Joaquín Guil, condenado a 8 años de prisión por abuso contra hermana de militante de JP

04/10/2023

El Tribunal Oral Criminal Federal (TOCF) 1 de Salta condenó hoy, por unanimidad, a la pena de ocho años de prisión al exjefe policial Joaquín Guil, por abuso sexual en perjuicio de la hermana de un militante de la Juventud Peronista (JP) asesinado en 1975 por la policía provincial, en un procedimiento ilegal por el que el acusado ya fue condenado.

Los jueces consideraron a Guil coautor mediato de abuso deshonesto agravado por el uso de fuerza o intimidación de las personas, por la calidad de los autores y por el concurso de dos o más personas, en perjuicio de la hermana de un militante de la JP y la organización Montoneros asesinado en un procedimiento ilegal, al tiempo que declararon estos delitos de lesa humanidad.

Asimismo, decidieron mantener la modalidad de prisión domiciliaria del condenado, hasta que la sentencia quede firme, y fijaron fecha para la lectura de los fundamentos de la sentencia para el viernes 20 de octubre, a las 13, atento a la complejidad de la causa.

La mujer fue "para gestionar y obtener la autorización que le fue requerida en la morgue del hospital San Bernardo, para poder retirar el cadáver de su hermano, abatido por personal policial", en un procedimiento ilegal por el que Guil ya fue juzgado y condenado.

Según el requerimiento, al llegar la víctima fue atendida por un agente y luego "por quien se comportaba como el jefe de la Policía, con autoridad y voz de mando", quien ordenó que la trasladen a una habitación para ser requisada. Una vez allí, frente a unos 20 policías uniformados, fue abusada sexualmente.

Por ello, el Ministerio Público Fiscal acusó a Guil, "en su calidad de director de Seguridad de la Policía de Salta y, por lo tanto, integrante de la cúpula policial", como "autor mediato de los delitos de abuso deshonesto agravado por el uso de la fuerza o intimidación en las personas y por el concurso real de dos o más personas", señala el requerimiento.

Amad explicó que no se trata de hechos aislados, sino que las conductas denunciadas forman "parte de un plan organizado y sistemático de represión ilegal concebido y ejecutado desde la cúpula del aparato organizado de poder del estado".

El fiscal destacó que cuatro días antes de este hecho en particular aconteció la ejecución del hermano de la víctima, que "fue acribillado a balazos el 20 de abril de 1975 por la Policía de la Provincia de Salta", en la localidad de San Lorenzo.

En este caso, el ex jefe policial, que ya tiene varias condenas por juicios de lesa humanidad en Salta, quedó acusado bajo la presunción de que conocía estos hechos y porque los efectivos que los cometieron estaban bajo su mando.

Tanto Guil como su abogado y el fiscal siguieron esta última audiencia vía zoom.

fuente: Télam

Más sobre: Judiciales.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir