Se formalizó la Compañia Salteña de Agua y Saneamiento

Con la firma de los decretos de Necesidad y Urgencia Nº 2190 y Nº 2195, el viernes 22 del corriente, quedó rescindido el contrato de concesión con la prestadora del servicio, aguas de salta y se constituyó la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento S.A. La nueva prestadora tendrá a su cargo la prestación del servicio de explotación de los servicios de agua potable y desagües cloacales, la cual tendrá como misión garantizar la continuidad de esos servicios públicos, las fuentes laborales y el resguardo de los bienes afectados a brindar ese servicio.


Así lo informaron el presidente del Ente Regulador de los Servicios Públicos, Armando Isasmendi, y el secretario de Comercio, Industria y Servicios Públicos, Alfredo De Angelis. La firma de los instrumentos por parte del gobernador Juan Manuel Urtubey, el viernes último, dio por rescindido el contrato con la concesionaria del servicio de agua que operaba hasta antes de la firma de instrumento legal, en tanto el otro decreto dio nacimiento a la nueva empresa estatal.

La nueva compañía tendrá el 90% de la tenencia accionaria y el 10% restante será reservado a los trabajadores. “El cambio es en la misión y visión de la empresa“, sintetizaron los funcionarios durante un encuentro con la prensa.

Nueva compañía

Según el decreto 2190, la Compañía Salteña de Agua y Saneamiento S.A. deberá, entre otras misiones, mantener las condiciones operativas del servicio; cumplir con el pago de las obligaciones derivadas de los vínculos laborales del personal; mantener los bienes muebles, inmuebles e inmateriales; decepcionar toda documentación vinculada al funcionamiento del servicio, entre otras.

“Nuestro objetivo primordial es mejorar la calidad del servicio a los usuarios optimizar el servicio y cuidar el recurso”, expresó De Angelis. “El servicio se seguirá brindando y para ello es necesario que se siga pagando”. El giro comercial –dijo- va a ser el mismo que el de hasta ahora, señalando que es fundamental entender que es una cuestión social y que el servicio que no se paga, va a en detrimento del propio sistema.

Por su parte, el presidente del Ente Regulador de los Servicios Públicos, Armando Isasmendi, explicó que en el esquema técnico tarifario de una empresa privada, las tarifas tienen que cubrir los costos del mantenimiento del servicio, las inversiones que se tengan que hacer y cubrir cierta rentabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *