Puntos más relevantes de las nuevas leyes de VIH y Oncopediatría, que amplían derechos y cambian el paradigma de atención

Recientemente fue promulgada por el Poder Ejecutivo Nacional la Ley de Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, Otras Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y Tuberculosis, que fue registrada con el número 27.675 y cambia el paradigma biomédico de la normativa anterior, sancionada en 1990.

La ley promulgada cuenta con un enfoque de géneros y de derechos humanos y busca garantizar la atención integral de las personas de manera gratuita, impulsando, además, la eliminación del estigma y la discriminación.

Además, posibilita la jubilación anticipada a aquellas personas de 50 años que viven con VIH hace 10 años y que cuentan con al menos 20 años de aportes; y otorga una pensión no contributiva de carácter vitalicio para quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad social.

Entre otras medidas, prohíbe las pruebas de diagnóstico de VIH, Hepatitis, TBC e ITS en los exámenes preocupacionales o para ingresar a instituciones educativas.

La nueva ley también declara de interés público y nacional los medicamentos e insumos para la prevención, diagnóstico, tratamiento y cura del VIH, Hepatitis, TBC e ITS, su producción pública y el acceso universal, oportuno y gratuito.

Por su parte, la Ley de Oncopediatría, también sancionada el 30 de junio por el Senado, obliga a las obras sociales y prepagas a dar una cobertura total para la atención de niños, niñas y adolescentes con cáncer.

Esto incluye las prestaciones para las prácticas de prevención, promoción, diagnóstico, terapéutica y todas aquellas tecnologías que pudieran estar directa o indirectamente relacionadas con el diagnóstico oncológico.

La nueva ley establece que el Estado Nacional otorgará una asistencia económica a las familias equivalente al monto de la Asignación Universal por Hijo con discapacidad, y beneficiará también a los jóvenes entre 15 y 18 años que actualmente, en su mayoría, son asistidos como pacientes adultos.

Sobre la nueva normativa nacional, la jefa del programa de VIH, ITS y Hepatitis Virales dependiente del Ministerio de Salud Pública, Laura Caporaletti, manifestó que “después de 30 años de vigencia, la Ley Nacional de Sida es reemplazada por una nueva ley, que incluye a otras patologías como hepatitis y tuberculosis, que actualmente se encuentran bajo una misma Dirección Nacional”.

La funcionaria destacó que “la nueva ley se ha trabajado con diversas organizaciones civiles del país desde hace ocho años y cuenta con el consenso de personas que viven con VIH”. Agregó que “responde también a los nuevos escenarios sociales y de las patologías, ya que hoy el VIH es una enfermedad crónica, con tratamiento eficiente y eficaz”.

Como puntos relevantes de la nueva ley, Caporaletti destacó:

  • Acceso universal y gratuito a la salud para personas con VIH, ITS y tuberculosis.
  • Creación de una comisión intersectorial, interministerial, con referentes de las organizaciones civiles.
  • Campañas de difusión masiva de las problemáticas.
  • Régimen especial de jubilación para personas con VIH y/o hepatitis B o hepatitis C, que hayan trabajado con la patología los últimos 10 años, acrediten 20 años de aportes previsionales y tengan 50 años o más de edad.
  • Pensión no contributiva para personas en situación social de vulnerabilidad.
  • Disponibilidad de fórmulas pediátricas para VIH, hasta los 18 meses.

Además, la jefa del programa de VIH, ITS y Hepatitis Virales destacó que la ley 27.675 “continúa con la perspectiva de derechos humanos, incluyendo los de identidad de género” y recordó que “la Ley Nacional de Sida fue la primera en la Argentina que cruzó con derechos humanos; hoy en la nueva ley esos derechos continúan vigentes y se incorporan todos los adquiridos en los últimos años”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: