Recomendaciones ante las altas temperaturas que se prevén en la semana

De acuerdo a lo informado por autoridades meteorológicas, las máximas en la ciudad, durante los próximos días, oscilarán entre los 35° y 39° y las mínimas estarán situadas entre los 17° y 22°, que pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo, como niños y niñas, personas mayores de 65 años, con enfermedades crónicas.

Los modelos climatológicos anticipan el predominio de vientos del sector norte, los días soleados y el ingreso de una masa de aire muy cálida que provocará un paulatino aumento de las temperaturas, que se irá extendiendo hacia gran parte del territorio nacional en los siguientes días.

También se espera que las noches y madrugadas se mantengan cálidas y se destaca que, si bien pueden registrarse alivios puntuales, producto de la nubosidad, algún chaparrón o de brisas, serán sólo temporarios ya que la masa de aire cálido predominará durante toda la semana.

Ante la persistencia de calor y de la baja humedad se corre el riesgo de sufrir insolación o golpe de calor, decaimiento, sofocación y hasta baja de presión por lo que es necesario siempre contar con el acompañamiento de otra persona que pueda auxiliar a quién lo necesite.

Las altas temperaturas provocan deshidratación y malestar y un mayor riesgo cardiovascular. Esto es provocado por el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva. Estas señales corporales son lo que habitualmente se conoce como “golpe de calor”.

La comunidad debe tener en cuenta cuales son los síntomas del golpe de calor que son sed, fatiga, disminución del apetito, piel roja, mareos, disminución de orina, sensación de pérdida de fuerza e, incluso, desvanecimientos.

Si una persona presenta alguno de estos síntomas, se recomienda acostarla, aplicarle compresas frías, utilizar un ventilador para bajar la temperatura, elevar los pies y, principalmente, hidratarla.

La exposición directa al sol en las horas pico puede aturdir a las personas mayores generando un estado de mareo o pérdida de la ubicación y también sufrir caídas o desmayos.

Recomendaciones:

  • Evitar actividades al aire libre entre las 11 y las 17
  • No iniciar dietas adelgazantes extremas
  • Ingerir alimentos variados, livianos, ricos en proteínas magras, vegetales y frutas
  • Prestar especial atención a los mayores de 65 años y a menores de 5.
  • Chequear con el médico, si es necesario, la necesidad de realizar cambios de dosis de medicamentos con efecto cardiovascular
  • Al realizar cualquier tipo de ejercicio físico es importante beber 1 ó 2 vasos de líquido 15 a 20 minutos antes e intentar beber líquido mientras se ejercita. Al final de las rutinas de entrenamiento, ingerir líquido, aunque no se tenga sed. Se calcula que al ejercitar se debe beber entre 3 y 6 vasos por hora
  • Si se tiene pensado salir al exterior y exponerse a altas temperaturas, usar ropa cómoda, holgada, de algodón que facilite la evaporación por la piel
  • Procurar permanecer en lugares frescos y ventilados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: