Cocinas solares: una alternativa para crear fuentes de empleo

Cocinas solares: una alternativa para crear fuentes de empleo
Personas de la Cooperativa 26 de Agosto están realizando 55 hornos solares que serán entregados los Centros Integradores Comunitarios de las regiones de Cuyo, NOA y NEA.
Diez personas trabajan día a día cortando, barnizando y pintando madera para fabricar cocinas solares. Mediante un programa del Gobierno de la Nación, coordinado por la Municipalidad, se logró crear fuentes de trabajo para los integrantes de la Cooperativa 26 de Agosto, que está realizando 55 cocinas solares bajo la supervisión y coordinación de la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad. Esta mañana, en el Parque Industrial, se expusieron las primeras cinco cocinas que ya fueron probadas.
“Estamos muy contentos porque terminó la primera etapa de capacitación que brindó el Instituto Nacional de Energía No Convencionales (INENCO), dependiente de la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Los cooperativistas se capacitaron y comenzaron con la primera etapa de la fabricación de las cocinas. Ya se están terminando 55 cocinas, que se encuentran insertas en el mercado, porque van a ser instaladas en CIC de las regiones de Cuyo, NOA y NEA”, aseguró la secretaria de Gobierno de la comuna, Gisella Moreno.
La funcionaria también contó que quedan dos etapas de mejoramiento de cocinas a leña y cocinas solares. “Vamos a fabricar 165 cocinas. Esto forma parte de un megaproyecto que es un polo productivo que la Municipalidad va a desarrollar en la zona sudeste, con la ayuda del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación”, señaló Moreno.
“Con esto le damos calificación al trabajo. Esta gente fue capacitada por un instituto prestigioso como el INENCO. Son personas que se pueden insertar en cualquier mercado laboral independiente. Ya tienen su propia cooperativa y cobran por la venta de las cocinas solares. La idea es insertar a los desocupados al mercado con mayor calificación”, señaló.
Desde Gobierno también se estacó que las cocinas solares no utilizan carbono u otro tipo de gas, lo que hace que estos aparatos sean absolutamente ecológicos. “Es un proyecto para imitar. La idea es incorporar a más cooperativas”, señaló Gisella Moreno.
Por su parte, Ricardo Caso, técnico del INENCO, señaló: “Estamos satisfechos por haber capacitado a esta cooperativa. Ellos respondieron bien a lo que les planteamos. Como toda persona que no conoce los beneficios de la energía del sol, al principio descreían de ellos. Pero cuando terminaron la capacitación hicimos una demostración. Justo ese día estaba muy soleado y cocinamos pizzas y carnes. Terminaron convencidos de que realmente sirve este horno, que levanta hasta 150 grados”.
Caso dijo que “tratamos que todos los materiales para realizar el horno sean simples. Por eso los tambores de aceite de 200 litros son reciclados y todo el resto del material se consigue en el mercado local: maderas, vidrios, chapas y lana de vidrio”.
Para que la cocina solar funcione, lo principal es que haya radiación, más allá de la temperatura externa. “Si tenemos un día soleado y con 30 grados, seguramente la cocina va a funcionar a la perfección”, dijo Ricardo Caso.
Estas cocinas son ideales para la zona de la puna, desde Bolivia hasta Mendoza, y pueden durar toda la vida mientras no se las deje a la intemperie y bajo la lluvia.
El aporte monetario que realiza el Ministerio de Desarrollo de la Nación cubre la compra de materiales, herramientas, capacitación, y mano de obra. Y asciende a los 178.558 pesos.Personas de la Cooperativa 26 de Agosto están realizando 55 hornos solares que serán entregados los Centros Integradores Comunitarios de las regiones de Cuyo, NOA y NEA.

cocina_solares_6

Diez personas trabajan día a día cortando, barnizando y pintando madera para fabricar cocinas solares. Mediante un programa del Gobierno de la Nación, coordinado por la Municipalidad, se logró crear fuentes de trabajo para los integrantes de la Cooperativa 26 de Agosto, que está realizando 55 cocinas solares bajo la supervisión y coordinación de la Secretaría de Gobierno de la Municipalidad.

Esta mañana, en el Parque Industrial, se expusieron las primeras cinco cocinas que ya fueron probadas.  

“Estamos muy contentos porque terminó la primera etapa de capacitación que brindó el Instituto Nacional de Energía No Convencionales (INENCO), dependiente de la Universidad Nacional de Salta (UNSa).

Los cooperativistas se capacitaron y comenzaron con la primera etapa de la fabricación de las cocinas. Ya se están terminando 55 cocinas, que se encuentran insertas en el mercado, porque van a ser instaladas en CIC de las regiones de Cuyo, NOA y NEA”, aseguró la secretaria de Gobierno de la comuna, Gisella Moreno. 

La funcionaria también contó que quedan dos etapas de mejoramiento de cocinas a leña y cocinas solares.

“Vamos a fabricar 165 cocinas. Esto forma parte de un megaproyecto que es un polo productivo que la Municipalidad va a desarrollar en la zona sudeste, con la ayuda del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación”, señaló Moreno.

“Con esto le damos calificación al trabajo. Esta gente fue capacitada por un instituto prestigioso como el INENCO. Son personas que se pueden insertar en cualquier mercado laboral independiente. Ya tienen su propia cooperativa y cobran por la venta de las cocinas solares. La idea es insertar a los desocupados al mercado con mayor calificación”, señaló.  

Desde Gobierno también se estacó que las cocinas solares no utilizan carbono u otro tipo de gas, lo que hace que estos aparatos sean absolutamente ecológicos. “Es un proyecto para imitar. La idea es incorporar a más cooperativas”, señaló Gisella Moreno.

Por su parte, Ricardo Caso, técnico del INENCO, señaló: “Estamos satisfechos por haber capacitado a esta cooperativa. Ellos respondieron bien a lo que les planteamos. Como toda persona que no conoce los beneficios de la energía del sol, al principio descreían de ellos. Pero cuando terminaron la capacitación hicimos una demostración. Justo ese día estaba muy soleado y cocinamos pizzas y carnes. Terminaron convencidos de que realmente sirve este horno, que levanta hasta 150 grados”.

Caso dijo que “tratamos que todos los materiales para realizar el horno sean simples. Por eso los tambores de aceite de 200 litros son reciclados y todo el resto del material se consigue en el mercado local: maderas, vidrios, chapas y lana de vidrio”.

Para que la cocina solar funcione, lo principal es que haya radiación, más allá de la temperatura externa.

“Si tenemos un día soleado y con 30 grados, seguramente la cocina va a funcionar a la perfección”, dijo Ricardo Caso. 

Estas cocinas son ideales para la zona de la puna, desde Bolivia hasta Mendoza, y pueden durar toda la vida mientras no se las deje a la intemperie y bajo la lluvia. 

El aporte monetario que realiza el Ministerio de Desarrollo de la Nación cubre la compra de materiales, herramientas, capacitación, y mano de obra. Y asciende a los 178.558 pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *