Se revistieron más de 1.500 metros lineales de canal


Obreros y maquinaria del Gobierno de la Ciudad están trabajando a lo largo del canal que cruza el barrio El Pilar, en el marco de un plan de obras ejecutado simultáneamente en distintos puntos de la ciudad, privilegiando las zonas donde habitualmente se producen inundaciones. La Secretaría de Obras Públicas tiene previsto refaccionar miles de metros lineales de los canales capitalinos.

Esta semana, los obreros concluyeron los trabajos de revestimiento a lo largo de 500 metros del canal de barrio El Pilar. Durante una primera etapa se limpiaron y retiraron los escombros y residuos de todo el desagüe. Sus características estructurales no permitieron que ingresaran grandes máquinas, por esta razón los municipales retiraron manualmente los restos de basura, piedras y elemento que obstruían el cauce.

El canal que cruza barrio El Pilar y atraviesa las adyacencias de la iglesia Nuestra Señora del Pilar, es un desagüe natural. El agua que corre baja por cuencas hídricas de los terrenos del Ejército Argentino hasta la avenida Bolivia, y desemboca en ese canal, conocido también como Castañares Viejo. Luego de cruzar todo esa barriada la corriente del agua se une al cauce del canal Pachi Gorriti.

Años atrás, debido a la gran cantidad de agua que circulaba y al mal estado en el que se encontraban estos tramos, los barrios de la zona se inundaban. Las obras de limpieza y revestimiento que se están llevando a cabo permiten que el agua fluya y no se estanque. “Estos trabajos y la habilitación del canal de guardia que construyó el municipio desde el predio del Ejercito hasta el canal oeste el año pasado, cambiaron la vida de los vecinos”, aseguró el director general de Obras públicas, Daniel Soria.

Este plan de obras incluye la instalación de la losa de hormigón en el suelo del canal, la construcción de las paredes laterales y la reactivación de todos los imbornales que desembocan sobre el cauce del desagüe. En algunos sectores se construyeron veredas y se colocaron losas en los bordes del canal. Una vez que finalicen las obras se prevé parquizar todos los espacios públicos que limiten con el canal.

Gracias al convenio de cooperación que firmó el municipio y el Servicio Penitenciario para generar un espacio de inclusión social, 50 internos participan de estas obras. El acuerdo establece que estas personas ofrezcan mano de obra genuina para llevar adelante colocación de cordón cuneta, bacheo con hormigón y la limpieza y revestimiento de canales. Todas estas personas reciben un pago mensual que varía dependiendo la cantidad de horas de trabajo certificadas.

Estas mismas obras se están llevando a cabo en San Ignacio. Allí los obreros revisten y construyen el suelo de 1.000 metros lineales de canal. Además se colocaron desagües y enrejados para captar el agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *