El campo anunció un cese de comercialización en protesta por la falta de respuestas

Tras la reunión en la mañana de ayer, con representantes del Gobierno, la Comisión de Enlace anunció el cese de comercialización de cereales y oleaginosas, por considerar «insuficiente» la liberación de la totalidad del saldo exportable de trigo.


La medida de fuerza entrará en vigor desde el lunes próximo y se extenderá por una semana, según informó el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), junto a los presidentes de las otras entidades que integran la Comisión de Enlace, en una conferencia de prensa que tuvo lugar esta tarde.

En la previa al encuentro, la jornada había comenzado con críticas. Las entidades reclamaron soluciones profundas, en rechazo de los créditos al sector anunciados ayer por la Presidenta.

En el transcurso de la mañana de ayer, como estaba previsto, los principales referentes de las entidades del campo se reunieron con el Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y Carlos Tomada, de la cartera de Trabajo.

Pero el anuncio sobre la liberación de la totalidad del saldo exportable de trigo, enojó a los hombres del campo. Horas más tarde, Biolcati dijo que no había avances, sino «más de lo mismo», y consideró «insuficiente» lo dispuesto por el Gobierno, ya que el campo reclama la eliminación total de los cupos de exportación.

«No se ha escuchado en absoluto lo que nosotros pedimos. La competencia es nula y el precio se derrumba», había advertido Biolcati, finalizada la reunión. Algo parecido repitió esta tarde junto al presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi; de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario LLambias; y de Coninagro, Carlos Garetto.

Llambías afirmó que no hay competencia entre los sectores exportadores porque tienen un cupo prestablecido por alguna repartición del Estado. Y remarcó: «Con esta política estamos subsidiando al pan dulce y a las medialunas más caras de la Argentina».

Frente a esta respuesta del campo, Domínguez defendió las acciones del Gobierno y sostuvo que las entidades agropecuarias «deberán fundar ante la sociedad» si realizan un paro. «Yo voy a opinar sobre lo realizado por nosotros, por este ministerio, en el sentido que se tomaron medidas activas en defensa del interés del productor», sostuvo el funcionario.

Respecto a los reclamos de las entidades sobre la comercialización del trigo, el ministro sostuvo que «el gobierno cumplió con lo comprometido oportunamente en este sentido» y señaló que «si no se respeta el pago del FAS teórico al productor es porque alguien no está cumpliendo con dicho compromiso», en alusión a los exportadores y las molineras.

«Qué bueno que hoy estemos hablando de una cosecha de trigo del orden de los 14 millones de toneladas, lo que equivale a decir que se duplicó el rendimiento del trigo, en base a los incentivos dispuestos», subrayó.

Liberación, con cupos. Según precisó el subsecretario de Agricultura, Oscar Solís, durante la reunión que se mantuvo en la mañana de ayer, este mes se liberarán tres millones de toneladas de trigo, que sumadas a igual cantidad, autorizada en el segundo semestre del año, y otro millón en diciembre, suman un total de siete millones de toneladas para la actual campaña triguera.

El funcionario, incluso, consideró probable que se libere un saldo adicional de un millón «si se confirman las estimaciones de último momento de que la producción llegaría a los 14 millones de toneladas, lo que implicaría alcanzar la media histórica de exportación del producto».

Los dirigentes se retiraron de la sede de Agricultura sin formular declaraciones a la prensa. Los líderes del sector agropecuario buscan cambios más profundos, como la eliminación total de los cupos, que significaría la apertura total de la exportación de trigo.

Por su parte, Domínguez, sostuvo, luego del encuentro, que no existe relación entre los cupos exportables que reclaman las entidades agropecuarias, con el precio que se les paga a los productores de trigo, por considerar que son dos temas distintos y no están vinculados. «No hay ningún instrumento que esté vinculado a que no hay cupos exportables y el precio que le pagan a los productores de trigo», dijo. El ministro indicó que «es muy lógico que las entidades opinen sobre las políticas del gobierno» en referencia a la existencia de los cupos, pero manifestó que incluso entre esas opiniones hay diferencias de criterios.

De esta forma el ministro diferenció el reclamo que realizan las entidades agropecuarias de lo que sucede actualmente con el precio que las cerealeras le pagan a los productores respecto al pedido de que se libere la exportación del cereal. «No hay ningún instrumento que esté vinculado a que no hay cupos exportables y el precio que le pagan a los productores de trigo», repitió el ministro durante el contacto que mantuvo con la prensa.

El trabajo en negro, otro ítem. En la reunión estuvo el ministro Tomada, quien habló del objetivo de «erradicar el trabajo en negro» en el sector. Su presencia fue cuestionada por Biolcati, quien acusó al Gobierno de querer «embarrar la cancha» al incluir al funcionario en las negociaciones sobre otro tema.

«Queremos un diálogo permanente con un fin concreto: erradicar el trabajo en negro y por supuesto, las condiciones de servidumbre que la justicia está investigando», afirmó. «Solicitamos no sólo la predisposición, sino la colaboración en la tarea inspectiva que muchas veces resultó hostil», dijo el ministro pidiendo a los empresarios agropecuarios que se «pronuncien» contra el trabajo esclavo en el campo y que se constituya una mesa de diálogo «para revertir esta situación y avanzar en la registración del trabajo rural».

Además, indicó que proximamente los convocará para analizar el tema, pero les adivirtió: «Si lo que me van a pedir es una rebaja de los aportes patronales, más vale que no perdamos el tiempo».

Tomada denunció que sobre aproximadamente un millón de trabajadores rurales «hay unos 600.000 no registrados» y consideró que «sería importante» que el secretario general de Uatre, Gerónimo Venegas, sindicalista alineado al duhaldismo, que se «exprese sobre este tema, en defensa de los trabajadores del sector».

Y sobre su participación en el encuentro de esta mañana, subrayó: «Considero que en una reunión donde se habla de la rentabilidad del sector, es necesario que también se analice la forma en que los beneficios de la actividad también lleguen a los trabajadores del sector».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *