Mediación: Transformar el conflicto en cooperación

El conflicto como resultante de la interrelación entre los seres humanos, es un indicador de la interdependencia de las relaciones humanas y desde un punto de vista positivo puede considerarse necesario para el crecimiento del ser humano. La vida sin conflictos supondría una sociedad, cuyos miembros habrían eliminado la diversidad y singularidad que nos distingue como humanos.

En ocasiones en nuestras relaciones entramos en conflicto, ya que los seres humanos nos “chocamos” unos con otros. De ese choque puede surgir la anulación del otro u otros o la transformación creadora entre las propias tensiones de los conflictos.

Así surge la Mediación, y el Mediador en un conflicto que interviene entre las partes, pero son las partes en conflicto las competentes para saber que pueden hacer las cosas de otra manera. Se trata de interceder para reconstruir las alternativas conjuntamente, para ampliar la visión del conflicto, para transformarlo sin la anulación del otro u otros.

El conflicto se inicia en las diferencias en la percepción que cada parte tiene de la realidad y desde un análisis comparativo, resulta que el conflicto es la percepción de la contradicción, cuyo complemento es la cooperación, que se entiende como la percepción de la identidad.

En Medición es fundamental que se ayude a explicitar a las partes su propia percepción de la situación, la forma en que los involucrados perciben el conflicto, los objetivos, las intenciones y los motivos del otro determinarán su contradicción o su identidad y en su resolución los involucrados serán copartícipes, cooperaran y trabajaran juntos para alcanzar el acuerdo.

El conflicto también se relaciona con el poder, su inicio se sucita cuando “lo que yo quiero “ choca con “lo que otro u otros quieren”, así considerado individualmente el poder se caracteriza por la capacidad de conseguir lo que uno quiere y a nivel social se caracteriza por la capacidad de conseguir objetivos comunes por parte de familias, grupos, organizaciones, estados, etc. En sociedad tenemos la capacidad de construir organizaciones, formar familias, constituir grupos humanos con fines diversos, etc. Es en estos espacios en que la Mediación como herramienta para la gestión de los conflictos se debe entender como la dinámica por la cual podemos entender, prever, y regular parte de las relaciones humanas conflictivas.

La Mediación de los conflictos en las relaciones humanas es un elemento necesario en la construcción y reconstrucción transformadora de las realidades y organizaciones sociales y se caracteriza por:

1- La transformación de las formas de comunicación. En momentos de alta tensión la Mediación coopera al permitir recuperar las posibilidades de comunicación entre las partes.

2- La transformación de las percepciones de uno mismo, de los otros y de los temas que generan el conflicto. La falta de una percepción adecuada de la situación disminuye la posibilidad de tener una comprensión mas acabada de cuáles son las intenciones de las otras personas y afecta nuestra capacidad respuesta para articular con claridad nuestras propias intenciones.

3- La reconstrucción de las maneras de percibir los conflictos, si éstos no se transforman y se mantienen inalterables pueden resultar destructivos, en tanto que su transformación produce un cambio desde expresiones hirientes y mutuamente destructivas hacia otras mutuamente beneficiosas y cooperativas.

La Mediación desde la perspectiva social puede producir una transformación del sistema y de la estructura en la que se dan las relaciones humanas aprovechando la energía y el impacto del conflicto mismo.

Cra. ELVIRA ARENAS
MEDIADORA – Reg. N° 83
Tel 4965282 – Cel. 155821554
e-mail : elviraevelia@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *