Está en marcha la Campaña de Invierno para prevenir infecciones respiratorias

El objetivo principal es reducir la propagación de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), teniéndo en cuenta que esta patología está dentro de las primeras  causas de defunción en niños menores de 5 años en el país y es el principal motivo de consulta pediátrica.

 

En el marco de la Campaña de Invierno que todos los años pone en marcha el Ministerio de Salud Pública, se solicitó a la población cumplir con una serie de recomendaciones para prevenir la propagación de infecciones respiratorias, ya que estas se constituyen en una de las principales causas de muertes infantiles reducibles.

Patricia García, jefa del Programa Materno-Infantil, indicó que las infecciones respiratorias constituyen el primer motivo de consulta en hospitales y centros de salud durante el invierno. Las IRA son enfermedades producidas por gérmenes (virus y bacterias) que infectan las vías respiratorias: se consideran infecciones respiratorias agudas los resfríos, anginas, otitis, laringitis, bronquitis y neumonías.

La mayoría de estas enfermedades se curan con atención médica oportuna, de modo que la principal recomendación a las madres es “no perder tiempo y consultar de inmediato al médico”.

Los principales síntomas a tener en cuenta son: tos, respiración rápida (con silbido o ronquido), fiebre alta o muy baja y rechazo de alimento. En caso de que el niño presente algunas de estas señales, se debe recurrir al servicio de urgencia más cercano.

Las medidas de prevención ayudan a evitar las infecciones respiratorias, por lo que se recordó a las madres la necesidad de alimentar al bebé con el pecho (la leche materna lo protege de las infecciones), controlar a los niños  periódicamente en el centro de salud  y que estén al día con todas las vacunas, ya que protegen de enfermedades respiratorias severas como la tuberculosis, difteria, tos convulsa y sarampión.

Se recomendó mantener al niño alejado de personas resfriadas o con gripe, evitar  el enfriamiento, cuidarlo de los cambios bruscos de temperatura, mantenerlo abrigado, evitar el humo en la casa, no fumar frente a ellos y evitar el uso braseros en lugares cerrados.

Para evitar el contagio de la gripe se aconseja lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón y conservar las uñas cortas; taparse la boca o nariz al toser o estornudar, con pañuelos o el pliegue del codo; ventilar y permitir la entrada de aire y sol en los ambientes cerrados. Si está engripado, evitar dar la mano besos y abrazos;  no compartir alimentos, vasos o cubiertos y quedarse en casa hasta que esté sano.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *