Acuerdo colaboración entre CCeIS y la CAC: la foto del mercado negro salteño

Acuerdo colaboración entre Cámara de Comercio e Industria de Salta y la CAC: la foto del mercado negro salteño.
La venta ilegal en cualquiera de sus formas, es una modalidad viral de competencia desleal que ha infectado el circuito comercial, a lo largo de todo el país. Conocida también como “economía subterránea”, cual enfermedad oportunista, se ha expandido sigilosamente, adquiriendo diferentes formas: tenderos, ambulantes, ferias americanas, mercado de pulgas e incluso locales comerciales de venta de música, electrónica y telefonía celular. En Salta, particularmente, el llamado comercio “multipunto” ha captado la atención de todos los estratos socio-económicos, quienes aceptan sin dudar la oferta de un mercado negro que les brinda la posibilidad cierta de adquirir, de 3 a 10 veces menos el valor de un producto comprado en forma “legal” (No olvidemos que comprar en un local debidamente habilitado, no garantiza que el consumidor final lleve su factura al finalizar la compra y, en algunos casos, hasta causa molestia a algunos comerciantes, cuando se les solicita el comprobante de compra y como contrapartida la respuesta suele ser: “Si es para cambio, con la bolsa es suficiente”). No obstante, la pregunta es ¿cómo lograr conducta fiscal y de compra legítima, cuando quien compra la imitación o la copia “trucha” o el celular robado no se autocuestiona, porque en su bolsillo el dinero rinde más de esa manera? Hoy, la tendencia a tomar el desvío es cada vez mayor, sin embargo, el Estado sigue parado del lado del mostrador donde está la caja recaudadora, mirando de soslayo los efectos en la economía de mercado. En este punto, cabe un sinceramiento respecto de si llegará ese mecanismo eficaz que combata un consumo masivo, brindando alternativas de solución, válidas a largo plazo y no coyunturales.
El pasado martes 24 de mayo al mediodía, en las instalaciones de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, se llevó a cabo la firma del “Acuerdo de colaboración e informe de venta ilegal callejera y piratería a nivel nacional”, celebrado entre este organismo provincial y la Cámara  Argentina de Comercio (CAC), a través de la rúbrica de sus representantes, el Ing. Daniel Betzel y el Sr. Carlos de la Vega, respectivamente.
Tal como su nombre lo indica, se trata de llevar a cabo un relevamiento de los puestos de venta ilegal, que incluirá la colaboración de todas las cámaras participantes y será difundido en medios nacionales. En Salta, la Cámara de Comercio de la provincia dispondrá de este informe, para poder ser utilizado a nivel regional con el fin de apoyar el trabajo en contra de la venta ilegal.
Según lo prevé el artículo 3ro. del acuerdo firmado, los datos obtenidos se volcarán en una planilla de relevamiento y éste se realizará de lunes a viernes, tratando de cubrir diferentes días de la semana. Las mediciones se harán mes a mes, mientras que el informe será trimestral.
Una vez finalizado el acto de firma del acuerdo, el titular de la CAC, habló para la prensa local, brindando detalles respecto del relevamiento que ya viene realizando esta institución en la ciudad de Bs. As., expresando que “nosotros relevamos en Bs. As., todos los meses, 504 cuadras y más de mil veredas en todas las arterias comerciales, en todas las grandes estaciones de ferrocarril y las grandes plazas a donde, habitualmente, se instalan los que ejercitan la venta ilegal”, aclarando inmediatamente que “nosotros le llamamos venta ilegal a aquel que está en la vía pública asentado, que no está registrado, que no paga impuestos. Si es un empleado, no tiene ningún beneficio social porque está trabajando en negro y habitualmente venden mercadería falsificada, de dudoso origen, en muchos casos robada o de contrabando y, por supuesto, nunca pagan impuesto. Esto le genera un daño tremendo al comercio instalado, que se preocupa por embellecer las calles, por tener las arterias comerciales de los centros de las ciudades en las mejores condiciones y sufren de este comercio ilegal.”
De la Vega reveló que, según un estudio, “la diferencia que hay entre el que paga todos sus impuestos y el que no paga, es de 50%, pero si nosotros volvemos en las cadenas hacia atrás, el que vende en negro le ha comprado a alguien que fabrica en negro, que tiene empleados en negro, que compra materias primas en negro, entonces la evasión impositiva y, consecuentemente, el daño que le hacen en la competencia ilegítima a todos aquellos que cumplen es enorme.
El, Presidente de la CAC expresó que “lo ideal sería que todos se junten (en referencia a las autoridades policial, municipal, provincial, impositiva, aduanera) y en mancomunado esfuerzo podamos ir disminuyendo este flagelo”.
Consultado acerca del proyecto de ley que se encontraba en tratamiento en la Cámara de Senadores para enfocarse en el marco legal del comercio multipunto y su adaptación a la realidad del interior, de la Vega respondió que  “hay varias propuestas para que se establezca una legislación bien clara de cuáles deben ser  las condiciones edilicias, higiénicas, de seguridad, de capacidad de estacionamiento, con que deben contar estas edificaciones, que tienen que ser las mismas que cumple todo el comercio establecido, no puede haber excepciones”.
En referencia a mercadería que ingresa y su identificación como mercadería de contrabando, el Presidente de la CAC, manifestó que “es muy difícil saber si son de contrabando o no algunos productos, otros tienen que tener la estampilla fiscal y de ahí el mismo consumidor puede observar si tiene la estampilla de Aduana o no”, aunque comentó que “en Bs. As. estamos logrando que la Aduana, con la intervención de fiscales y otras autoridades, intervenga activamente y hay secuestros en distintos puntos del país cuando se detectan depósitos de mercadería ilegal porque hay verdaderos depósitos donde se acopia la mercadería y se distribuye a todo el país, a Salta, etc.”
De la Vega consideró de “enorme magnitud” la economía “negra” en el conjunto de la actividad económica del país, revelando que “se calcula que hay por lo menos una economía negra del 35%” y dejando en claro que existe una relación directa entre el trabajo en negro  y la economía en negro
En lo atinente al relevamiento en Salta, quisimos saber si se va a contemplar el factor humano, a lo que el titular de la institución respondió: “Por supuesto, hay que blanquear todo lo que se pueda de la economía, porque además, el que está trabajando en negro no tiene obra social, no tiene art, no tiene jubilación, no tiene ningún derecho, es un marginado y hay que incorporarlo a la vida comunitaria como corresponde”, no obstante, no quiso revelar la forma en que se instrumentará el relevamiento.
El objetivo, según de la Vega, a través de estos informes mensuales, “es crear conciencia en la sociedad, porque hasta que la sociedad no cambia, no se producen las modificaciones”.
A la hora de responder respecto a cómo cree que se puede achicar la brecha entre precio de lo legal vs. lo ilegal, teniendo en cuenta que un factor de incidencia significativa es la presión tributaria, que empuja a una demanda creciente de productos a menor valor, independientemente que sea legal o no, Carlos de la Vega respondió que “ahí ya tendríamos que hablar de otras cosas, como de una reforma impositiva que el país se debe desde hace décadas. Venimos con sistemas impositivos arcaicos que se perfeccionan en la técnica recaudatoria, pero tal vez no en establecer los niveles de impuestos que sean tolerables para la sociedad y que las tasas tan altas no induzcan a la evasión.”

Foto0053

La venta ilegal en cualquiera de sus formas, es una modalidad viral de competencia desleal que ha infectado el circuito comercial, a lo largo de todo el país. Conocida también como “economía subterránea”, cual enfermedad oportunista, se ha expandido sigilosamente, adquiriendo diferentes formas: tenderos, ambulantes, ferias americanas, mercado de pulgas e incluso locales comerciales de venta de música, electrónica y telefonía celular.

En Salta, particularmente, el llamado comercio “multipunto” ha captado la atención de todos los estratos socio-económicos, quienes aceptan sin dudar la oferta de un mercado negro que les brinda la posibilidad cierta de adquirir, de 3 a 10 veces menos el valor de un producto comprado en forma “legal”.

(No olvidemos que comprar en un local debidamente habilitado, no garantiza que el consumidor final lleve su factura al finalizar la compra y, en algunos casos, hasta causa molestia a algunos comerciantes, cuando se les solicita el comprobante de compra y como contrapartida la respuesta suele ser: “Si es para cambio, con la bolsa es suficiente”).

No obstante, la pregunta es ¿cómo lograr conducta fiscal y de compra legítima, cuando quien compra la imitación o la copia “trucha” o el celular robado no se autocuestiona, porque en su bolsillo el dinero rinde más de esa manera? Hoy, la tendencia a tomar el desvío es cada vez mayor, sin embargo, el Estado sigue parado del lado del mostrador donde está la caja recaudadora, mirando de soslayo los efectos en la economía de mercado.

En este punto, cabe un sinceramiento respecto de si llegará ese mecanismo eficaz que combata un consumo masivo, brindando alternativas de solución, válidas a largo plazo y no coyunturales.

El pasado martes 24 de mayo al mediodía, en las instalaciones de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, se llevó a cabo la firma del “Acuerdo de colaboración e informe de venta ilegal callejera y piratería a nivel nacional”, celebrado entre este organismo provincial y la Cámara  Argentina de Comercio (CAC), a través de la rúbrica de sus representantes, el Ing. Daniel Betzel y el Sr. Carlos de la Vega, respectivamente.

Tal como su nombre lo indica, se trata de llevar a cabo un relevamiento de los puestos de venta ilegal, que incluirá la colaboración de todas las cámaras participantes y será difundido en medios nacionales.

En Salta, la Cámara de Comercio de la provincia dispondrá de este informe, para poder ser utilizado a nivel regional con el fin de apoyar el trabajo en contra de la venta ilegal. 

Según lo prevé el artículo 3ro. del acuerdo firmado, los datos obtenidos se volcarán en una planilla de relevamiento y éste se realizará de lunes a viernes, tratando de cubrir diferentes días de la semana.

Las mediciones se harán mes a mes, mientras que el informe será trimestral.

Una vez finalizado el acto de firma del acuerdo, el titular de la CAC, habló para la prensa local, brindando detalles respecto del relevamiento que ya viene realizando esta institución en la ciudad de Bs. As., expresando que “nosotros relevamos en Bs. As., todos los meses, 504 cuadras y más de mil veredas en todas las arterias comerciales, en todas las grandes estaciones de ferrocarril y las grandes plazas a donde, habitualmente, se instalan los que ejercitan la venta ilegal”, aclarando inmediatamente que “nosotros le llamamos venta ilegal a aquel que está en la vía pública asentado, que no está registrado, que no paga impuestos. Si es un empleado, no tiene ningún beneficio social porque está trabajando en negro y habitualmente venden mercadería falsificada, de dudoso origen, en muchos casos robada o de contrabando y, por supuesto, nunca pagan impuesto.

Esto le genera un daño tremendo al comercio instalado, que se preocupa por embellecer las calles, por tener las arterias comerciales de los centros de las ciudades en las mejores condiciones y sufren de este comercio ilegal.” 

De la Vega reveló que, según un estudio, “la diferencia que hay entre el que paga todos sus impuestos y el que no paga, es de 50%, pero si nosotros volvemos en las cadenas hacia atrás, el que vende en negro le ha comprado a alguien que fabrica en negro, que tiene empleados en negro, que compra materias primas en negro, entonces la evasión impositiva y, consecuentemente, el daño que le hacen en la competencia ilegítima a todos aquellos que cumplen es enorme.

El Presidente de la CAC expresó que “lo ideal sería que todos se junten (en referencia a las autoridades policial, municipal, provincial, impositiva, aduanera) y en mancomunado esfuerzo podamos ir disminuyendo este flagelo”.

Consultado acerca del proyecto de ley que se encontraba en tratamiento en la Cámara de Senadores para enfocarse en el marco legal del comercio multipunto y su adaptación a la realidad del interior, de la Vega respondió que  “hay varias propuestas para que se establezca una legislación bien clara de cuáles deben ser  las condiciones edilicias, higiénicas, de seguridad, de capacidad de estacionamiento, con que deben contar estas edificaciones, que tienen que ser las mismas que cumple todo el comercio establecido, no puede haber excepciones”.

En referencia a mercadería que ingresa y su identificación como mercadería de contrabando, el Presidente de la CAC, manifestó que “es muy difícil saber si son de contrabando o no algunos productos, otros tienen que tener la estampilla fiscal y de ahí el mismo consumidor puede observar si tiene la estampilla de Aduana o no”, aunque comentó que “en Bs. As. estamos logrando que la Aduana, con la intervención de fiscales y otras autoridades, intervenga activamente y hay secuestros en distintos puntos del país cuando se detectan depósitos de mercadería ilegal porque hay verdaderos depósitos donde se acopia la mercadería y se distribuye a todo el país, a Salta, etc.

”De la Vega consideró de “enorme magnitud” la economía “negra” en el conjunto de la actividad económica del país, revelando que “se calcula que hay por lo menos una economía negra del 35%” y dejando en claro que existe una relación directa entre el trabajo en negro  y la economía en negro.

En lo atinente al relevamiento en Salta, quisimos saber si se va a contemplar el factor humano, a lo que el titular de la institución respondió: “Por supuesto, hay que blanquear todo lo que se pueda de la economía, porque además, el que está trabajando en negro no tiene obra social, no tiene art, no tiene jubilación, no tiene ningún derecho, es un marginado y hay que incorporarlo a la vida comunitaria como corresponde”, no obstante, no quiso revelar la forma en que se instrumentará el relevamiento.

El objetivo, según de la Vega, a través de estos informes mensuales, “es crear conciencia en la sociedad, porque hasta que la sociedad no cambia, no se producen las modificaciones”. 

A la hora de responder respecto a cómo cree que se puede achicar la brecha entre precio de lo legal vs. lo ilegal, teniendo en cuenta que un factor de incidencia significativa es la presión tributaria, que empuja a una demanda creciente de productos a menor valor, independientemente que sea legal o no, Carlos de la Vega respondió que “ahí ya tendríamos que hablar de otras cosas, como de una reforma impositiva que el país se debe desde hace décadas.

Venimos con sistemas impositivos arcaicos que se perfeccionan en la técnica recaudatoria, pero tal vez no en establecer los niveles de impuestos que sean tolerables para la sociedad y que las tasas tan altas no induzcan a la evasión.”

julio

Julio Frias para L@Hor@

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *