Por un accidente laboral una ART deberá pagar más de dos millones y medio de pesos

La Sala I de la Cámara de Apelaciones del Trabajo rechazó un recurso de apelación y confirmó la totalidad de la sentencia de primera instancia que condenó a una ART a pagar 2.548.203,97 pesos en concepto de indemnizaciones previstas por la Ley de Riesgos de Trabajo producto de un accidente laboral que le provocó al empleado una incapacidad del 80 por ciento.

La sentencia confirmada declaró la inconstitucionalidad de los artículos 12, 21 y 46 apartado I de la Ley de Riesgos de Trabajo haciendo lugar parcialmente a la demanda y condenando a la ART.

La ART había apelado cuestionando la declaración de inconstitucionalidad del artículo 12 de la Ley de Riesgos de Trabajo no poniéndose en duda la incapacidad laboral del empleado.

Los jueces Sergio Osvaldo Petersen y Ricardo Pedro Lucatti señalaron que la inconstitucionalidad de dicho artículo se basa en que el procedimiento de cálculo del Índice Base Mensual (iBM)“es irrazonable en tanto afecta significativamente las prestaciones de un trabajador accidentado conforme el salario que normalmente le correspondería como contraprestación por su labor. No tiene sentido que el trabajador se vea afectado por un déficit en su salario de bolsillo, que tiene carácter alimentario, en virtud de una causa que no le es en absoluto imputable”.

Apuntaron que la decisión de remunerar al trabajador a partir de rubros calificados como no remunerativos y por tanto, no sujetos a aportes contribuciones “en ningún modo puede perjudicar al trabajador, más aún, en una instancia tan delicada como es la de afrontar las consecuencias incapacitantes derivadas de un accidente de trabajo.”

Es que la forma de cálculo del Índice Base Mensual implica “una disminución sustancial del haber del trabajador con relación al salario anterior al infortunio. Dicha situación se agrava en épocas de inflación y aumento de salarios, pues produce un empobrecimiento de la víctima respecto del ingreso del trabajador sano y en actividad, ya que el iBM queda cristalizado, en el cálculo de ingresos durante el año anterior a la primera manifestación invalidante.”

Los jueces se inclinaron determinar la base imponible sobre el monto total de las remuneraciones que declare mensualmente el empleador, “lo que supone dejar de lado los límites que surgirían de la aplicación de las reglas establecidas”.

El artículo 12 de la Ley de Riesgo de Trabajo no contempla ningún ajuste “a pesar de la vigencia de una economía con alta inflación y cambios remunerativos continuos, lo que traduce en una pauta básica de cálculo inequitativo que afecta el carácter reparatorio de las indemnizaciones”, señalaron los jueces.

fuente: Justicia Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: