiar al gran productor. Más al último, que es el que recibe el precio pleno. Y al pequeño productor que vende en el mercado interno apenas le va a servir para pelear un mejor precio, el cual será eventual. Es decir que el que tenga una explotación de entre 150 y 200 hectárea pierde porque no es alta la rentabilidad que obtiene por su producto, más el productor grande sí, debido a que tiene más poder adquisitivo gracias a su cosecha. Por eso, un dólar alto no hace más que mejorar la rentabilidad de los pools de siembra, mientras que el pequeño productor se perjudica pues se le aumentan los costos de los insumos en dólares.

Fte Sergio Daniel Hurlingham Mercado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *