Jueza impide la participación de los peritos de la querella en un examen médico al ex militar Carlos Cialceta

La Secretaría de Derechos Humanos de la Nación apeló ante la Cámara Federal de Salta la resolución de la jueza federal de Salta, Mariela Giménez, que impidió la participación de los peritos de la querella en un examen médico al ex militar Carlos Cialceta.

Los estudios, pedidos por la defensa del represor, buscan determinar el estado de salud mental de Cialceta, quien se encuentra procesado por el secuestro, las torturas y el homicidio del militante peronista Jorge René Santillán durante la última dictadura. Frente a ese planteo, la Secretaría había solicitado que su equipo de peritos y peritas, de amplia trayectoria en causas por crímenes de lesa humanidad, formara parte de la evaluación y pudiera revisar la manera en la que se realiza. Lo mismo había requerido el Ministerio Público Fiscal.

Ambos pedidos fueron rechazados por la jueza Giménez quien, en cambio, ordenó realizar la medida el 30 de septiembre en el Hospital San Bernardo de Salta sin la participación de peritos de las partes acusadoras bajo el argumento de que no se trataba de una pericia sino de un estudio previo.

Es responsabilidad de la justicia, sin embargo, garantizar transparencia en cualquier evaluación que pueda influir en las condiciones de detención del acusado o, incluso, en su apartamiento del proceso. La decisión de avanzar en la medida sin la participación directa de los peritos de las partes acusadoras genera preocupación en las familias y víctimas que buscan justicia por los crímenes del terrorismo de Estado.

La causa investiga los crímenes cometidos contra Jorge René Santillán durante la última dictadura. Santillán era militante de la Juventud Peronista y había sido trabajador y delegado gremial en YPF hasta junio de 1976, cuando fue cesanteado. El 10 de agosto de 1976 fue secuestrado en su casa de la localidad de General Mosconi y luego asesinado. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente en un camino rural.

Cialceta está acusado de haber integrado la patota que llevó adelante eso delitos. Durante la dictadura, el ex militar integró la plana mayor del Regimiento de Infantería de Monte 28, con asiento en Tartagal, como oficial de Personal y ayudante del jefe del Regimiento.

El represor estuvo prófugo de la justicia por varios meses hasta que el 12 de noviembre de 2021 la Gendarmería Nacional lo encontró escondido en el armario de una casa en el centro de la ciudad de Salta.

fuente: Secretaría DDHH Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: