Usandivaras admite que fue apoderado de la empresa Quebracho Colorado

desmonte

Imagen Ilustrativa

El actual titular de Tierras Fiscales admitió que fue apoderado de la empresa Quebracho Colorado, del norteamericano Paul Gabel, que compró por licitación 10.000 hectáreas en 2007.



El caso es que en el pliego se aclaraba que la empresa debía llegar a un acuerdo con los pastajeros que explotaban áreas del predio. Los pastajeros denuncian que son apretados y extorsionados para que vendan a precio vil.

La empresa en cuestión ofreció 50 mil pesos a los pastajeros de Tolloche para que abandonen sus lotes, mientras que el valor real de las tierras asciende a 350 mil dólares.Los pastajeros denuncian también que sufren presiones y amenazas para que desalojen sus terrenos.

Usandivaras aclaró que se desvinculó de la empresa Quebracho Colorado cuando asumió como funcionario en el actual Gobierno Provincial. Pero a Usandivaras lo reemplazó su hermano que trabaja en esta firma desde el 2009.

«El Álamo», una finca de 30.962 hectáreas, pertenece a los hermanos estadounidenses Paul David y David Kent Gabel, dueños de la firma Quebracho Colorado, que en 2007 compraron 10 mil hectáreas en Tolloche.

En el año 2008 medios nacionales y provinciales se hicieron eco del desmonte que ejecutó esta empresa, con cuatro topadoras, que hicieron caso omiso de la protesta presentada por la comunidad indígena El Traslado, a la cual no se le permitió participar en el trámite previo al otorgamiento del permiso, según denunció la organización ambientalista Asociana y el Instituto Provincial de Pueblos Indígenas, al diario Crítica digital.

Pese a ello, se permitió que se sigan solicitando más tierras para desmontar.

En mayo pasado se había convocado a una audiencia pública para seguir el trámite y autorizar un desmonte de 11.432 hectáreas en Finca El Guacayán, de propiedad de Quebracho Colorado.

Las más de 120 mil hectáreas en manos de Gabel se enmarcan dentro de las 2.400.000 hectáreas que ya fueron vendidas en la provincia, según el dato que surge del proyecto de ley presentado por la diputada nacional, Elisa Carrió, para plantear «Restricciones y Límites a la Adquisición del Dominio de Inmuebles Rurales».

Cabe recordar que en países como Estado Unidos, algunos de Europa y  países latinoamericanos las leyes que protegen sus tierras se basan en tres ejes: Tiempo prolongado de residencia, para evitar las especulaciones inmobiliarias; Demostrar que la plata no proviene del lavado de dinero; y «proyectar qué se quiere hacer con ese campo, para mostrar que el negocio genera algo para el país, como puestos de trabajo en una planta productiva».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *