«Argentina tiene conciencia de la importancia de testimonios para que no se repitan holocaustos»

«Argentina tiene conciencia de la importancia de testimonios para que no se repitan holocaustos»
El canciller Hector Timerman afirmó que «en la Argentina tenemos plena conciencia de la importancia de los testimonios, para que no vuelvan a repetirse» nuevos holocaustos, al tiempo que el ministro de Educación, Alberto Sileoni, sostuvo que «no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.
Timerman y Sileoni encabezaron el acto por el «Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” que se desarrolló en el salón Libertador del Palacio San Martín.
Durante su discurso, el jefe de la cartera diplomática remarcó que “los argentinos tenemos plena conciencia de la importancia del testimonio (de los sobrevivientes)” porque, sin el recuerdo de lo ocurrido, estos hechos “pueden volver a pasar”.
Por su parte, el ministro de Educación hizo hincapié en la importancia de “fortalecer la mirada al pasado, no por morbo sino porque allí hay dolor, hay enseñanzas y delitos que no prescriben”.
Sileoni remarcó que “no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.
Además agregó: “Hay que enseñar teoremas, ciencia y tecnología, pero también hospitalidad y solidaridad”.
En referencia directa a las víctimas del Holocausto, Sileoni señaló que “no hay vida que no sea necesaria, que no sea imprescindible” y remarcó que “la escuela debe enseñar a que vivamos juntos”.
Además, el ministro destacó que «la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) ha expresado su admiración al pueblo judío por la defensa de la memoria” y cerró su discurso con la consigna “no olvidar, no olvidar, no olvidar”.
La apertura del acto estuvo a cargo del oficial de Información Pública del Centro de Información de la ONU, Gustavo Poch, quien leyó una carta redactada por el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en la que se señalaba que esta conmemoración estaba dedicada a la memoria de los niños y niñas asesinadas durante el holocausto “cuya contribución al mundo nunca conoceremos”.
La carta concluyó con un llamado a todas las naciones para que “protejan a los más vulnerables”.
Luego se procedió al encendido tradicional de las seis velas y fueron Timerman y el vicepresidente de la Daia, Angel Schindel, quienes encendieron la vela que sirvió de guia para encender las demás.
Más tarde habló el titular de la DAIA, Aldo Donzis, quien destacó la “clara actitud y compromiso del gobierno argentino en el grupo de investigación y estudio del Holocausto.
Durante su intervención, Donzis destacó que “olvidar sería un triunfo de los genocidas y los negacionistas contemporáneos”.
Estuvieron presente en el acto, el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri; el Subsecretario de Protección de Derechos Humanos, Luis Alén; las máximas autoridades de la colectividad judía argentina y sobrevivientes del Holocausto.
Irene Dab, sobreviviente del ghetto de Varsovia, fue la más aplaudida tras contar su historia que finalizó con su llegada a la Argentina en 1948 junto a su familia.
El momento más emotivo del acto se produjo cuando le tocó a hablar a Irene Dab, sobreviviente del Holocausto que llegó a la Argentina en 1948.
Dab comenzó su relato remarcando que siempre se preguntó si el Holocausto podría volver a suceder y que su vida estuvo atravesada por el dilema de “recordar u olvida, con el dolor que implica recordar”.
Finalmente, destacó su voluntad de “recordar para que no vuelva a suceder”.
Dab tenía cuatro años y vivía en Varsovia el 1 de septiembre de 1939 cuando comenzó la segunda guerra mundial.
Le tocó vivir dentro del conocido ghetto de Varsovia, escaparse, vivir con más de 5 familias polacas y una identidad falsa, hasta que la capturaron y la volvieron a llevar al ghetto.
El discurso de Irene Dab concluyó con la lectura de una carta de su hijo que finalizaba con un categórico “nunca más, ningún holocausto”.
Por su parte, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, destacó que “hoy es un día muy emotivo” y que a pesar de la distancia temporal con el Holocausto todavía “nos queda mucho por seguir aprendiendo”.
Este año la Cancillería argentina ejerce la presidencia pro-témpore del Capítulo local de la International Task Force (ITF) para la rememoración, educación e investigación del Holocausto. El Capítulo local está integrado además por varios ministerios y organizaciones de la sociedad civil.
El 27 de enero como «Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 1° de noviembre de 2005, en conmemoración de la liberación del campo de exterminio Auschwitz-Birkenau, el 27 de enero de 1945.

holocaustro

El canciller Hector Timerman afirmó que «en la Argentina tenemos plena conciencia de la importancia de los testimonios, para que no vuelvan a repetirse» nuevos holocaustos, al tiempo que el ministro de Educación, Alberto Sileoni, sostuvo que «no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.

Timerman y Sileoni encabezaron el acto por el «Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” que se desarrolló en el salón Libertador del Palacio San Martín.

Durante su discurso, el jefe de la cartera diplomática remarcó que “los argentinos tenemos plena conciencia de la importancia del testimonio (de los sobrevivientes)” porque, sin el recuerdo de lo ocurrido, estos hechos “pueden volver a pasar”.

Por su parte, el ministro de Educación hizo hincapié en la importancia de “fortalecer la mirada al pasado, no por morbo sino porque allí hay dolor, hay enseñanzas y delitos que no prescriben”.
Sileoni remarcó que “no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.

Además agregó: “Hay que enseñar teoremas, ciencia y tecnología, pero también hospitalidad y solidaridad”.

En referencia directa a las víctimas del Holocausto, Sileoni señaló que “no hay vida que no sea necesaria, que no sea imprescindible” y remarcó que “la escuela debe enseñar a que vivamos juntos”.

Además, el ministro destacó que «la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) ha expresado su admiración al pueblo judío por la defensa de la memoria” y cerró su discurso con la consigna “no olvidar, no olvidar, no olvidar”.

La apertura del acto estuvo a cargo del oficial de Información Pública del Centro de Información de la ONU, Gustavo Poch, quien leyó una carta redactada por el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en la que se señalaba que esta conmemoración estaba dedicada a la memoria de los niños y niñas asesinadas durante el holocausto “cuya contribución al mundo nunca conoceremos”.
La carta concluyó con un llamado a todas las naciones para que “protejan a los más vulnerables”.

Luego se procedió al encendido tradicional de las seis velas y fueron Timerman y el vicepresidente de la Daia, Angel Schindel, quienes encendieron la vela que sirvió de guia para encender las demás.

Más tarde habló el titular de la DAIA, Aldo Donzis, quien destacó la “clara actitud y compromiso del gobierno argentino en el grupo de investigación y estudio del Holocausto.
Durante su intervención, Donzis destacó que “olvidar sería un triunfo de los genocidas y los negacionistas contemporáneos”.

Estuvieron presente en el acto, el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri; el Subsecretario de Protección de Derechos Humanos, Luis Alén; las máximas autoridades de la colectividad judía argentina y sobrevivientes del Holocausto.
Irene Dab, sobreviviente del ghetto de Varsovia, fue la más aplaudida tras contar su historia que finalizó con su llegada a la Argentina en 1948 junto a su familia.

El momento más emotivo del acto se produjo cuando le tocó a hablar a Irene Dab, sobreviviente del Holocausto que llegó a la Argentina en 1948.
Dab comenzó su relato remarcando que siempre se preguntó si el Holocausto podría volver a suceder y que su vida estuvo atravesada por el dilema de “recordar u olvida, con el dolor que implica recordar”.

Finalmente, destacó su voluntad de “recordar para que no vuelva a suceder”.
Dab tenía cuatro años y vivía en Varsovia el 1 de septiembre de 1939 cuando comenzó la segunda guerra mundial.
Le tocó vivir dentro del conocido ghetto de Varsovia, escaparse, vivir con más de 5 familias polacas y una identidad falsa, hasta que la capturaron y la volvieron a llevar al ghetto.

El discurso de Irene Dab concluyó con la lectura de una carta de su hijo que finalizaba con un categórico “nunca más, ningún holocausto”.

Por su parte, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, destacó que “hoy es un día muy emotivo” y que a pesar de la distancia temporal con el Holocausto todavía “nos queda mucho por seguir aprendiendo”.

Este año la Cancillería argentina ejerce la presidencia pro-témpore del Capítulo local de la International Task Force (ITF) para la rememoración, educación e investigación del Holocausto. El Capítulo local está integrado además por varios ministerios y organizaciones de la sociedad civil.

El 27 de enero como «Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 1° de noviembre de 2005, en conmemoración de la liberación del campo de exterminio Auschwitz-Birkenau, el 27 de enero de 1945.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

«Argentina tiene conciencia de la importancia de testimonios para que no se repitan holocaustos»

«Argentina tiene conciencia de la importancia de testimonios para que no se repitan holocaustos»
El canciller Hector Timerman afirmó que «en la Argentina tenemos plena conciencia de la importancia de los testimonios, para que no vuelvan a repetirse» nuevos holocaustos, al tiempo que el ministro de Educación, Alberto Sileoni, sostuvo que «no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.
Timerman y Sileoni encabezaron el acto por el «Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” que se desarrolló en el salón Libertador del Palacio San Martín.
Durante su discurso, el jefe de la cartera diplomática remarcó que “los argentinos tenemos plena conciencia de la importancia del testimonio (de los sobrevivientes)” porque, sin el recuerdo de lo ocurrido, estos hechos “pueden volver a pasar”.
Por su parte, el ministro de Educación hizo hincapié en la importancia de “fortalecer la mirada al pasado, no por morbo sino porque allí hay dolor, hay enseñanzas y delitos que no prescriben”.
Sileoni remarcó que “no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.
Además agregó: “Hay que enseñar teoremas, ciencia y tecnología, pero también hospitalidad y solidaridad”.
En referencia directa a las víctimas del Holocausto, Sileoni señaló que “no hay vida que no sea necesaria, que no sea imprescindible” y remarcó que “la escuela debe enseñar a que vivamos juntos”.
Además, el ministro destacó que «la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) ha expresado su admiración al pueblo judío por la defensa de la memoria” y cerró su discurso con la consigna “no olvidar, no olvidar, no olvidar”.
La apertura del acto estuvo a cargo del oficial de Información Pública del Centro de Información de la ONU, Gustavo Poch, quien leyó una carta redactada por el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en la que se señalaba que esta conmemoración estaba dedicada a la memoria de los niños y niñas asesinadas durante el holocausto “cuya contribución al mundo nunca conoceremos”.
La carta concluyó con un llamado a todas las naciones para que “protejan a los más vulnerables”.
Luego se procedió al encendido tradicional de las seis velas y fueron Timerman y el vicepresidente de la Daia, Angel Schindel, quienes encendieron la vela que sirvió de guia para encender las demás.
Más tarde habló el titular de la DAIA, Aldo Donzis, quien destacó la “clara actitud y compromiso del gobierno argentino en el grupo de investigación y estudio del Holocausto.
Durante su intervención, Donzis destacó que “olvidar sería un triunfo de los genocidas y los negacionistas contemporáneos”.
Estuvieron presente en el acto, el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri; el Subsecretario de Protección de Derechos Humanos, Luis Alén; las máximas autoridades de la colectividad judía argentina y sobrevivientes del Holocausto.
Irene Dab, sobreviviente del ghetto de Varsovia, fue la más aplaudida tras contar su historia que finalizó con su llegada a la Argentina en 1948 junto a su familia.
El momento más emotivo del acto se produjo cuando le tocó a hablar a Irene Dab, sobreviviente del Holocausto que llegó a la Argentina en 1948.
Dab comenzó su relato remarcando que siempre se preguntó si el Holocausto podría volver a suceder y que su vida estuvo atravesada por el dilema de “recordar u olvida, con el dolor que implica recordar”.
Finalmente, destacó su voluntad de “recordar para que no vuelva a suceder”.
Dab tenía cuatro años y vivía en Varsovia el 1 de septiembre de 1939 cuando comenzó la segunda guerra mundial.
Le tocó vivir dentro del conocido ghetto de Varsovia, escaparse, vivir con más de 5 familias polacas y una identidad falsa, hasta que la capturaron y la volvieron a llevar al ghetto.
El discurso de Irene Dab concluyó con la lectura de una carta de su hijo que finalizaba con un categórico “nunca más, ningún holocausto”.
Por su parte, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, destacó que “hoy es un día muy emotivo” y que a pesar de la distancia temporal con el Holocausto todavía “nos queda mucho por seguir aprendiendo”.
Este año la Cancillería argentina ejerce la presidencia pro-témpore del Capítulo local de la International Task Force (ITF) para la rememoración, educación e investigación del Holocausto. El Capítulo local está integrado además por varios ministerios y organizaciones de la sociedad civil.
El 27 de enero como «Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto” fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el 1° de noviembre de 2005, en conmemoración de la liberación del campo de exterminio Auschwitz-Birkenau, el 27 de enero de 1945.
holocaustro
El canciller Hector Timerman afirmó que «en la Argentina tenemos plena conciencia de la importancia de los testimonios, para que no vuelvan a repetirse» nuevos holocaustos, al tiempo que el ministro de Educación, Alberto Sileoni, sostuvo que «no es posible construir un futuro si no es pensando en lo que hemos dejado atrás”.

Segir leyendo ««Argentina tiene conciencia de la importancia de testimonios para que no se repitan holocaustos»»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *