Herramienta para gestionar conflictos

El conflicto aparece inevitable en el funcionamiento de la Sociedad, es el conflicto el que en ocasiones permite aprender y desarrollar nuestras capacidades y habilidades.

Si entendemos el conflicto como la consecuencia de una cadena de sucesivas elecciones de conductas de dos o más partes que perciben que tienen intereses diferentes, más no siempre antagónicos, es posible que la intervención a tiempo logre evitar la escalada del conflicto y aún contribuir en su desescalada.

En el proceso de identificación del conflicto se reconocen las necesidades divergentes de las partes, quienes toman posicionamiento y confrontan con el consiguiente desgaste de energía y deterioro de las relaciones, en estas circunstancias afloran emociones como el desconcierto, el miedo y hasta la agresión y el ataque, en tales conductas pueden estar comprometidos o afectados además la propiedad, la economía y la salud de las partes.

En escenarios de conflictos interactúa el tercero neutral – Mediador- que ayuda a las partes a canalizar su energía emocional, a comprender sus divergencias de manera de lograr abordar el conflicto de una manera constructiva y despojándose de actitudes y emociones negativas.

La Mediación como método alternativo de Resolución de Conflictos constituye una herramienta para gestionar los conflictos, aportando beneficios tales como costo, tiempo y mejora en las relaciones, esenciales tanto en los conflictos familiares como en los patrimoniales.

En conflictos de familia, el arte de crear un espacio para el diálogo, requiere por parte del mediador una tarea con marcadas particularidades, puesto que se involucran conversaciones de gran importancia para los particulares y que también interesan a toda la sociedad ya que no debe dejarse de lado que las normas referidas a la familia como institución, son de orden público.

Algún miembro de la familia llega a éste ámbito de la mediación en búsqueda de una solución alternativa al conflicto que se les presenta porque el sistema que les funcionaba para negociar permanentemente, dejó de ser útil y el mediador tratará a través de técnicas lograr moverlos de sus posturas para encausar la relación siempre con la mirada hacia el futuro.

En este campo de la mediación se presenta un panorama comprensivo de la época actual incluyendo distintos tipos de relaciones de pareja, concubinato, matrimonios, separaciones de hecho, legales, divorcio u otras situaciones particulares, que confirman que cada familia es un mundo diferente. Estas personas están afectadas por crisis, a veces muy profundas, que se traducen con sentimientos como angustia y dolor. Los temas a abordar por lo general son alimentos, régimen de visitas, tenencia siendo todos y cada uno de ellos muy importantes y requieren ser tratados con suma delicadeza, respeto y con un registro constante y permanente de las palabras, gestos y reacciones de cada uno de los participantes, quienes pueden tener una mezcla de emociones, para lo cual será pertinente la tarea del mediador con el fin de ofrecer contención para evitar desbordes.

Seguramente en la mediación familiar no estarán ausentes las sensaciones fuertes y las tensiones, por lo cual el reto será lograr avanzar a través del procedimiento consensuado en el cual será vital alcanzar un clima de confianza para que las partes abandonen sus temores y expliciten con naturalidad lo que pretenden obtener de la mediación.

Así el mediador utilizará todas las herramientas disponibles para que cada participante considere lo que el otro necesita y a su vez para que distinga que la solución también depende de lo que él pueda aportar para lograr un cambio en la relación ya sea emocional, social, psicológico, legal o económico. Asimismo como lo prioritario es buscar lo mejor para los menores, es fundamental poner a disposición de los participantes toda la ayuda necesaria con el fin de superar cualquier confusión de roles de esposos y padres que pueden presentar, ya que la separación de la función de esposa- mamá o de esposo-papá, será imperiosa para restablecer aquel sistema de negociación interrumpido.

Así la labor del mediador, capacitado debidamente y con la correspondiente especialización familiar, será muy útil y está dirigida a lograr un acuerdo que contemple las necesidades de todos.

Cra. ELVIRA ARENAS
MEDIADORA – Reg. N° 83

Dra. INES CALDERON
MEDIADORA – Reg. N° 84
Tel 4965282 – Cel. 155821554
e-mail : elviraevelia@yahoo.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *