El ex sacerdote Agustín Rosa Torino fue condenado a doce años de prisión efectiva

Los jueces de la Sala IV del Tribunal de Juicio condenaron el pasado jueves al exsacerdote Rubén Agustín Rosa Torino (67) a la pena de doce años de prisión efectiva por resultar autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser ministro de culto reconocido en perjuicio del ex novicio Y. Y. y de la exmonja V. Z., y abuso sexual simple agravado por ser el autor ministro de culto reconocido en perjuicio del exnovicio A. J. A., en concurso real.

Los jueces dispusieron la prisión preventiva de Rosa Torino y ordenaron su inmediata detención y traslado a la Unidad Carcelaria 1, donde será evaluado en el servicio de sanidad.

También recomendaron al director del Servicio Penitenciario que se le brinde al imputado tratamiento psicológico por la naturaleza de los hechos por los cuales resultó condenado.

Los jueces no hicieron lugar a los planteos expuestos por la defensa de Rosa Torino al momento de los alegatos. Rechazaron la prescripción penal respecto de los hechos denunciados por la exmonja V. Z. También el planteo de inconstitucionalidad del agravante formulado por la fiscalía en relación a la condición de ministro de culto religioso del acusado.

El tribunal ordenó la toma de fotografías del condenado y la realización de un examen genético para su posterior inscripción en el banco de datos y registros correspondientes.

Finalmente, ordenaron habilitar la causa a feria para que dentro de cinco días hábiles se realice la lectura de los fundamentos.

El tribunal colegiado estuvo integrado por los jueces Maximiliano Troyano (presidente), Norma Beatriz Vera y Roberto Faustino Lezcano (vocales).

La fiscal Verónica Simesen de Bielke había solicitado para Rosa Torino la pena de 22 años de prisión efectiva. La defensa de Rosa Torino, a cargo de Humberto Oliver y Fabio Núñez, en tanto, había pedido para el acusado la absolución lisa y llana y, subsidiariamente, la absolución por el principio de la duda.

fuente: MPF Salta

1 pensamiento sobre “El ex sacerdote Agustín Rosa Torino fue condenado a doce años de prisión efectiva

  1. La verdad del juicio al Padre Rubén Agustín Rosa Torino

    Mucho se hablo de lo que hacía el Padre Y de lo que pasaba dentro de la congregación. Muchas mentiras se dijeron y se van a aclarar en estos momentos.

    Todo comienza con la denuncia eclesial, por malos tratos, lavado de dinero y narcotráfico. Nunca se habló de ningún tipo de abuso en ese momento. Después, cuando vieron que esas denuncias no prosperaron, es cuando empezaron a hacer denuncias por abuso. Las denuncias tienen por fin desarmar la congregación en su totalidad, y en palabras de «ellos» «que no quede ni rastros de que alguna vez existió».
    Cuando hablamos de «ellos», nos referimos a un grupo muy pequeño de ex-monjes y monjas que se complotaron para armar todo este circo de mentiras. Uno de ellos, juró hacerle pagar al Padre el haberlo echado del Instituto y haber quedado mal frente a la alta sociedad a la que pertenece toda su familia, el otro por que no le dieron el reconocimiento que merecía, y no lo pusieron a la «derecha» del fundador, y la tercera básicamente por lo mismo, quería ser la superiora de todas, pero, primero… No le da el cuero y segundo… Está medio chapita. Juntos, se encargaron de reclutar ex-monjes, que por su mal comportamiento se terminaron yendo de la congregación, aquellos que no tenían ese mal comportamiento y se iban, no están complotando y están viviendo su vida en paz con la congregación y en paz con la iglesia, los otros andan diciendo que son ateos y protestando contra la Iglesia, por los frutos se conoce el árbol.

    Vamos a aclarar algunas cosas que se dijeron:
    1.- «El ex-cura Rosa» «El ex-sacerdote» se leía por los diarios.
    No es así, nunca dejo de ser sacerdote.
    2.- «No cumplió con su prisión domiciliaria».
    No tenía prisión domiciliaria, averigüen, después de que estuvo en prisión, lo dejaron libre, no con prisión domiciliaria, es muy fácil de averiguar.
    3.- «La rama masculina se disolvió por las denuncias».
    No es así, se disolvió por problemas referidos a la función interna.
    En cambio, las monjitas tuvieron lo que hay que tener bien puesto. Y las aplaudo, ésas son verdaderas mujeres que viven con valores. No como este feminismo deformado que desean imponernos.
    4.- «Lavaban dinero del narcotráfico» se investigó y no se encontró ningún indicio de lavado de dinero, ni de contrabando, ni nada relacionado con ningún Cartel de México, ni de ningún lugar, la causa está archivada, por que no tienen pruebas de nada.

    Estas cosas se aclaran muy fácilmente, se levanta el teléfono y se pregunta. Por ejemplo, a la Curia si sigue siendo sacerdote. La repuesta es SI. A la Fiscalía donde está la causa o a los abogados ¿tiene prisión domiciliaria?, NO. Al comisario eclesial ¿el Instituto se cerró debido a las denuncias que se realizaron?, NO. A la justicia Federal: ¿en que quedó la causa del Padre Rosa por lavado de dinero?, Archivada.
    Si es tan fácil averiguar todo esto… ¿Por qué se dicen todas estas mentiras?….
    ¿Quién le baja línea a la prensa de que ataquen al Padre, al Instituto y a la Iglesia como Institución? ¿Cuáles actores políticos se benefician provocando el repudio social de un sacerdote y enarbolando consignas de género y demás? ¿Es tan servil nuestro Gobierno Provincial al Gobierno de la Nación que va a imitar todo lo malo y no va a defender las buenas costumbres y la fe de nuestro pueblo que marca nuestra identidad como Salteños??? Que mal, cobardes sin conciencia.

    ¿Como se sabe que fue un complot y que está todo armado?
    Porque los tarambanas subieron fotos de sus reuniones a Facebook, después se dieron cuenta y borraron todo, por que llamaron a todos y cada uno de los hermanos para tantear el terreno y saber si los podían llevar a su causa, hay muchísimos testimonios de ex-monjes y ex-monjas que recibieron llamados diciéndoles que se reunían en Bs. As. y que incluso les pagaban el pasaje en avión para que vayan, estos no declaran por que nunca le dijeron abiertamente para que era la reunión, hubo en cambio un par que recibieron directamente la propuesta de realizar la denuncia a cambio de dinero, pero todos sabemos que no se reunían para recordar viejos y buenos tiempos, sino para inventar todo lo que «sufrieron por tanto tiempo sin poder escapar….» Ni que fuera Corea.

    Hagamos otra tanda de aclaraciones:
    5.- «Nos retenían nuestros documentos», cuando entran a la congregación, le piden toda la documentación correspondiente, como ser partida de nacimiento, estudios médicos, afecciones, etc. Todo lo que se puedan imaginar que sirva para el legajo de cada uno, y por experiencia se guardan los documentos o los pasaportes en ese legajo, es por seguridad, para que no se pierda, ahora… Pensemos que es verdad que les retienen los documentos…. Me imagino cuanta gente debe estar indocumentada, por que entraban y salían muchas personas, es una incongruencia, es imposible que les retengan sus documentos, sencillamente no tiene sentido, por que si te queres ir… Te vas… Y si no te quieren dar los documentos… Los denuncias… Pero como eso no pasaba… No hay denuncias.
    6.- «Nos rebajaban a servidumbre», me da mucha gracia, por que justamente, estos personajes son los que menos hacían.
    Ser hermano de una congregación, conlleva muchas obligaciones, te tenés que atener a un horario, y a una forma de vida muy distinta a la habitual, tenés un superior que es la persona que te ayuda y orienta a integrarte en esa vida, no es fácil, hacés tres votos, pobreza, castidad y obediencia, y obvio que estas para el servicio, esa es la idea, es muy tonto explicar lo obvio, mas tonto es tergiversarlo para que sea visto de mala manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.