El episodio de “La Niña”, llega a su fin

El episodio de “La Niña”, llega a su fin
De acuerdo con el último informe de actualización emitido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre la evolución del actual episodio “La Niña”, paulatinamente este fenómeno está llegando a su fin. La posibilidad de una posterior aparición de “El Niño”, o de reaparición de “La Niña” para mediados del año en curso, no tiene visos de realidad, y por otra parte las perspectivas para el segundo semestre no son por el momento, suficientemente claras.
La principal característica de la presencia de “La Niña”, es la existencia de temperaturas inusualmente bajas en las zonas central y oriental del Pacífico tropical. Esta condición es opuesta a la de “El Niño”, fenómeno que en las mismas zonas muestra temperaturas oceánicas superficiales inusualmente altas.
De ambos eventos, que gobiernan los desplazamientos en gran escala propios de los modelos de circulación oceánica de los trópicos, se derivan importantes consecuencias sobre el tiempo y el clima de las distintas regiones de la Tierra. Una vez establecidos estos eventos, su presencia se mantiene normalmente a lo largo de nueve meses o algo más.
Este episodio de “La Niña” que se manifestó a mediados de julio de 2010, alcanzó su punto culminante en enero del corriente año. En la zona central del Pacífico ecuatorial, la temperatura de la superficie oceánica fue de alrededor de 1,5 grados Celsius más baja que el valor medio del período comprendido entre setiembre de 2010 y marzo de 2011; esta situacio0n es característica de un evento de “La Niña”, moderadamente fuerte, aunque los cambios, que experimentaron la presión al nivel del mar, los vientos, la nubosidad, etc. se ubicaron entre los más fuertes del último siglo.
De resultas de estas condiciones atmosféricas, a finales de 2010 y comienzos de 2011, algunas regiones del Norte de Australia de Indonesia, del Sudeste de Asia y del Norte de América del Sur, sufrieron los efectos de lluvias extraordinariamente intensas. Por otra parte, en el Este del África Ecuatorial, en el Sudoeste de Asia y en el Sudeste de América del Sur se registraron precipitaciones con valores inferiores a los promedios.
Este evento de “La Niña” comenzó a debilitarse en los océanos, en febrero pasado, pero sólo ahora se encuentra en su etapa final.
Del análisis de la situación actual, no surgen indicios que muestren claramente la posibilidad de que en la segunda mitad de 2011 se desarrollen nuevos procesos de “El Niño” ni de “La Niña”; a esta altura del año, el sistema océano-atmósfera ofrece una muy baja probabilidad en tal sentido.
En concordancia con ello, actualmente se considera como escenario que con mayor grado de probabilidad se puede prever para el segundo semestre del año en curso, el de la presencia de condiciones prácticamente neutras. Es necesario mantener un seguimiento estrecho de la evolución de las condiciones meteo-oceanográficas durante uno o dos meses más, para poder establecer con mayor precisión la previsible evolución del sistema.

clima

De acuerdo con el último informe de actualización emitido por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) sobre la evolución del actual episodio “La Niña”, paulatinamente este fenómeno está llegando a su fin.


La posibilidad de una posterior aparición de “El Niño”, o de reaparición de “La Niña” para mediados del año en curso, no tiene visos de realidad, y por otra parte las perspectivas para el segundo semestre no son por el momento, suficientemente claras.

La principal característica de la presencia de “La Niña”, es la existencia de temperaturas inusualmente bajas en las zonas central y oriental del Pacífico tropical.

Esta condición es opuesta a la de “El Niño”, fenómeno que en las mismas zonas muestra temperaturas oceánicas superficiales inusualmente altas.

De ambos eventos, que gobiernan los desplazamientos en gran escala propios de los modelos de circulación oceánica de los trópicos, se derivan importantes consecuencias sobre el tiempo y el clima de las distintas regiones de la Tierra. Una vez establecidos estos eventos, su presencia se mantiene normalmente a lo largo de nueve meses o algo más.

Este episodio de “La Niña” que se manifestó a mediados de julio de 2010, alcanzó su punto culminante en enero del corriente año. En la zona central del Pacífico ecuatorial, la temperatura de la superficie oceánica fue de alrededor de 1,5 grados Celsius más baja que el valor medio del período comprendido entre setiembre de 2010 y marzo de 2011; esta situación es característica de un evento de “La Niña”, moderadamente fuerte, aunque los cambios, que experimentaron la presión al nivel del mar, los vientos, la nubosidad, etc. se ubicaron entre los más fuertes del último siglo.

De resultas de estas condiciones atmosféricas, a finales de 2010 y comienzos de 2011, algunas regiones del Norte de Australia de Indonesia, del Sudeste de Asia y del Norte de América del Sur, sufrieron los efectos de lluvias extraordinariamente intensas. Por otra parte, en el Este del África Ecuatorial, en el Sudoeste de Asia y en el Sudeste de América del Sur se registraron precipitaciones con valores inferiores a los promedios.

Este evento de “La Niña” comenzó a debilitarse en los océanos, en febrero pasado, pero sólo ahora se encuentra en su etapa final.
Del análisis de la situación actual, no surgen indicios que muestren claramente la posibilidad de que en la segunda mitad de 2011 se desarrollen nuevos procesos de “El Niño” ni de “La Niña”; a esta altura del año, el sistema océano-atmósfera ofrece una muy baja probabilidad en tal sentido.

En concordancia con ello, actualmente se considera como escenario que con mayor grado de probabilidad se puede prever para el segundo semestre del año en curso, el de la presencia de condiciones prácticamente neutras.

Es necesario mantener un seguimiento estrecho de la evolución de las condiciones meteo-oceanográficas durante uno o dos meses más, para poder establecer con mayor precisión la previsible evolución del sistema.

SMN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *