Recomendaciones para mantener una piel saludable

El Ministerio de Salud Pública recomendó a la comunidad tomar los recaudos necesarios al momento de exponerse al sol para prevenir, entre otras afecciones, alteraciones oculares como cataratas y carnosidad, cáncer de piel y melanoma maligno.


El Ministerio de Salud Pública recomendó a la comunidad tomar los recaudos necesarios al momento de exponerse al sol para prevenir, entre otras afecciones, alteraciones oculares como cataratas y carnosidad, cáncer de piel y melanoma maligno.

La jefa del Programa de Dermatología del hospital San Bernardo y presidenta de la Sociedad Argentina de Dermatología -Filial Salta- Gladys Montañés de Villagra informó sobre los daños que puede causar el sol y expresó que “la exposición continua e intensa a los rayos ultravioleta, sin la protección adecuada, es un grave riesgo a la salud no sólo en lo inmediato sino también a futuro”.

Indicó que “el daño solar tiene la particularidad de ser acumulativo y expresarse en años posteriores, aún cuando el paciente ya no continué asoleándose” y destacó que “la manera más eficaz de prevenir enfermedades como el cáncer cutáneo, es saber en qué horarios y qué cantidad de tiempo debe una persona exponerse al sol, además de la importancia de los autoexámenes y de la visita al dermatólogo por lo menos una vez al año”.

“Pero aquellas personas que presentan una predisposición genética con respecto al cáncer de piel, deben realizar con mayor regularidad las consultas médicas”, concluyó la especialista.

En este sentido, el Ministerio de Salud Pública hizo hincapié en las siguientes medidas para prevenir afecciones cutáneas:

•         La exposición al sol en forma inadecuada puede producir quemaduras, deshidratación y golpes de calor. Es conveniente evitar la  exposición  de 11 a 16.

•         Antes de la exposición se recomienda  aplicar crema o loción con filtro o pantalla solar, la cual se debe renovar cada dos horas mientras se está al sol; después de nadar o transpirar mucho.

•         Para los niños pequeños, se aconseja el uso de  remera y gorro en todas las actividades al aire libre. Para evitar que se deshidraten, deben beber agua de manera frecuente.

Se recomienda consultar a un profesional en caso de advertir en nuestro cuerpo algunos de los siguientes signos:

•         Manchas rosadas o rojizas y ásperas al tacto.

•         Aparición de bultos que crecen en forma continua.

•         Lastimaduras que no cicatrizan.

•         Lunares con bordes irregulares que cambian de coloración, que producen picazón y se inflaman.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *