Condena para un jóven por grooming y suministro de pornografía

Una madre revisaba el celular de su hija de 11 años y encontró en Messenger mensajes de contenido obsceno enviados por un tal “Jere Salazar”. Él se había hecho pasar por una persona menor de edad, diciéndole a la niña que tenía 16 años, mientras que en el perfil de su cuenta de Facebook consta que tiene 19. Ante esto radicó denuncia el 3 de junio del año pasado.

El 17 de agosto de ese año prestó declaración testimonial la niña a través del Circuito Cerrado de Televisión. Dijo que “un chico me hablaba por Facebook, me preguntó si quería salir con él, diciéndole que tenía 16 años”, pero ella la dijo que no. Le propuso encontrarse en el Parque de la Familia, pero ella siguió con su respuesta negativa. Contó que no le pidió fotos, pero que él sí le había mandado fotos de sus partes íntimas.

La jueza de Garantías 1, Ada Zunino, condenó en juicio abreviado a Jeremías José Salazar (20) a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional por ser autor de los delitos de grooming y suministro de material pornográfico agravado en concurso real.

Durante el tiempo de la condena deberá someterse al cuidado del Patronato de Presos y Liberados de la provincia, fijará domicilio y comunicará cualquier cambio. Tendrá prohibido acercarse a la víctima a una distancia de doscientos metros, y no ejercerá violencia física o psicológica en su contra o de su grupo familiar.

Tampoco podrá contactarse con la niña por cualquier vía, sea telefónica, por mensajes de texto, whatsapp, Instagram o facebook. No usará estupefacientes ni abusará del consumo de bebidas alcohólicas. Tendrá prohibido cometer nuevo hecho que sea considerado delito.

Finalmente, le impusieron la obligación de realizar un tratamiento psicológico durante el tiempo y modalidad que el profesional determine.

En caso de incumplir alguna de estas reglas de conducta podría dejarse sin efecto la modalidad condicional de la pena impuesta, que sería de cumplimiento efectivo.

Salazar será incorporado en el Banco de Datos Genéticos.

fuente: justicia salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: