Nanotecnólogos por un día en el INTI

La Fundación Argentina de Nanotecnología organizó un concurso para la difusión de esta disciplina en escuelas secundarias. El INTI recibió a estudiantes premiados, quienes experimentaron trabajar en la sala limpia del Centro de Electrónica e Informática.

El mundo de la nanotecnología está aquí y llegó para quedarse. La Fundación Argentina de Nanotecnología (FAN) organizó un concurso para la difusión de la nanotecnología en colegios secundarios, que forma parte de un programa más amplio que se denomina Encuentros de Nanotecnología para la Industria y la Sociedad. Esta iniciativa tiene como objetivo favorecer el intercambio de información entre científicos, empresarios e industriales para mantenerlos actualizados sobre los avances en nanotecnología y su potencial.
Los objetivos del concurso de la FAN en colegios secundarios de la Ciudad de Buenos Aires abarcan varios aspectos, “en principio la intención fue la difusión de la nanotecnología y la sensibilización temprana de estos temas en las escuelas que no tienen incorporada en sus programas educativos esta especialidad”, afirmó Paulo Belloso, coordinador de los Encuentros de Nanotecnología para la Industria y la Sociedad. “Al avanzar con el proyecto se observó el grado de inserción, disponibilidad y entusiasmo que mostraban los alumnos cuando brindábamos las charlas -comenta Belloso- y se decidió entonces profundizar la propuesta e incentivar a los chicos a que sigan carreras como física, química e ingeniería donde puedan especializarse en nanotecnología”. A su vez, la FAN produjo materiales de estudio junto a algunas traducciones y materiales con mediación pedagógica destinados a los alumnos.
Se presentaron 60 trabajos de tres colegios técnicos de la Ciudad de Buenos Aires y 12 fueron premiados. En la FAN aseguran que “la idea es extender el programa a todas las provincias del país”. El premio consistió en una donación de 3.000 pesos al club de ciencias de la escuela para la compra de equipamiento, la visita de los alumnos a laboratorios de nanotecnología y una orden de compra de 500 pesos para la adquisición de bibliografía.

El jurado del concurso fue el Consejo Asesor de la FAN que está integrado por representantes del INTI, de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), del Instituto de Investigación Fisicoquímicas, Teóricas y Aplicadas (INIFTA) de la Universidad de la Plata, de la Universidad de Buenos Aires y representantes de otras instituciones públicas y privadas. Dentro del comité asesor se eligieron tres evaluadores a cargo de seleccionar los trabajos ganadores.

Despertar vocaciones tecnológicas

De los 12 alumnos premiados, cuatro vivieron la experiencia de se nanotecnólogos por un día en la Unidad Técnica de Micro y Nanosistemas del Centro INTI-Electrónica e Informática. En diálogo con Saber Cómo, el licenciado Gustavo Giménez, integrante del laboratorio, comentó: “En nuestra área se vienen desarrollando líneas de trabajo que tienen que ver con el diseño y la fabricación de sensores, biosensores, electrodos y actuadores, entre otros dispositivos. Trabajamos fundamentalmente con microsistemas y nanosistemas, casi siempre en conjunto con otros centros del INTI y otras instituciones del Estado y empresas”.
Los alumnos que visitaron el INTI pertenecen a la Escuela Técnica Nº 28 República Francesa. Alejandro Pacagnini escribió un trabajo sobre nanotecnología como “El difuso límite entre la física cuántica y la física clásica”; Gabriel De Domincis basó su estudio en “Nanomedicina aplicada en diabetes y alimentos”; Christian Medina presentó un trabajo al que llamó “Nanotecnología aplicada a los paneles fotovoltaicos” y Santiago Leone realizó un estudio sobre “Nanofiltración de aguas”.
Oscar Barros es el docente encargado de guiar y entusiasmar a los alumnos con la nanotecnología. Es un desafío sembrar este tipo de inquietudes en alumnos secundarios. Para ello, profesores y alumnos tuvieron el apoyo del doctor Galo Soler Illía y del ingeniero Daniel Lupi.

“El desarrollo de la nanotecnología es un cambio de paradigma. Yo recuerdo el cambio en la década del 50, cuando se incorporaron las válvulas a transistores y ahora caminamos de lo micro a lo nano”, comenta sin ocultar el entusiasmo el profesor Barros. Para todo docente, “la clave está en despertar vocaciones y por esto, creo que la visita al laboratorio de nanotecnología del INTI es fundamental. Las charlas ayudan mucho para que los alumnos puedan identificar qué les gusta y qué quieren estudiar; pero el hecho de participar y trabajar en el área de nanotecnología, aunque sea sólo por un día, puede despertar vocaciones”, afirmó el profesor Oscar Barros.
Qué es la nanotecnología
La nanotecnología puede definirse como la ingeniería de la materia a escalas de menos de 100 nanómetros con el propósito de obtener propiedades y funciones dependientes del tamaño. De tal modo, la relevancia de la nanotecnología reside en la importancia de controlar la materia en la nanoescala (mil millones de nanómetros hacen un metro). Según la FAN, esta nueva tecnología “permite la creación de materiales funcionales, dispositivos y sistemas mediante el aprovechamiento de nuevos fenómenos y propiedades (físicas, químicas y biológicas) a esa escala de longitudes”. Se aplica en áreas tan diversas como medicina, alimentos, energía, industria del acero, sensado de elementos peligrosos, tales como drogas, explosivos, agentes biológicos, entre otros usos varios. Si bien la “revolución nanotecnológica” está en sus comienzos, el impacto en la producción de bienes, salud y ambiente, entre otras áreas, es una realidad. Conocer las características peculiares de estas tecnologías para que se incorporen al medio industrial, es una tarea necesaria que el INTI emprende con vigor.

Más información:
www.inti.gov.ar/nanotecnologia
www.fan.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *