Nueve años de prisión por abuso sexual para un entrenador de Básquetbol

Mediante juicio abreviado, la Sala 1 del Tribunal de juicio condenó a un ex entrenador de Básquetbol del club Gimnasia y Tiro a nueve años de prisión de cumplimiento efectivo por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por ser encargado de la educación, en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser encargado de la educación.

La fiscal Penal 3 de la Unidad de Delitos Sexuales (UDIS), Cecilia Flores Toranzos, llevó adelante la investigación que permitió la condena del hombre.

Flores Toranzos tomó intervención luego de que la víctima – hoy mayor de edad- denunciara en febrero pasado al hombre, que fue su entrenador en el club. Los hechos, según relató, habrían sucedido cuando aún era menor de edad.

Tras el reconocimiento de culpabilidad del acusado en los hechos imputados por la Fiscalía, el juez Ángel Amadeo Longarte ordenó que, a través del CIF, se proceda a la extracción de muestras de ADN para su inscripción en el Banco de Datos Genéticos.

Los hechos

El denunciante refirió que en enero de 2011, cuando tenía 12 años, comenzó a ir a clases de básquet en el club Gimnasia y Tiro, con el profesor Mario Oscar Aballay. Contó que el imputado empezó a regalarle ropa, a llevarlo a comer, algunas veces a él solo y otras con otros alumnos.

Recordó que él solía quedarse en el club hasta tarde, por la noche, y el acusado se ofrecía a llevarlo a su casa en auto. En el recorrido le acariciaba la pierna, luego empezó a tocarle el pene por encima de la ropa.

Los abusos continuaron en el club. El imputado le pedía que lo ayudara a guardar los elementos de básquet en un depósito y allí lo besaba y lo sometía a tocamientos impúdicos. Manifestó que él sentía que estaba haciendo algo malo, corría la cara, le decía que lo dejara, pero se sentía bloqueado. Esto se repitió durante varios meses.

Posteriormente, el imputado le dijo al damnificado que tenía una casa abandonada y que necesitaba que lo ayudara a levantarla. Lo llevó hasta ahí, lo hizo pasar a una habitación, le sacó la ropa y lo accedió carnalmente. El denunciante manifestó que se asustó y comenzó a llorar. “Me sentía mal y no quería hacerlo. Él me decía que me quería mucho y que de eso no se tenía que enterar nadie”, expresó.

“Esta situación se repitió muchas veces hasta el año 2014”, precisó el denunciante. Cuando cumplió los 15 años se animó a decirle a su profesor que no quería que le hiciera esas cosas y comenzó a alejarse de él.

MPF y Justicia Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: