Historia de un emprendedor con discapacidad-solidario y resiliente

 

Historia de un emprendedor con discapacidad-solidario y resiliente
2011 Nuevo Paradigma: nada debe hacerse para las Personas con Discapacidad, sin la participación de ellas 2011
Sus datos personales:
Saúl Macyszyn, DNI 5.617.571 – 72 años de edad, discapacitado, viudo, padre de tres hijos.- Hoy Presidente Fundación Sanisidrense MS.  Microemprendimientos  Solidarios,  y  titular de la  “ Cadena Laboral Solidaria de la Discapacidad ”
Su historia de vida:
Nació el 10-10-1938, en San Isidro, Pcia. De Bs. As.- En una familia de clase muy humilde, (Padre obrero, y madre personal doméstico), que alquilaban una precaria vivienda, en la calle Moreno 533 de San Isidro, donde vivía toda la familia Macyszyn, (Matrimonio con 3 hijos).-
A los 10 años, por un muy grave accidente en la vía pública estuvo al borde de la muerte, le salvo la vida Evita y lo ayudo a rehabilitarse la Fundación Eva Perón. Quedó con las siguientes discapacidades: amputación del brazo derecho, disminución visual y secuelas en ambas piernas que por casi tres años le impidieron caminar.
Estudió en la Escuela Nº 2 Gral. San Martín, y en el Colegio San Isabel de la Obra de Don Bosco, ambos ubicados en el Partido de San Isidro.
De adolescente practicó muchos deportes.
De joven: trabajó, siguió estudiando, e hizo intensa vida social.
Se recibió de Analista de Organización y Métodos, en ISAP – Instituto Superior de la Administración Pública –
Es profesor de natación y ajedrez.
En 1973 se casó y formó una familia con 3 hijos.
En 1990 quedo desocupado, nadie le daba trabajo por sus discapacidades, subsistió siete años haciendo trabajos esporádicos, mal pagos,  sin cobertura social, y sin ninguna posibilidad de continuación laboral.- Decidió “autoemplearse”, mediante la creación de un pequeño emprendimiento propio.
Para poder lograr “ese sueño”, (tener su propio pequeño negocio), necesitaba un capital inicial, pero nadie le daba préstamos o créditos accesibles. Por lo cual, con el acuerdo de su familia, que le dio un fuerte “apoyo familiar y resiliente”, vendió importantes bienes personales. Y en 1998, se puso un puesto de venta de panchos, y obviamente le dio trabajo a sus pares, tomando empleados con discapacidades.- Inmediatamente comenzó hacer los cursos gratuitos en el Centro de Apoyo a la Microempresa del GCBA, y se capacitó como microempresario. Simultáneamente hacían cursos de “Comidas Rápidas”.- Saúl, continuo sus estudios de emprendedor independiente, con alta responsabilidad social.-
Su constante e incansable accionar para superar las adversidades y dificultades propias de las discapacidades, y ayudar a otros que lo hagan, se basa en su muy firme convicción testimonial y axiomática de que hay actividades personales y laborales que obviamente las personas discapacitadas no pueden hacer, pero con empeño, sacrificios, resiliencia-(1)-, imaginación, ideas y creatividad logran modificarlas o adaptarlas para poder hacerlas eficientemente, (Ergonomía personal y laboral), y así tener una vida digna. Además es esencial para sentirse y ser útiles a la sociedad a la cual pertenecen.
Hoja 2º
Con esta convicción y esos conocimientos, pudo convertir el humilde y simple puesto de ventas de panchos, en una floreciente y exitosa microempresa
A la luz del éxito comercial, en  el año 2000 Crea una Fundación en San Isidro, destinada a dar trabajo a gente con discapacidad.
En 2001 Comienza armar su Cadena Laboral Solidaria para Discapacitados, sin ningún tipo de ayuda oficial ni privada, llegando a tener cuatro locales a modo de prueba, de los cuales se logró consolidar sustentablemente y con éxito “socio-laboral-solidario”, a dos emprendimientos de alta responsabilidad social, con significativo compromiso solidario al generar empleos para personas con discapacidades.- Estos son: Discapanch (Panchería), que funciona, las 24 hs. en el interior del Hall Central de la Estación de Trenes de Retiro, Línea Mitre.- y Discatrab (Locutorio, con telefonía para hipoacúsicos e Internet para no videntes), sito en Alvear 280 de Martínez.- Y va por más, proyecta seguir probando nuevos emprendimientos, para ampliar la actual Cadena Laboral.- Se autodenomina “Emprendedor  Social“
Algunos dicen que Saúl es un “adicto al trabajo”, a lo que él contesta: “A mi me gusta ayudar a mis pares, (Las personas con discapacidades), y como siempre estoy haciendo lo que más me gusta, no tengo tiempo para trabajar”
Actualmente sigue capacitándose en Creación de Emprendimientos Solidarios, Cadena de Locales y Administración de Empresas con alta Responsabilidad Social – RSE – Además estudia legislación Nacional e Internacional sobre los Derechos de las PcD -Personas con Discapacidad- con el nuevo paradigma que nada debe hacerse para las Personas con Discapacidades, sin la participación de ellas.-
La frase fuerza de Don Saúl, es:
“Cuándo soplan fuertes vientos, no busquemos refugios, ¡Construyamos Molinos!
Saúl Macyszyn, resume sus 72 años de vida, en dos palabras: SUPERACIÓN y RESILIENCIA (1) –
Jonathan Ariel Ledesma
DNI 28.703.842
( Persona con discapacidad )
Secretario-Voluntario del
Dpto. de Prensa y Difusión
de la Fundación MS.-
www.discapanch.com
-(1)- RESILIENCIA: Se ha definido como la capacidad humana para sobreponernos a las dificultades y adversidades, que inevitablemente se presentan en el transcurso de nuestras vidas, entre ellas “la discapacidad”. Ante esta desgracia, hay que comenzar a construir, nuevas formas, condiciones, o manifestaciones de vida, para neutralizar y superar a nuestra discapacidad, hasta ser nuevamente autosuficientes; para luego intentar salir de esta inesperada y difícil circunstancia, más fortalecidos, y poder continuar con nuestras vidas lo más normalmente posible, recurriendo a las oportunidades superadoras, que toda sociedad tiene el deber de brindar, a sus integrantes que sufren dificultades, mediante Leyes, Organismos Oficiales, Empresas Privadas, ONGs, Profesionales de y para las Discapacidades, Gente Solidaria, Voluntariados, etc. Esto implica, un optimismo realista y una mirada esperanzadora, de que todos nosotros, ante los problemas vivénciales, compartimos la imprescindible resiliencia personal, comunitaria, y social, para sobreponernos a las vicisitudes inherentes a la existencia de todos los seres humanos.-     ( Saúl Macyszyn, 2008 )2011 Nuevo Paradigma: nada debe hacerse para las Personas con Discapacidad, sin la participación de ellas 2011  

funddiscapacidad

2011- Nuevo Paradigma: nada debe hacerse para las Personas con Discapacidad, sin la participación de ellas – 2011 .

Sus datos personales: 

Saúl Macyszyn, DNI 5.617.571 – 72 años de edad, discapacitado, viudo, padre de tres hijos.- Hoy Presidente Fundación Sanisidrense MS.  Microemprendimientos  Solidarios,  y  titular de la  “ Cadena Laboral Solidaria de la Discapacidad ”
Su historia de vida:
Nació el 10-10-1938, en San Isidro, Pcia. De Bs. As.- En una familia de clase muy humilde, (Padre obrero, y madre personal doméstico), que alquilaban una precaria vivienda, en la calle Moreno 533 de San Isidro, donde vivía toda la familia Macyszyn, (Matrimonio con 3 hijos).-
A los 10 años, por un muy grave accidente en la vía pública estuvo al borde de la muerte, le salvo la vida Evita y lo ayudo a rehabilitarse la Fundación Eva Perón. Quedó con las siguientes discapacidades: amputación del brazo derecho, disminución visual y secuelas en ambas piernas que por casi tres años le impidieron caminar.
Estudió en la Escuela Nº 2 Gral. San Martín, y en el Colegio San Isabel de la Obra de Don Bosco, ambos ubicados en el Partido de San Isidro. 
De adolescente practicó muchos deportes.
De joven: trabajó, siguió estudiando, e hizo intensa vida social.Se recibió de Analista de Organización y Métodos, en ISAP – Instituto Superior de la Administración Pública – 
Es profesor de natación y ajedrez.En 1973 se casó y formó una familia con 3 hijos.En 1990 quedo desocupado, nadie le daba trabajo por sus discapacidades, subsistió siete años haciendo trabajos esporádicos, mal pagos,  sin cobertura social, y sin ninguna posibilidad de continuación laboral.- Decidió “autoemplearse”, mediante la creación de un pequeño emprendimiento propio.    
Para poder lograr “ese sueño”, (tener su propio pequeño negocio), necesitaba un capital inicial, pero nadie le daba préstamos o créditos accesibles. Por lo cual, con el acuerdo de su familia, que le dio un fuerte “apoyo familiar y resiliente”, vendió importantes bienes personales. Y en 1998, se puso un puesto de venta de panchos, y obviamente le dio trabajo a sus pares, tomando empleados con discapacidades.- Inmediatamente comenzó hacer los cursos gratuitos en el Centro de Apoyo a la Microempresa del GCBA, y se capacitó como microempresario. Simultáneamente hacían cursos de “Comidas Rápidas”.- Saúl, continuo sus estudios de emprendedor independiente, con alta responsabilidad social.- 
Su constante e incansable accionar para superar las adversidades y dificultades propias de las discapacidades, y ayudar a otros que lo hagan, se basa en su muy firme convicción testimonial y axiomática de que hay actividades personales y laborales que obviamente las personas discapacitadas no pueden hacer, pero con empeño, sacrificios, resiliencia-(1)-, imaginación, ideas y creatividad logran modificarlas o adaptarlas para poder hacerlas eficientemente, (Ergonomía personal y laboral), y así tener una vida digna. Además es esencial para sentirse y ser útiles a la sociedad a la cual pertenecen. 

Hoja 2º
Con esta convicción y esos conocimientos, pudo convertir el humilde y simple puesto de ventas de panchos, en una floreciente y exitosa microempresa
A la luz del éxito comercial, en  el año 2000 Crea una Fundación en San Isidro, destinada a dar trabajo a gente con discapacidad.
En 2001 Comienza armar su Cadena Laboral Solidaria para Discapacitados, sin ningún tipo de ayuda oficial ni privada, llegando a tener cuatro locales a modo de prueba, de los cuales se logró consolidar sustentablemente y con éxito “socio-laboral-solidario”, a dos emprendimientos de alta responsabilidad social, con significativo compromiso solidario al generar empleos para personas con discapacidades.- Estos son: Discapanch (Panchería), que funciona, las 24 hs. en el interior del Hall Central de la Estación de Trenes de Retiro, Línea Mitre.- y Discatrab (Locutorio, con telefonía para hipoacúsicos e Internet para no videntes), sito en Alvear 280 de Martínez.- Y va por más, proyecta seguir probando nuevos emprendimientos, para ampliar la actual Cadena Laboral.- Se autodenomina “Emprendedor  Social“
Algunos dicen que Saúl es un “adicto al trabajo”, a lo que él contesta: “A mi me gusta ayudar a mis pares, (Las personas con discapacidades), y como siempre estoy haciendo lo que más me gusta, no tengo tiempo para trabajar” 
Actualmente sigue capacitándose en Creación de Emprendimientos Solidarios, Cadena de Locales y Administración de Empresas con alta Responsabilidad Social – RSE – Además estudia legislación Nacional e Internacional sobre los Derechos de las PcD -Personas con Discapacidad- con el nuevo paradigma que nada debe hacerse para las Personas con Discapacidades, sin la participación de ellas.-  
La frase fuerza de Don Saúl, es:“Cuándo soplan fuertes vientos, no busquemos refugios, ¡Construyamos Molinos!
Saúl Macyszyn, resume sus 72 años de vida, en dos palabras: SUPERACIÓN y RESILIENCIA (1) –

Jonathan Ariel Ledesma DNI 28.703.842( Persona con discapacidad )Secretario-Voluntario del Dpto. de Prensa y Difusiónde la Fundación MS.-www.discapanch.com
-(1)- RESILIENCIA: Se ha definido como la capacidad humana para sobreponernos a las dificultades y adversidades, que inevitablemente se presentan en el transcurso de nuestras vidas, entre ellas “la discapacidad”. Ante esta desgracia, hay que comenzar a construir, nuevas formas, condiciones, o manifestaciones de vida, para neutralizar y superar a nuestra discapacidad, hasta ser nuevamente autosuficientes; para luego intentar salir de esta inesperada y difícil circunstancia, más fortalecidos, y poder continuar con nuestras vidas lo más normalmente posible, recurriendo a las oportunidades superadoras, que toda sociedad tiene el deber de brindar, a sus integrantes que sufren dificultades, mediante Leyes, Organismos Oficiales, Empresas Privadas, ONGs, Profesionales de y para las Discapacidades, Gente Solidaria, Voluntariados, etc. Esto implica, un optimismo realista y una mirada esperanzadora, de que todos nosotros, ante los problemas vivénciales, compartimos la imprescindible resiliencia personal, comunitaria, y social, para sobreponernos a las vicisitudes inherentes a la existencia de todos los seres humanos.-     ( Saúl Macyszyn, 2008 )

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *