Condena para un sujeto que abusó de una menor y la amenazaba con matar a la madre si le contaba

Un hombre de 45 años fue condenado en juicio abreviado a ocho años de prisión efectiva por los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y la convivencia preexistente, continuado, amenazas, coacción y amenazas con armas, todo en concurso real.

El juez Roberto Faustino Lezcano, vocal de la Sala IV del Tribunal de Juicio, ordenó que C. A. C. permanezca alojado en la Unidad Carcelaria 1. Recomendó a las autoridades del penal que reciba tratamiento psicoterapéutico por la naturaleza de los hechos por los cuales resultó condenado.

El imputado fue denunciado por su hijastra. La joven contó que cuando tenía 12 años, su madre comenzó una relación con C. A. C. y lo llevó a vivir a su casa. Al principio la convivencia fue normal, pero un día, cuando tenía ya 15 años, el imputado entró a la habitación donde ella estaba, se recostó a su lado, comenzó a tocarle sus partes íntimas y, pese a que le pidió que se fuera, le bajó el pantalón y la accedió carnalmente.

Después de ese primer hecho, los abusos continuaron. El acusado la agredía cuando su madre se iba a trabajar. Para asegurarse de que ella no hablara le dijo: “Más vale que nunca digás nada porque tu mamá se muere, la voy a matar”. La damnificada manifestó que siempre tuvo presente esa amenaza y por eso no contó antes lo que estaba padeciendo.

Sostuvo que su padrastro comenzó a controlarla cuando salía, la acusaba de andar con otros “machos” y le hacía escenas de celos. Una vez, incluso, le arrojó un vaso de aluminio en el pie, lesionándola.

Los abusos cesaron en 2020, debido a que su mamá estaba todo el día en la casa por la pandemia. La denunciante dijo que se animó a hablar con ella después de que el acusado quedó detenido por intentar quemar la casa donde residían. Su madre la convenció para que radicara la denuncia.

El juez ordenó la extracción de material genético del condenado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

Nota: Se omitió el nombre completo de las personas involucradas para preservar la identidad de la víctima y su derecho a la intimidad y confidencialidad.

fuente: justicia salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: