General Guemes: en el juicio a cinco médicos condenaron a uno y absolvieron a cuatro

Eduardo Elgidio Villagra fue condenado a la pena de un año de prisión de ejecución condicional e inhabilitación especial para ejercer cargos públicos por el término de dos años, por ser autor del delito de incumplimiento a los deberes de funcionario público.

Por el término de dos años el hombre deberá fijar domicilio y someterse al control del Programa de Inserción Social y Supervisión de Presos y Liberados. En caso de incumplir alguna de estas medidas podría dejarse sin efecto la modalidad condicional de cumplimiento de la pena.

En el mismo fallo, Roberto Francisco Farías fue absuelto lisa y llanamente de los delitos de abandono de persona con grave daño en la salud e incumplimiento de los deberes de funcionario público, en concurso ideal por el que había sido acusado, teniendo en cuenta que el hecho que se le atribuyó no encuadra en una figura legal.

Por el mismo motivo, Marcelo Quiroga, Jorge Barni García y Alejandro Esteban Cortés Bellomo, fueron absueltos lisa y llanamente del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público por el que habían llegado acusados al juicio.

Los jueces de la Sala I del Tribunal de Juicio decidieron hacer lugar a la demanda civil instada en contra de Villagra, y lo condenaron a pagar la suma de ochocientos mil pesos, más los intereses hasta su efectivo pago.

Por otra parte, rechazaron la demanda civil instada contra Farías, Cortez Bellomo, Quiroga, Barni García, La Federación Patronal S.A. y el Estado Provincial.

El tribunal estuvo integrado por los jueces Federico Armiñana Dohorman (presidente), Martín Pérez y Javier Aranibar (vocales).

Al momento de los hechos, Jorge Barni García se desempeñaba como gerente general del Hospital Joaquín Castellanos de General Güemes. Marcelo Quiroga era gerente de Atención a las Personas y Alejandro Esteban Cortez Bellomo, jefe de Guardia. Roberto Francisco Farías era obstetra en el nosocomio y Eduardo Elpidio Villagra, el anestesista.

El hecho ocurrió el 17 de junio de 2015. Marta Eugenia Braga llegó al hospital de General Güemes con contracciones y problemas de presión. La mujer cursaba la semana 38 de su embarazo y tenía los controles médicos realizados en forma normal. Por falta de anestesista, fue derivada a Salta. En el trayecto, la paciente sufrió el desprendimiento de placenta, lo que ocasionó que el bebé naciera sin vida.
fuente: Justicia Salta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.