Criterios de calidad para una televisión destinada a la niñez y adolescencia

Concluyeron la elaboración de éste documento que está destinado a medios audiovisuales en general según lo informado por el representante del CONCAI Federico Dada.

El Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia (CONACAI), concluyó la elaboración del documento “Criterios de calidad para una televisión destinada a la niñez y adolescencia”, dirigido a medios de comunicación audiovisual y a la sociedad en general.

Lo informó el representante provincial en ese organismo federal, Federico Dada, quien forma parte del mismo como representante ante la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual y trabajó en la confección del documento.

Dada indicó que los “Criterios de calidad para una televisión destinada a la niñez y adolescencia” están destinados a medios audiovisuales en general y en particular a directivos de canales de televisión, programadores, productores, directores, guionistas y todos aquellos que incidan sobre la creación de contenidos audiovisuales que alcancen a niñas, niños y adolescentes.

“Este documento es una base que servirá para construir medios audiovisuales de calidad y con respeto hacia la niñez y la adolescencia”, señaló Dada, quien explicó que dichos Criterios son el resultado del debate y acuerdo de las instancias gubernamentales y organizaciones sociales nucleadas en el Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia.

Algunas precisiones

Entre los criterios de calidad para una televisión para la niñez y adolescencia, que estableció el Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual, se encuentran aquellos relativos a la diversidad, el federalismo, los hábitos saludables, la identidad, la capacidad crítica, y la recreación.

El documento recomienda que en los contenidos se incorpore la diversidad en sus múltiples dimensiones, como la cultural, de género, de ideas y formas de entender el mundo, de capacidades, contextos sociales y realidades socioeconómicas, credos, rasgos físicos y lenguas.

Sobre el federalismo insta a la promoción del respeto y la presencia en pantalla de las realidades de las diferentes regiones y provincias del país, impulsando especialmente una producción de contenidos de carácter federal.

También propone la inclusión de las perspectivas de niñas, niños y adolescentes, a través de sus voces y opiniones, prestando atención a las diferencias originadas en su pertenencia social, evitando la estigmatización.

El documento también promueve que se incentive la autoestima y promoción de la integridad y el respeto a la identidad de los niños y adolescentes, evitando situaciones de humillación o ridiculización, la transmisión de prejuicios y estereotipos o cualquier otra forma de discriminación en la televisión.

Se insta además a que se promocionen hábitos de cuidado del cuerpo y el ambiente, evitando la emisión de mensajes que inciten a una nutrición de baja calidad y al consumo de sustancias psicoactivas.

La identidad es otro punto destacado: que lo emitido relativo a niños, niñas y adolescentes, atienda a las particularidades locales y la cultura propia de cada región del país, promoviendo el respeto y la difusión de las diversas lenguas en uso en nuestro territorio nacional.

Entre las propuestas para una TV de calidad para los menores, está el acceso a información contextualizada y adaptada a la comprensión de niñas, niños y adolescentes, evitando la morbosidad e imágenes crueles y escenas violentas.

Y busca se observe la protección integral en las noticias que involucren a niñas, niños y adolescentes, no aportando datos que permitan su identificación pública en situaciones de violencia.

Cabe recordar que el CONACAI es un organismo federal, que integran las Provincias, organismos nacionales e instituciones sociales que trabajan en niñez y adolescencia, y atiende a la promoción, protección y defensa de la niñez y adolescencia en los medios de comunicación audiovisual.
DOCUMENTO COMPLETO
CRITERIOS DE CALIDAD PARA UNA TELEVISIÓN DESTINADA A LA NIÑEZ Y ADOLESCENCIA

El presente documento es el producto del debate y acuerdo de las instancias gubernamentales y organizaciones sociales nucleadas en el Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia. No se trata de una receta acabada, sino de una base para construir medios audiovisuales de calidad para la niñez y la adolescencia.

1. Promoción, protección y defensa de Derechos.
Contenidos de la programación compatibles con los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, sus principios, fundamentaciones y regulaciones (en el marco de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y Leyes Nacionales y provinciales: de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes 26.061, Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual 26.522 y Ley Nacional de Educación 26.206).

2. Diversidad.
Incorporación de la diversidad en sus dimensiones: cultural, de género, de ideas y formas de entender el mundo, de capacidades, contextos sociales y realidades socioeconómicas, credos, orígenes, rasgos físicos y lenguas. En la grilla de programación ha de estar presente, también, la diversidad de géneros, estéticas, formatos y procedencia, fuente u origen de los contenidos.

3. Federalismo.
Promoción del respeto y la presencia en pantalla de las realidades de las diferentes regiones y provincias del país, impulsando especialmente una producción de contenidos de carácter federal.

4. Voz propia.
Inclusión de las perspectivas de niñas, niños y adolescentes, a través de sus voces, opiniones, intereses y puntos de vista, prestando atención a las diferencias originadas en su pertenencia social, evitando la estigmatización y propiciando una contribución activa de ellos en la generación de los contenidos.

5. Dignidad
Incentivo de la autoestima y promoción de la integridad y el respeto a la identidad, evitando situaciones de humillación o ridiculización, la transmisión de prejuicios y estereotipos o cualquier otra forma de discriminación. Contribución a la comprensión social de niñas, niños y adolescentes como sujeto de derecho. La violencia física o simbólica no debe ser apelada como forma de entretenimiento o como vía de resolución de conflictos.

6. Hábitos saludables.
Producción y difusión de mensajes apropiados al público al que van dirigidos desde el punto de vista cognitivo, emocional y de desarrollo, evitando incentivar el consumismo y las conductas destructivas y auto-destructivas. Promoción de hábitos de cuidado del cuerpo y el ambiente, evitando la emisión de mensajes que inciten a una nutrición de baja calidad y al consumo de sustancias psicoactivas. Exclusión de estereotipos corporales que puedan llevar a afecciones derivadas de trastornos alimenticios.

7. Identidad.
Integración de las particularidades locales y la cultura propia de cada región del país, promoviendo el respeto y la difusión de las diversas lenguas en uso en nuestro territorio nacional. Los contenidos audiovisuales deben tender a afianzar los vínculos que niñas, niños y adolescentes tienen con sus comunidades.

8. Capacidad crítica.
Estímulo de la capacidad de observar y analizar críticamente las representaciones de la realidad que ofrecen los medios de comunicación, propiciando la reflexión, la creatividad y la imaginación.

9. Curiosidad.
Fomento de la creatividad e incentivo del interés por la investigación, la experimentación, el placer del descubrimiento, la búsqueda del conocimiento y todos los lenguajes artísticos.

10. Participación.
Promoción de la construcción de ciudadanía mediante el ejercicio de los derechos, la participación, la organización social y los valores de la cultura democrática.

11. Información.
Acceso a información local, nacional e internacional, contextualizada y adaptada a la comprensión de niñas, niños y adolescentes, que aporte a la comprensión de los procesos sociales en esas tres instancias, evitando la morbosidad e imágenes crueles y escenas violentas que no resulten imprescindibles para la conocimiento del hecho noticioso.
Observación de la protección integral en las noticias que involucren a niñas, niños y adolescentes, no aportando datos que permitan su identificación pública en situaciones de violencia.

12. Recreación.
Impulso a la diversión, al tiempo libre, al esparcimiento saludable, al juego, incentivando a la actividad física, más allá de las pantallas y las tecnologías.

13. Audiencias.
Distinción de las diferentes edades, posibilitando identificar los grupos etarios a los que, en cada caso, se dirige la programación mediante los temas como por los tratamientos elegidos.
Consideración responsable sobre la posibilidad de que los contenidos audiovisuales lleguen a un público de menor edad al identificado como destinatario.

14. Producción.
Jerarquización de la producción dirigida a los niños y adolescentes como una especialidad compleja, que debe reunir los mayores estándares en materia de los recursos invertidos, la tecnología utilizada, la actualidad de temas y abordajes, el tratamiento técnico y estético y la creatividad y originalidad puestas de manifiesto. Observación estricta de las normativas respecto del trabajo infantil cuando participen niños en las producciones audiovisuales, evitando someter a los niños más pequeños a situaciones traumáticas innecesarias.

CABA, Julio 2012.
Federico Dada
Representante de la Provincia ante la Autoridad Federal de Servicios de
Comunicación Audiovisual y el Consejo Federal de Comunicación Audiovisual
Gobierno de la Provincia de Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *