Estudiantes de 5to año y producen yogures y postres a base de garbanzo como parte de un programa que les enseña a emprender

En el marco del programa Aprender a emprender de Junior Achievement, estudiantes del quinto año de la Escuela de Educación Técnica N.° 3141 de Barrio Ciudad del Milagro – Salta Capital-, crearon un emprendimiento que utiliza como materia prima el garbanzo para realizar yogures y postres. Los productos son aptos para todo público, pero están pensados especialmente para celíacos, personas intolerantes a la lactosa y veganos.

El producto principal es el yogurt, ya sea en su versión líquida o firme. Además, realizan postres a partir del bagazo (que es el residuo fibroso resultante de la trituración, presión o maceración de frutos, semillas, tallos, etc para extraerles su jugo), para aprovechar al máximo la materia prima.

Los estudiantes se inspiraron en una receta propia: para una feria de ciencias habían trabajado con yogurt a base de ají putaparió, obteniendo buena recepción por parte del público. En su primera experiencia con el programa Aprender a emprender, usaron el garbanzo como materia prima. “Encontrar los gustos para el yogur fue un gran desafío, porque el garbanzo tiene un sabor que es difícil de enmascarar y queríamos que le gustara a todo el mundo” contó Mayra Gemio, gerente de producción del emprendimiento.

Una vez definido el producto los jóvenes se enfrentaron al reto de reunir el capital necesario para comenzar a producir, y la comunidad educativa, padres y amigos compraron acciones y se convirtieron en inversores de esta novedosa iniciativa. Así los estudiantes comenzaron la producción y dieron inicio a Chicktatú, su emprendimiento de yogurt y postres a base de garbanzo.

Con este programa aprendimos mucho sobre finanzas y marketing, temas que en la escuela técnica no vemos. Lo que más me entusiasma es el buen clima que irradia Aprender a emprender, me hace sentir muy orgulloso de dónde estamos como estudiantes” cuenta Marco Aguirre, otro de los estudiantes.

Chicktatú nace en el marco del programa educativo Aprender a emprender, una propuesta de aprendizaje basado en proyectos que permite a estudiantes de 15 a 18 años crear, organizar y operar un emprendimiento real. “Con esta experiencia los jóvenes toman conciencia de las infinitas posibilidades que ellos pueden lograr encarando un proyecto” destaca Carlos Fernando Lamas, profesor responsable de acompañar a los estudiantes en el proceso de crear su emprendimiento.

“Mediante este programa los estudiantes aprenden a asumir riesgos, tomar decisiones, superar obstáculos y trabajar en equipo. La actitud emprendedora multiplica las oportunidades, impulsa proyectos y es capaz de cumplir sueños” concluye Bernardo Brugnoli, director de Junior Achievement en Argentina.

Acerca de Junior Achievement:

Junior Achievement es una de las ONG más grandes del mundo. A través del aprendizaje práctico y combinado en educación financiera, habilidades digitales, formación para el trabajo y emprendimiento, empodera a los jóvenes para que hagan crecer sus ideas emprendedoras, perfeccionen sus habilidades laborales, administren sus ingresos y aseguren mejor calidad de vida para ellos, sus familias y sus comunidades.

Con más de 100 países miembros, la red de Junior Achievement está potenciada por más de 500.000 voluntarios y mentores, quienes sirven a 12 millones de jóvenes alrededor del mundo cada año. Es una de las pocas organizaciones con la escala, la experiencia y la pasión para formar a la próxima generación de jóvenes líderes.

En Argentina, opera desde 1991 y cuenta con oficinas en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Salta y Santa Fe; alcanzando con sus programas a más de 1.100.000 estudiantes de todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: