Recomendaciones para prevenir enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares se deben a trastornos del corazón y los vasos sanguíneos, entre ellos las cardiopatías coronarias (ataques cardíacos), las enfermedades cerebrovasculares (apoplejía), el aumento de la tensión arterial (hipertensión), las vasculopatías periféricas, las cardiopatías reumáticas, las cardiopatías congénitas y la insuficiencia cardíaca. Las principales causas de enfermedad vascular son el consumo de tabaco, la falta de actividad física y una alimentación poco saludable.


El Ministerio de salud, a través del programa de cardiología, recuerda a la población las medidas a tener en cuenta para prevenir enfermedades cardiovasculares.

El Jefe del Programa, Claudio Díaz , indicó que las enfermedades cardiovasculares no son sólo el infarto y la insuficiencia cardíaca sino también otras enfermedades cuyo desarrollo está relacionado con la progresión de la arteriosclerosis, como son los accidentes cerebrovasculares (trombosis cerebral) y otras enfermedades del aparato circulatorio que afectan fundamentalmente a los miembros inferiores. En nuestro medio, estas enfermedades son la primera causa de muerte y su contribución a la discapacidad, sobre todo de personas mayores, es muy importante.

Díaz precisó que la mayoría de las enfermedades cardiovasculares tienen factores de riesgo comunes. Algunos de estos factores no se pueden modificar, como pertenecer al sexo masculino, tener una determinada carga genética o tener una edad avanzada; pero otros factores sí se pueden modificar, como el colesterol elevado, la tensión arterial alta, la presencia de diabetes, la obesidad, el sedentarismo o el consumo de tabaco.

 

El jefe del programa señaló que la disminución del riesgo cardiovascular está relacionada con cambios en algunos hábitos de vida, que se pueden resumir en tres aspectos:

 

•           Evitar o abandonar el consumo de tabaco.

•           Adoptar una dieta saludable.

•           Llevar una vida activa en la que se realice regularmente ejercicio físico y se evite el sedentarismo.

En este sentido es fundamental dejar de fumar, ya que el tabaco daña las paredes de los vasos sanguíneos y favorece la aparición de placas de ateroma que los obstruyen, disminuye el colesterol, aumenta la presión arterial. Se calcula que una tercera parte de las muertes por enfermedad coronaria son debidas al tabaquismo y que en los fumadores aumenta considerablemente la probabilidad de tener cardiopatía isquémica mortal.

Hay ciertas recomendaciones en las que todos los expertos están de acuerdo, y que están avaladas por muchos estudios: sólo se deben ingerir las calorías necesarias y la alimentación debe ser variada; los alimentos más beneficiosos son frutas, verduras, pescado y el aceite de oliva. Los alimentos cuyo consumo debe limitarse son las carnes y grasas de origen animal y debe moderarse el consumo de sal. Debido al estilo de vida sedentario que promueven las condiciones de vida y trabajo actuales, es muy recomendable la práctica de ejercicio físico moderado; es suficiente media hora diaria de ejercicio para observar un efecto positivo en la salud.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *