Industria Pequeña y Media Empresa: creció 1,6% anual en noviembre

La producción de la industria manufacturera pyme subió 1,6% anual en noviembre, a precios constantes. Así, acumula un aumento de 2,2% entre enero y noviembre frente a los mismos meses de 2021. En la comparación mensual la actividad subió 1%. Si bien estos valores son relativamente pequeños, los mismos parecieran cortar con la dinámica decreciente que había iniciado hace tres meses.

El uso de la capacidad instalada de las empresas de la muestra se ubicó en 71,7%, unos 1,5 puntos porcentuales por debajo de octubre pasado, porque en algunos sectores se están realizando inversiones. Los niveles más elevados del uso de la capacidad se registraron en Papel e impresiones (75,2%) y los más bajos en Productos químicos y plásticos (69,5%).

La evolución de la actividad en los primeros meses de 2023, los faltantes de insumos y las demoras en las entregas continúan ubicándose como las principales preocupaciones de este sector pyme.

Estos resultados surgen del Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) que elabora CAME, con una muestra que alcanzó unas 357 industrias pyme a nivel federal.

Análisis sectorial

La mejor performance en noviembre estuvo en Productos químicos y plásticos (+9,3%) y la peor en Indumentaria y textil (-10,8%).

Alimentos y bebidas.

La producción tuvo un aumento de 2,8% anual y de 2,2% mensual. En el acumulado enero-noviembre sube 2,7% frente a los mismos meses del año pasado. La capacidad instalada se redujo levemente en el mes, pero no por menor producción, sino por mayores inversiones para incrementar la capacidad productiva. Hay muy buenas expectativas entre las empresas para diciembre y enero.

“No fue un año fácil porque la inflación nos comió la utilidad, pero esperamos que estas fechas sean brillantes”, dijo el titular de una fábrica de panes para panchos, hamburguesas y choripanes de la localidad de San Martín, en la provincia de Buenos Aires.

“Tuvimos un pequeño repunte mensual en noviembre por la mayor afluencia de turistas, pero estuvo lejos de lo esperado. Los precios de la miel están estables desde hace cuatro meses y los costos suben constantemente”, se lamentó un productor de miel de Maipú, en la provincia de Mendoza.

Indumentaria y textil

La producción se retrajo 10,8% anual y 0,5% mensual. En el acumulado enero-noviembre aumentó 0,9% frente a los mismos meses del año pasado. El sector trabajó en noviembre con 74,4% de su capacidad instalada, 2,2 puntos por encima de octubre dado el retrasado inicio de la producción de contra temporada. Si bien noviembre y diciembre son meses de alta demanda, las empresas sostienen que la demanda no está acompañando. Los elevados niveles de precios, más allá de que están subiendo más lentos, desalientan la venta y, por lo tanto, la producción.

“Para nuestra empresa noviembre fue muy bueno, porque con el mundial vendimos mucha más ropa de fútbol de lo esperado”, contó la dueña de una fábrica de ropa deportiva de la ciudad de Salta.

“Tenemos muchos insumos que no se fabrican en el país retenidos en la Aduana, por eso no podemos producir más”, explicó el dueño de una fábrica textil de la ciudad de Córdoba.

Maderas y muebles

En noviembre las ventas bajaron 0,1% frente al mismo mes del año pasado, pero subieron 2,9% en relación a octubre. En el acumulado enero-noviembre marcan una caída de 3,4% comparadas con enero-noviembre de 2021. Las empresas consultadas destacaron que hay muchos altibajos en los pedidos de producción, con semanas muy buenas y otras semanas muy malas. Los tres principales obstáculos son la falta de poder adquisitivo de la gente, el desabastecimiento de insumos y las subas de precios. El uso de la capacidad instalada fue de 73,2%.

“Tuvimos aumentos en la producción y en las ventas, pero se está complicando tener buena ganancia por los precios de los insumos para la fábrica de muebles. Creemos que en los próximos meses habrá poco trabajo, porque no tenemos comprometidas entregas y normalmente eso no sucede”, fue la reflexión de una empresaria de la ciudad de San Benito, en la provincia de Entre Ríos.

“Hay menos poder adquisitivo en la calle y por eso estamos produciendo menos”, comentó un empresario de Santiago del Estero.

Metálicos, maquinarias, equipos y material de transporte

La producción subió 4,3% anual, 1% mensual y acumula un alza de 2,7% cuando se comparan los primeros once meses de 2022 con los mismos meses de 2021. Las empresas trabajaron con 70,7% de su capacidad instalada, unos 1,4 puntos porcentuales debajo de octubre. Faltan materias primas y hay insumos retenidos en el puerto, pero eso no está siendo un limitante para cumplir con las entregas. Es que las empresas están produciendo a demanda y se comprometen a entregar en función de la disponibilidad de insumos al día de confirmar o no el pedido.

“Nosotros hoy preferimos rechazar ventas a asumir el compromiso y no poder cumplir por falta de insumos”, dijeron desde una fábrica de maquinarias de la ciudad de San Luis.

“No sabemos qué va a suceder en los próximos meses porque depende mucho de los precios, que suben todo el tiempo”, explicaron desde una industria de la ciudad de Santa Fe.

Productos químicos y plásticos

Las ventas subieron 9,3% anual en noviembre y 2% mensual. Para el período enero-noviembre acumulan un aumento de 4,3% anual. A pesar del fuerte incremento, las empresas trabajaron con 69,5% de sus instalaciones. Muchas industrias están realizando inversiones para aumentar su capacidad de producción y poder responder a la demanda, que se mantiene firme, pero hay dificultades para entregar la mercadería.

“No conseguir insumos importados nos está trayendo muchos problemas”, explicó el dueño de una industria de San Rafael, en la provincia Mendoza.

“Entregamos pedidos que estaban pendientes de hace tres meses y se pasaron presupuestos que habíamos demorado por falta de materias primas”, contó la responsable de una empresa de Esperanza, en la provincia de Santa Fe.

Papel, cartón, edición e impresión

La producción cayó 9% anual en noviembre y 5,3% mensual. En el acumulado del año aún registra un aumento anual de 1,9%. El sector operó con 75,2% de su capacidad instalada, 2,4 puntos menos que en octubre. Hubo muchos faltantes de insumos que impidieron producir y las empresas no están pasando presupuestos porque no tienen certeza de cuándo se normalizará la situación.

“En mayo hicimos un gran pedido de resmas y tintas que recién recibimos en noviembre, pero llegó la mitad del pedido y con un aumento de 50%”, comentó la dueña de una gráfica en CABA.

“Fue un año muy bueno en relación al 2021 porque se reactivaron todos los eventos y nuestro rubro se dedica mucho a la impresión y soluciones gráficas para esos programas”, explicaron desde una imprenta de la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe.

fuente: CAME

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: