Popeye A campeón del preparación de béisbol

popeye A

Todo empezó y terminó el sábado por la tarde. Se enfrentaban el primero e invicto de la etapa clasificatoria Cachorros A contra el segundo, su rival de siempre, Popeye A. El antecedente más cercano era de hace menos de un mes, los del sur habían humillado al juvenil equipo de Gustavo “Loco” Gómez por diferencia.


Así llegaban los Cachorros, decididos a terminar la serie ese mismo día entonados por una colorida y bullanguera tribuna. Pero fueron los del norte los que, durante la primera parte del juego, llevaron las riendas del partido sacando rápidas diferencias. No los intimidó la velocidad que le imprimió desde el montículo Diego “el Zurdo” Corbalán ni los redoblantes, bombos y papelitos que bajaban de la hinchada local.

Hasta que se despertaron los bates sureños dormidos. Empezaron hacer contacto y lentamente achicar la diferencia que los espinacas habían logrado.

Los errores, que antes eran del local, se trasladaron al campo espinaca. En el octavo llegó el empate añorado, además los Cachorros tenían dos hombres en base. Los espinacas lograron terminar ese fatídico inning. Los del sur dejaron pasar la primera oportunidad de pasar al frente Empezaba el noveno, Nicolás Corbalán despachaba rápidamente a los bateadores espinacas.

Turno de los cachorreanos al bate. En un abrir y cerrar de ojos todas las bases de Popeye estaban llenas y solo había un out. Llegó el milagro en el home de la visita, cuando los locales ya festejaban, salió un batazo levantaron al corredor en home, segunda oportunidad perdida. Luego otro batazo por elevación que termina en fly, tercera oportunidad perdida.

Todos a extrainning. Ambas parcialidades no podían creer lo que había sucedido. Después de 3 horas y 9 inning todo seguía igual que al principio, casi igual ya que el sol se había perdido y la luz escaseaba.

Y como en el fútbol: “los goles que se erran en un arco…”, los espinacas ganaron la posibilidad de llegar al domingo con vida. Metieron 2 carreras en el décimo y ganaron un encuentro INCREIBLE. El score final fue Cachorros 8 Popeye 10.

El domingo los esperaba ansioso, ya no habría un mañana. De allí debía salir el campeón. Laureano “el Negro” Cufré debía levantar el ánimo de sus dirigidos. Habían tenido tres oportunidades de salir campeones, pero la suerte, el destino, alguna decisión equivocada o la combinación de ellas les había quitado esa posibilidad. Por otro lado llegaban los espinacas entonados por el triunfo agónico del día anterior.

Y sucedió que los del sur no pudieron olvidar lo que pasó el sábado y para colmo de males se encontraron con un soberbio Agustín Gómez en el montículo popeyano. Le puso toda su experiencia, durante los 9 inning, al servicio de un juvenil equipo. El resultado final fue de un contundente 9 a 0. Todo empezó y terminó el sábado por la tarde.

De esta manera el Popeye A se llevó el Preparación 2009 de la Liga Salteña de Béisbol y la copa Ciudad de Salta que el Municipio Capitalino puso en juego.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *