Condena para cuatro personas que traficaban marihuana y cocaína mediante encomiendas

En una audiencia de juicio abreviado, el Tribunal Oral Federal N°2 de Salta condenó el pasado lunes a tres mujeres y a un hombre, por distintos grados de participación en el delito de transporte de estupefacientes por un hecho ocurrido el 13 de enero pasado en el que se secuestraron casi 30 kilos de droga, entre marihuana y cocaína.

La sentencia fue dictada por la jueza Gabriela Catalano, quien hizo lugar en todo a un acuerdo presentado por el fiscal general Eduardo José Villalba, quien había solicitado para la principal acusada, Maribel Vallejos, una pena de 6 años de prisión efectiva en calidad de autora del delito.

En esa línea, Catalano también condenó a 4 años de prisión efectiva a Ezequiel Paz por la participación necesaria en la maniobra. En tanto, Irma Mendoza e Irma Quispe, madre y hermana de Vallejos, recibieron penas de 3 años de prisión como partícipes secundarias.

Mendoza, cuya pena fue aplicada en carácter condicional, deberá a su vez cumplir con la donación mensual al hospital San Vicente de Paul, de la ciudad Orán, de 20 litros de alcohol en gel por un término de seis meses. Quispe, en tanto, cumplirá su condena bajo la modalidad de prisión domiciliaria, dado que tiene a su cargo hijos menores de edad.

La defensa de los cuatro acusados, a cargo del abogado Matías Adet, prestó conformidad, tanto a la calificación penal como las penas requeridas. Las personas acusadas también prestaron consentimiento al acuerdo, al ser interrogados al respecto por la jueza.

La magistrada también hizo lugar al pedido de decomiso de un automóvil VW Gol Trend, utilizado en el hecho delictivo, y una suma de poco más de 13 mil pesos, entre otros bienes secuestrados. Con respecto a 14 bultos secuestrados que contenían un total de 401 kilos de cierres, se dispuso – a pedido de la fiscalía- su donación al Complejo Penitenciario Federal NOA III.

Tras dictar el fallo en los términos presentados por la fiscalía, Catalano destacó el acuerdo arribado por considerar acorde a derecho, tanto las calificaciones y las penas acordadas, al igual que resaltó el beneficio extendido, en este caso, al hospital y a la cárcel de General Güemes.

Un aliado clave

En la audiencia el fiscal Villalba detalló las pruebas reunidas, la tarea investigativa y describió el rol de cada uno de los acusados. De su exposición surgieron varios elementos destacados, entre ellos la participación de Paz en las maniobras.

Esta persona, como empleado de la empresa de transporte encargada del traslado de las encomiendas procedentes del interior de la provincia a la capital, fue para la fiscalía una pieza clave en las maniobras. “Gran parte sino todo el éxito de los envíos se debía a Paz, quien acomodaba los paquetes cargados con droga de manera tal que las fuerzas de seguridad no lo vieran al momento de la requisa”, explicó.

Por ello, justificó que la participación de Paz fue “necesaria” para el sistema de envío de la droga y que, en este esquema, Vallejos fue la líder, mientras que su madre y hermana tuvieron roles secundarios, como el de acondicionar los paquetes o retirarlos.

El fiscal dejó aclarado que la detención de todos los imputados, el 13 de enero pasado, cuando retiraron dos encomiendas por un total de casi 30 kilos de droga, no se trató de un procedimiento casual sino el resultado de una investigación que se había iniciado desde la oficina de la Procuraduría de Narcocrimialidad NOA en diciembre de 2020.

En tal sentido, sostuvo que las actuaciones surgieron del cruce de aporte informativo con la Unidad Fiscal de Narcocriminalidad de Salta del fuero ordinario, en el marco del trabajo conjunto establecido y promovido por el Código Procesal Penal Federal.

Villalba indicó que a partir de la información que tenía a Vallejos como sospechosa del envío de drogas de Orán a la capital salteña se llevaron adelante tareas de campo e inteligencia que confirmaron la hipótesis y permitieron identificar a todos los involucrados.

Describió elementos de prueba, tanto documentales como declaraciones testimoniales reunidas por la fiscalía en torno al caso. Entre ellas, la interceptación de comunicaciones en las cuales Paz reconocía su rol y exigía una mayor recompensa, mientras que Mendoza insistía para que Quispe ingrese a la empresa delictiva.

Con todos estos elementos -agregó el fiscal- el 13 de enero pasado se desbarató la organización con la realización de procedimientos simultáneos para los cuales se contó con la colaboración de efectivos de la División de Investigaciones contra la Narcocriminalidad de la Policía de Salta, tanto en esta ciudad como en Orán. Aquél día, al salir de las instalaciones de la empresa de transporte, en la calle Fernández al 1.100 de la capital provincial, fueron detenidas Vallejos, Mendoza y Quispe, mientras que en Orán se hizo lo propio con Paz. También se practicaron allanamientos que permitieron el secuestro de otras pruebas del accionar de los acusados.

fuente: MPF Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.