Recomendaciones para evitar accidentes en piletas y natatorios

 

(IMAGEN LA HORA) El Ministerio de Salud Pública solicitó tener en cuenta una serie de recomendaciones básicas para evitar accidentes en piletas y natatorios. Además de ser una fuente de recreación, las piletas también suelen ser una de las principales causas de accidentes durante el verano, sobre todo entre los menores de cinco años.

 

La mayor parte de accidentes ocurre en las piletas domiciliarias y no, como se cree, en las colonias de verano o natatorios municipales. Por esta razón, el Ministerio de Salud Pública alertó a los padres sobre los peligros de contar con una pileta en casa y no tomar los recaudos necesarios.

En las guardias de hospitales y centros de salud se reciben varias consultas sobre chicos casi ahogados o lesionados por golpes en los bordes de la pileta, aunque también se también se atienden chicos por otitis externa, diarreas y conjuntivitis.

Medidas preventivas a tener en cuenta:

Probar la temperatura del agua antes de que los chicos entren. El agua muy fría puede traer problemas respiratorios y calambres.

Enseñar a los chicos natación o, al menos, que sepan flotar en el agua.

Siempre colocar flotadores a los más pequeños y la presencia de un adulto en la pileta para vigilar de cerca el movimiento de los niños en el agua.

Enseñar a los hijos reglas de seguridad y reforzarlas cada vez que entren al agua: no correr, no empujar a otros al agua, no jugar en los bordes, no nadar durante tormentas eléctricas, no bucear excepto cuando está supervisado por un adulto, no arrojarse de cabeza sin saber la profundidad de la piscina, pedir auxilio en caso de ver a otros en peligro en vez intentar rescatarlo físicamente.

No usar juguetes inflables ni colchonetas de agua como salvavidas.

Tener siempre a mano salvavidas de arrastre y el teléfono de una ambulancia o centro de salud.

Los niños con necesidades especiales tienen un riesgo cuatro veces mayor de sufrir ahogamientos

Controlar la fuente de agua. Debe estar filtrada y con todos los aditivos necesarios para disminuir al máximo los riesgos de contagio. Ducharse antes de entrar y realizar un mínimo control médico

Los bebés deben estar siempre en brazos de un mayor.

Es importante que las piletas tengan un cierre perimetral.

El protector solar se debe aplicar a lo menos 30 minutos antes de la exposición a la luz solar y se debe re-aplicar cada 2 horas aproximadamente.

En caso de utilizar protectores en niños mayores de seis meses, debe ser protector mayor o igual a 70 de FPS con un etiquetado que diga «para niños» o «infantil» o, si el bebé tiene la piel muy blanca, un bloqueador completo es lo más indicado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *