Reducción de Desastres Naturales

El 14 de octubre,se conmemoró el «Día Internacional para la Reducción de Desastres Naturales» LOS EVENTOS EXTREMOS DEVIENEN EN DESASTRES CUANDO NO NOS HEMOS PREPARADO PARA ELLOS.


 

Los desastres continúan causando considerable impacto sobre la vida, la subsistencia y la propiedad. En los últimos días, el mundo ha sufrido una vez más, los impactos de riesgos que han ocasionado la perdida de miles de personas.

Sin embargo, en los últimos cinco decenios, mientras que las perdidas económicas provocadas por riesgos asociados con el tiempo, el clima y el agua, se han incrementado en escala global por un factor cincuenta, la perdida de vidas ha disminuido en un factor diez.

 

Esto ha sido atribuido al desarrollo de sistemas tempranos y efectivos de avisos, en aquellos países con riesgo recurrente de situaciones de peligro. La Organización Meteorológica Mundial (OMM), celebra el 14 de octubre de cada año, el Día Internacional para la Reducción de Desastres, trabajando conjuntamente con sus socios internacionales y con sus188 Estados Miembros alrededor del mundo, para estructurar sistemas de avisos tempranos en materia de prevención, respuesta y capacitación tendiente a la adopción de prácticas eficientes.

 

Entre 1980 y 2007, cerca de 8400 desastres naturales han segado la vida de alrededor de dos millones de personas y producido perdidas económicas de un billón de dólares estadounidenses, de acuerdo con la información provista por el Centro para la Investigación de la Epidemiología de Desastres.

 

La mayor parte de estos desastres, tuvo su origen en fenómenos adversos relacionados con el tiempo, el clima y el agua; entre ellos debemos mencionar, las sequías, las inundaciones, las tormentas de viento, los ciclones tropicales, las surgencias, las temperaturas extremas, los deslizamientos de tierra y los incendios forestales. También se deben considerar las infecciones epidémicas y transmitidas por insectos, directamente ligadas a determinadas condiciones meteorológicas e hidrológicas.

El Sr. Geoffry Love, Director del Departamento de la OMM de Servicios para la Reducción de Riesgos Meteorológicos de Desastres, expresó lo siguiente: “Los eventos extremos se manifiestan”; “Ellos son previsibles en la medida en que conozcamos su comportamiento; solo se transforman en desastres cuando fallamos en su prevención”.

Es posible lograr una considerable reducción de las pérdidas de vidas a través del desarrollo de sistemas eficientes de avisos tempranos, mediante los cuales los posibles riesgos son detectados y monitoreados y se emitan los pertinentes avisos.

Estos avisos, deben ser difundidos por la autoridad designada para tal fin en tiempo oportuno, y dirigidos a los organismos oficiales y al público en general. Los avisos tempranos y efectivos requieren la activación de planes de emergencia para la comunidad; en respuesta a los potenciales impactos sobre la vida y la subsistencia.

Una encuesta conducida por la OMM en 2006, revela que alrededor del 60% de los 139 Servicios Meteorológicos e Hidrológicos Nacionales participantes en ella, requieren mayores inversiones para lograr el desarrollo de una adecuada infraestructura y capacidad suficiente para prevenir a las poblaciones sobre los posibles riesgos; ésto que es particularmente necesario en los países más vulnerables, se podrá lograr a través de proyectos de cooperación que incluyan a la OMM, el Banco Mundial, la Estrategia Internacional de las Naciones Unidas para la Reducción de Desastres (UN-ISDR por sus siglas en ingles) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

La reducción de la probabilidad de ocurrencia de daños o perdidas ocasionadas por este tipo de desastres, es de por si una actividad local en la que las comunidades necesitan desarrollar estrategias para hacer frente a estos raros pero devastadores eventos.

Aún cuando los pronósticos meteorológicos y los avisos tempranos constituyen eficaces herramientas para reducir las perdidas de vidas, cuando se manifiesta alguno de estos desastres, normalmente ocasiona un muy significativo impacto sobre el desarrollo socioeconómico y la subsistencia de los ciudadanos.

La OMM, a través de la implementación del Marco Global para Servicios Climáticos, facilitara el desarrollo y la provisión de información climática destinada a satisfacer las necesidades de los distintos sectores, en materia de estimación y mitigación de los posibles daños.

Este Servicio Climático habrá de proveer mas y mejores herramientas para desarrollar planes de mediano y largo plazo en sectores sensibles al clima, tales como el riesgo de sequías ligado a la seguridad alimentaria, el manejo de los recursos hídricos, la zonificación de tierras, el desarrollo de nuevos códigos de edificación, etc. Esta hará factible el planeamiento de estrategias apropiadas para la reducción de los riesgos de desastres, las que constituyen además un componente crítico respecto de la adaptación al cambio climático.

En relación con este campo de actividades, cabe mencionar que el SMN, elabora en tiempo real información meteorológica de fenómenos meteorológicos severos, la que es difundida a través de los organismos nacionales, provinciales y municipales de defensa civil y de seguridad, además de los distintos medios de información pública. También provee información climática de aplicación para las actividades relacionadas con la producción agropecuaria e industrial, la seguridad alimentaria, de disponibilidad de agua segura, el transporte, la salud de la población y las actividades deportivas y de recreación.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *